FOTOS HISTORICAS

FOTOS HISTORICAS
TALLER DE MIMBRERÍA LA ESCUELA DE ARTESANOS

martes, 30 de marzo de 2010

EL NOMBRE DE NUESTRAS CALLES

CALLE BARTOLOME MITRE
Si las calles hablaran, seguramente, muchas se harían esta pregunta ¿por que me cambian el nombre? ; pregunta difícil de responder de inmediato pero, pensando un poco y viendo las épocas o los momentos en los cuales se procedieron ha esos cambios le podemos encontrar alguna explicación, a veces comprensibles y otras no tanto. Es de hacer notar que esta modalidad no es solo de los sampedrinos.

Algunas calles tenían nombres de ciudades, Pergamino, Ramallo, Zárate etc. Y, ante la desaparición de importantes personajes, algunos de nuestra comunidad y otros no, era imperioso denominar una calle con su nombre, y no una calle cualquiera, alejada del centro. Hasta el año 1942 había gran cantidad de calles sin nombre, conocidas solo por numero; de Caseros y Alvarado hacia el SO, de Chivilcoy hacia el SE y de Las Provincias hacia el NO

Otras tenían nombres tradicionales que recordaban hechos o usos y costumbres pero, cada vez había mas personajes para homenajear, y también hubo que cambiar su nombre.

Y por último muchos nombres se cambiaron de acuerdo a los avatares políticos de la época, algunos de nuestros representantes estimaron que tal o cual persona o hecho no era merecedor de ser recordado con el nombre de una calle y le pusieron el de alguien que, según ellos lo merecía.

Evidentemente, con el tiempo nos vamos a quedar sin calles para rendir homenajes, o también puede pasar que nos sobren calles para rendir homenajes.

Teniendo como fuente el tercer tomo de la “Historia documental de San Pedro” de Américo Piccagli, “Las Calles de mi Pueblo” de Apolinario Nievas y algo que quien esto escribe ha visto detallaré algunas calles que han sufrido estos cambios.

La calle Bartolomé Mitre se llamo en un principio Constitución, luego Eva Perón y Mitre paso a llamarse el Boulevard Paraná para mas tarde volver a llamarse Bartolomé Mitre y, recuperar su nombre el Boulevard Paraná.

La calle Pellegrini se llamó Comercio, Almafuerte era Pergamino, Maria A. de Gomendio: Baradero, Uruguay se llamó Arrecifes y 17 de Octubre, Avenida Sarmiento: América, Anibal de Antón: Nación.Miguel Porta: Murature y Las hermanas (Paso de Las hermanas donde pernoctó San Martín en su paso hacia San Lorenzo), Arzobispo Bottaro: Chimborazo y Espinillo, Combate de Obligado: San Nicolás y El muelle, La laguna: 3 de febrero.

La calle Facundo Quiroga: Maipú, Ayacucho. Benito Urraco aunque nunca se cumplió la ordenanza, Juan Domingo Perón: Del convento y Areco, Máximo Millan: Del puerto por que era la usada para llegar a las canaletas y cruzaba la plaza Constitución, Hipólito Yrigoyen: Jose Felix Uriburu (que había derrocado por un golpe militar a Hipólito Irigoyen) y Defensa ya que en la inmediaciones de la Plaza hubo un combate entre las tropas de Pablo (Mascarilla) Lopez y las de Dámaso Camelino y Patricio Islas que respondían al General Lavalle. Eugenio Arnaldo: Buenos Aires, Oliveira Cezar: Tala, Las Heras: Zárate, Ruiz Moreno: Rojas, Honorio Pueyrredón: Ramallo y luego 6 de setiembre fecha en que el nombrado Uriburo, en 1930, derrocó a Hipólito Irigoyen.

domingo, 28 de marzo de 2010

MASTIL MISTERIOSO



Recuperan en Vuelta de Obligado un enorme mástil de un navío desconocido.

La madera fue revisada por un grupo de historiadores navales.

Hace un tiempo un grupo de pescadores halló un enorme mástil de madera en las inmediaciones de Vuelta de Obligado.

Jorge “Pantera” Villar amarró la enorme pieza a su embarcación y la sacó a la costa, frente al Museo de Sitio “Batalla de Obligado”, con la ayuda de dos camionetas.

El trozo que hoy se conserva del enorme madero mide unos 8 metros de longitud, con un diámetro aproximado de unos 50 cm. Se nota que fue construido modelando un gran árbol hasta lograr su forma definitiva y en su superficie, hoy muy deteriorada, se observan grandes sunchos octogonales de hierro forjado con varias anillas para amarrar sogas.

Tiempo después del descubrimiento, Villar comenta su hallazgo al Grupo Conservacionista de Fósiles, quienes se ponen en contacto con diferentes organismos relacionados con la historia de la navegación en nuestro país.El pasado sábado 27, interesados en las particulares características del enorme mástil, visitó nuestra ciudad un grupo de historiadores navales interesados en colaborar en la investigación de la antigua pieza descubierta por la familia Villar.Dicho grupo, hacedores de la conocida página náutica www.histarmar.com.ar, estaba conformado por los siguientes profesionales:

Carlos Mey, webmaster de la página HISTARMAR

Eduardo Arona, Arquitecto y Profesor de Historia en la UBA.

Ignacio Amendolara, ex tripulante y miembro de la Asoc. de Buques ATF. Julio Luqui Lagleyze, profesor de historia en la Universidad Católica y en el Centro de Estudios Históricos Navales.

Pablo Pereyra, Licenciado en Museología del Museo Naval de la Nación.

Los historiadores fueron recibidos por el Director de Cultura quien los acompañó a Vuelta de Obligado para efectuar las observaciones sobre el gran objeto y luego visitar el Museo de la Batalla donde descansan los elementos recuperados en la zona.

Según los expertos el mástil habría sido construido en el hemisferio norte, por el tipo de madera utilizada, y muy probablemente en Europa, de donde provenían los grandes buques a vela que navegaban nuestras aguas en los siglos XVIII y XIX. Para determinar precisamente la clase de árbol conque se construyó el palo se tomó una muestra de la madera que será analizada.

Además los investigadores observaron que el cabillero principal, es decir, el aro de hierro más importante, fue construido en forja especialmente para ese mástil, detalle que podría determinar una antigüedad incluso anterior a la época de la Batalla.Los tres aros secundarios que aún posee son de forma octogonal y sorprendieron a los estudiosos ya que aseguran que nunca antes habían observado esa característica en un mástil de navío antiguo.

Sin embargo, estas observaciones deberán ser mejor analizadas en los próximos días, en los que se trabajará en conjunto para lograr descifrar la mayor cantidad de detalles posibles sobre este objeto que, a opinión de los historiadores, “podría ser una pieza única en nuestro país dadas las características de su construcción”.

sábado, 27 de marzo de 2010

PLACIDO MARTINEZ

Almacén de Martinez Pellegrini y Las Heras
Reportajes de otros tiempos
Este reportaje apareció en la revista “Caras y Caretas” del mes de septiembre de 1934 con el título
PLACIDO MARTÍNEZ, FIGURA SOBRESALIENTE DEL PROGRESO DE
SAN PEDRO
Sabíamos de la modalidad sencilla de don Plácido Martínez, lo cual no tiene nada de extraño, por que las características de los hombres que valen es precisamente la sencillez; pero este concepto de por si favorable se robusteció ante su presencia, pues este caballero es un hombre amable y accesible a las solicitaciones del trato cotidiano. A pesar de haber cimentado su vida en el trabajo tesonero, en la obra proficua, en el comercio de vastas proporciones, en el trajín diario de los negocios – todo lo cual ha redundado en la cuantiosa fortuna que posee – no deja por eso de ser el hombre bueno y cordial, generoso, caritativo, honrado a carta cabal y cuya mano siempre se ha tendido para hacer el bien.
- Pertenezco a la firma Salustiano Martínez y Compañía....
- Que es – le atajamos, - según se sabe uno de los establecimientos más sólidos y prestigiosos de la zona. ¿Podría informarnos – proseguimos ante un gesto cortés suyo – acerca de sus actividades comerciales?
- Me establecí en el año 1891; bajo el rubro de Martínez y Arribi, firma que duró seis o siete años. Después comenzamos a girar bajo el nombre de Martínez, Arribi y Cajidi, este último empleado. Pasado unos años, quedó todo a nombre de Plácido Martínez, firma que se ha convertido a la vez en Salustiano Martínez y Compañía.
Estas escuetas referencias encierran, sin embrago, la proficua vida de un hombre ejemplar. Por que don Plácido Martínez representa la ayuda a todo chacarero. Hubo oportunidades en que tuvo repartidos mas de un millón de pesos entre colonos y trabajadoras. La empresa Salustiano Martínez y Cia. es una de las más importantes de la zona, de un bien ganados prestigios y un crecido capital. Es sin disputa un establecimiento modelo en ramos generales y almacén. El señor Martínez pensaba retirarse de toda actividad, pero la infausta muerte de su hermano Salustiano, no le permitió hacerlo. En épocas normales la casa tiene empleado numeroso personal; y cuando la cosecha ocupa más de 200 hombres, que duran uno o dos meses a efecto de ocuparse de las trilladoras.
Don Plácido Martínez vive rodeado del respeto y consideración de todos. Su orgullo reposa en el trabajo, que es para él lucha y sacrificio. Dignos de su antecesor, trabajan en la actualidad en la dirección de los negocios el señor Plácido Martínez, hijo, y el gerente Manuel Vila, ambos de una actividad y dedicación constante.
Y para terminar diremos que don Plácido Martínez, a la edad de 19 años, con un capital de 1000 pesos, se estableció con un negocio de cigarrería, exiguo principio que, merced a su esfuerzo tenaz de “pioneer”, ha logrado coronar con el apogeo económico que hoy honorablemente y merecidamente disfruta.


CONSTRUCCIONES DE INTERES HISTÓRICO


Pellegrini 390 Casa de Honorio Chacon de la Heras 1.889

ORDENANZA Nº 3.899

Art. 1º- Declarase de interés histórico las siguientes
construcciones, dejándose constancia que existen otras, cuya
nomina se expresa a continuación :

UBICACIÓN DENOMINACIÓN AÑO CONSTRUCCIÓN
Mitre y Liniers Casa de Muro y Corbella 1.850
Mitre 275 Casa Dr. Gaffarot 1850-1.860
Rivadavia e Independencia Construcción tipo rancho 1.870 1.873
Gomendio y Las Heras Construcción tipo rancho 1.878
Mitre 840 Sociedad Española 1.884
Pellegrini 390 Casa de Honorio Chacon de la Heras 1.889
Liniers y Porta Casa Barquero Vaccari 1.890
Liniers 360 Casa de Barqueros (Peri) 1.890
Pellegrini y 9 de julio Casa de Roque Palacios 1.890
Las Heras 265 Casa de Bottaro (interés zaguán) 1.893
Belgrano y Balcarce 1.898
Tumba Lorenzo Porcel de Peralta 1.840
Bóveda Enrique Ford 1.869
Tumba James Clohesey 1.874
Tumba Familia Molero 1.875
Bóveda Saulito Feliciano Albarracín 1.876
Monumento Emiliano Reyna 1.888
Tumba Dr. Emilio Ruffa 1.895

INCORPORACIÓN AL ART. 1º POR ORDENANZA Nº 5220/01.-
Las construcciones mencionadas en el presente artículo sobre
las que no se puede certificar titularidad alguna de
dominio, estarán a cargo del municipio en cuanto a su
conservación y mantenimiento.-
Art. 2º.- DE FORMA.-
SE INCORPORA EL ART. 3º POR ORDENANZA Nº 3.924.-
San Pedro, 13 de Agosto de 1985.-

sábado, 20 de marzo de 2010

LOS RADIOAFICIONADOS EN ACCIÓN

Transmisor del primer radioaficionado sampedrino Sr. Pablo Homps año 1923

Miércoles 03 de Marzo del 2010

NOTICIAS DE CIENCIA Y TECNOLOGIA ::

"cuando todo lo demas falla, la radioaficion funciona"

Hace un tiempo ocurrio que unos vandalos cortaron el cable de fibra optica que lleva la señal telefonica,la de moviles y la de internet a la zona sur de la bahia de San Francisco, en California.

Ese hecho ocasiono que dejaran de funcionar los telefonos e internet... Hubo mas de 50 mil afectados, muchos negocios tuvieron que cerrar sus puertas y la central de la policia no estuvo disponible durante buena parte del dia...

A la hora de saberse del acto vandalico...la policia estaba tocando la puerta de los equipos locales de emergencias... entre ellos los radioaficionados.

Los colegas de la zona montaron rapidamente lo necesario para facilitar las comunicaciones entre las zonas mas afectadas.

Poco despues, los oficiales de policia agradecieron no solo la labor de los radioaficionados por la ayuda cuando las nuevas tecnologias fallan, sino la rapidez con que lo pusieron a funcionar.

Una vez mas se demostro aquello de que "cuando todo lo demas falla, la radioaficion funciona"

Lo cierto es que durante esas horas, los radioaficionados fueron los ojos y los oidos de la policia y los bomberos.

LOS RADIOAFICCIONADOS Y EL TERREMOTO DE CHILE

Ver: http://radioaficionadossolidarios.blogspot.com/2010/03/radioaficionados-solidarios.html

Colaboración Juan Cosentino LU4DBD

jueves, 18 de marzo de 2010

PUERTO CANALETAS


Puerto canaletas

  • Se llamaba Puerto Canaletas o las Canaletas al embarcadero situado al pie de las barrancas y los galpones situados sobre las mismas, donde se almacenaba el cereal en bolsas; estos estaban ubicados al final de las calles Fray Cayetano Rodríguez y Liniers y por medio de canaletas las mismas eran cargadas en lanchones que las transportaban hasta los buques anclados en el río Paraná.
  • En ese tiempo la laguna era navegable para estas embarcaciones y el recorrido de las mismas era indicado por boyas hasta la desembocadura del riacho San Pedro donde estaba la que indicaba el kilómetro 279.7, siendo las mismas retiradas después del año 1965.
  • En los galpones de la firma Martínez Sobrado se guardaban las máquinas a vapor con el resto del equipo que era remolcados por la misma, casillas, cocina, carro aguatero etc. que se usaban para la trilla; esa misma firma, allá por los años cuarenta, fabricó sobre el chasis de un camión International, una trilladora a la que llamaban “la voladora”.
  • Los últimos galpones y las canaletas fueron desarmados en los años cuarenta o cincuenta aproximadamente.


EL CONVENTO DE SAN PEDRO


antiguo CONVENTO FRANCISCANO RECOLETO DEL RINCÓN DE SAN PEDRO

v A comienzos del siglo XVII se encontraban en el lugar, los primeros habitantes, pertene-cientes a la tribu de indios querandíes, quienes se esta-blecieron en las islas y en la ribera del Río Paraná.

v Al comienzo del siglo XIII el Dr. Dn. Francisco Antonio Goycochea, que se desem-peñaba como Cura-Rector del partido de San Pedro de los Arrecifes y doctrinero del pueblo de indios de Santiago del Varadero, tuvo la iniciativa de formar un Convento de Padres Franciscanos Recoletos en este lugar, donando las tierras junto a la promesa de aportar los recursos económicos para tal construcción.

v En el Año 1743, Fray Joseph Antonio de Oliva, quien fuera Procurador General de la Orden de San Francisco, hace una presentación recomendando el proyecto a la corona, con el apoyo del Gobernador Ortiz de Rosas y del cabildo Eclesiástico.

v El 26 de agosto de 1748 el Rey Fernando VI firma, en el Palacio del Buen Retiro, la Real Cedula de Concesión, autorizando la construcción del Convento.

v En 1749 el Procurador General de la Orden, anuncia la partida de ocho religiosos hacia Buenos Aires para hacerse cargo del nuevo convento.

v Su construcción comienza en 1750 pero no se contaba con los recursos económicos necesarios, esto lleva al limosnero de la orden, Fray Alonso del Pozo a dirigirse al Alto Perú con el fin de obtener donaciones que permitieran contar con dichos recursos.

v Hacia 1762 el Hermano llega con las limosnas y además trae consigo la Imagen de Nuestra Señora del Socorro, que fue donada en Oruro (Bolivia), con el expreso deseo que fuera designada como Patrona del lugar donde se estableciera.

v Dicha imagen se encuentra actualmente en la Iglesia mayor, la cual se comenzó a construir en 1860 y se concluyó en 1872, cuando aún parte del Convento estaba en pié.

v En el año 1888 el histórico Convento de San Pedro fue demolido para construir en ese lugar el Palacio Municipal. La decisión real accediendo al pedido de construir un Convento en el Rincón de San Pedro, fue el nacimiento de lo que más tarde sería un pueblo y luego nuestra Ciudad.


sábado, 13 de marzo de 2010

Dr. EMILIO RUFFA


Un homenaje proyectado hace más de un siglo

El pasado 8 de marzo se cumplieron 115 años de la muerte del doctor Emilio Ruffa, suceso que conmovió profundamente a los habitantes en aquel lejano 1895 por las circunstancias que lo rodearon, al perder su vida contagiado por el cólera mientras atendía en forma activa y desinteresada a los enfermos, en una de las trágicas epidemias que asolaron a esta población.

El 17 de marzo de ese mismo año, el periódico El Independiente publicaba una nota titulada Homenage (sic) a la memoria del Dr. Ruffa en los siguientes términos: “El señor Intendente Municipal y muchos vecinos, han manifestado que están contestes en que el pueblo de San Pedro debe erigir un monumento a la memoria del malogrado Dr. Ruffa.

Y otros nos han manifestado que además del monumento debería darse el nombre de Dr. Ruffa a la calle que pasa por delante de la que fue morada del extinto. Muy de acuerdo estamos con que se hagan ambas cosas, y deseamos que cuanto antes se lleven las ideas al terreno de la práctica y que se nombre una comisión encargada de la creación del monumento.”

La comisión se formó, según se comprueba en un aviso publicado en ese mismo periódico el 21 de abril de 1895 firmado por su secretario, señor José Casella, en el que comunica que “Por resolución de la Comisión en su sesión de fecha de ayer, se ruega a las personas que tengan lista de suscrición (sic) a su cargo se sirvan remitir una nómina de las personas que hubiesen contribuido, para dar comienzo a la publicación, sin perjuicio de que puedan continuar recolectando fondos hasta nuevo aviso.”

El monumento costeado por la población, consistente en un busto de mármol de Carrara, fue inaugurado en un acto que al cumplirse dos años de su muerte se llevó a cabo en el cementerio el lunes 8 de marzo de 1897 a las ocho y media de la mañana. En su edición del 17 de marzo El Independiente expresa que “La concurrencia que asistió no fue muy numerosa, debido sin duda a la hora inadecuada que se designó para este acto. Después de los discursos que se pronunciaron la concurrencia vino en corporación a la iglesia parroquial, para asistir al funeral que en sufragio del alma del que tanto bien hizo en este pueblo, se rezó ese día. En la iglesia la concurrencia era numerosa, habiendo asistido las principales familias de la localidad. La banda de música acompañó al acto de la inauguración del busto, como así mismo asistió al funeral”

Años más tarde, al inaugurarse el Hospital de San Pedro el 22 de enero de 1905, una sala llevó el nombre de Dr. Emilio Ruffa, siendo sus padrinos el señor Moisés Novillo y la señora Josefina E. de Allemand.

A partir de la Ordenanza Municipal N° 589 promulgada el 21 de agosto de 1948, una calle de San Pedro recuerda al doctor Emilio Ruffa, aunque no fue la sugerida por el grupo que tanto tiempo atrás llevara adelante el homenaje, calle sobre la que estaba ubicada la casa familiar, Tala Nº 37 entre Mitre y Pellegrini, y que hoy se conoce como Oliveira Cézar.

La Ordenanza Municipal N° 5.504, promulgada en 2005 incorporó la fecha 8 de marzo al Calendario Histórico y un año después, por la Ordenanza N° 5. 573 sancionada el 9 de junio de 2006 se dispuso la imposición del nombre del doctor. Emilio Ruffa al Hospital Municipal Subzonal de San Pedro, el cual fue denominado “Hospital Municipal Subzonal Dr. Emilio Ruffa”.

Asimismo se decidió la reinstalación del busto del Dr. Emilio Ruffa, donado por el pueblo de San Pedro como homenaje y agradecimiento, realizado en el año 1896 en la ciudad de Buenos Aires por José Arduino, escultor que nació en Ferrere d’Asti, Italia, en 1857, y murió en Buenos Aires en 1912. Dicha obra fue restaurada en San Pedro por el escultor Carlos Ferrari para reparar las consecuencias de un hecho supuestamente vandálico, y fue ubicada en el sector de recepción principal del Hospital que lleva su nombre

Para completar este acto de reconocimiento, se colocó una placa conmemorativa en el sepulcro del Dr. Emilio Ruffa y su familia, situado en el cementerio municipal, calle del Espíritu Santo, Sección 2 Fila 1 Lote 2, en la que se indica que el busto donado en esa oportunidad ha sido emplazado en el Hospital Subzonal Dr. Emilio Ruffa de esta ciudad.

Así se intenta resumir la larga historia de los vaivenes de un homenaje proyectado hace más de un siglo, que parece haber encontrado por fin los carriles definitivos desde donde será posible honrar el recuerdo de este médico generoso, tal como lo imaginaron los sampedrinos que nos precedieron al apostar que “su memoria se perpetuará porque sus merecimientos lo hacen inolvidable...”

Colaboración Julia McInerny

Fuentes:

1 - Archivo del periódico El Independiente.

2 – Archivo del HCD – Municipalidad de San Pedro

3 – Ordenanza Municipal N° 5.504, año 2.005, incorpora al Calendario Histórico de San

Pedro la fecha 8 de marzo

4 http://www.hcdsp.gov.ar/%5COrdenanzas%5C2006%5C5573%20-

%20Imponiendo%20nombre%20Emilio%20Ruffa%20al%20Hospital.HTM

5 -- http://www.google.com.ar/#hl=es&source=hp&q=Apellidos+italianos%2BArduino

jueves, 11 de marzo de 2010

UN RECUERDO PARA DON JACOBO LEVÍN

Esquina de Mitre y Tres de febrero donde se puede ver la bocina de Publicidad APA
APA La radio del pueblo
Creo, que si hay una radio en San Pedro que merece este título, no es otra que publicidad APA y para contar su historia entrevisté a el hijo de uno de sus fundadores, el Señor Héctor Levín que apelando a su memoria me contó lo siguiente.
En el año 1932, los hermanos Jacobo, padre de Héctor y Pablo Levín viajaron a la Ciudad de La Plata a realizar unos trámites, y es allí donde observan que en un bar, como motivo de atracción para atraer a los clientes, su dueño había colocado un pequeño altoparlante en la puerta del mismo donde se podía escuchar una emisora de radio.
Allí nace la idea e ellos de hacer algo similar en San Pedro, pero no un bar, sino en la calle; realizando las primeras pruebas desde de una de las habitaciones de la casa paterna ubicada en la calle Belgrano al 780 aproximadamente.
Pablo regresa a Buenos Aires por cuestiones de trabajo quedando a cargo de Jacobo y es así que, un 22 de diciembre del año 1932 sale al aire por primera vez publicidad APA con los sones de la marcha vía libre y la voz de los locutores Juan José Luppi y Domingo Parente.
¿Por qué APA? El padre de Héctor, Don Jacobo, me dijo que significaba ASOCIACIÓN PUBLICITARIA ADER ; Ader fue un ingeniero francés, Clement Ader inventor del micrófono e instaló en parís la primera red telefónica en su país.
El parlante estaba ubicado en calle Mitre exactamente en el límite de Zapatería Dasso y La Victoria, actualmente Open Sport y Zeus, colocado en una caja tipo bocina construido de un material con base de cartón y otro elemento que desconozco, por tal motivo había que instalarlo y retirarlo todos los días. He visto esos parlante en el taller de la calle Rivadavia y, el abuelo de Héctor, Don Salomón, me dijo que estaban construidos con pelo de camello.

Luego se instalaron bocinas metálicas, una en el mismo lugar y otra en Mitre y Tres de febrero, donde está la casilla de información turística; la instalación de este sistema de difusión dio lugar al nacimiento del tradicional y recordado paseo de la calle Mitre.
En principio, se trabajaba los días martes, jueves, sábados y domingos iniciando las trasmisiones entre la 17 y 18 horas y cerrando las mismas entre las de acuerdo a la época ampliando, en los años cincuenta, a horarios matutinos y los tradicionales del atardecer.
Voy a tratar de recordar los locutores que pasaron por la emisora, no qudando dudas que me olvidaré de muchos; a los primeros nombrados de Luppi y Parente voy a agregar los nombre de: Teco Alcorta, Rolo Yanzón, José Kasta, Edmundo Alcorta, todos los hermanos Donatti; Choco, Hugo, Eduardo y Roberto, Quique y Cheche Diamante, Néstor Camarasa, Coco Benseny, José Miguel Guidi, Hugo Tosso, Julio Barré, José Agustín “Pepe” Benseny, Abel Eugenio Gónzáles y Arturo Fernández. Entre la damas podemos recordar a Nidia Lencina, en Radio San Nicolás, Estela Montes, en emisoras de capital, Lili Berardi, Ester Gispert, Sandra Dombretch, Niti Morenu, Etc.


Juan Kasta fue el primer comentarista deportivo de la de la publicidad, (todo una novedad para aquella época), donde la gente se reunía en las cercanías de los altoparlantes, especialmente los domingos, para escuchar los resultados de partidos de fútbol locales o, algún otro deporte.
Luego siguieron en esa especialidad Horacio Gagliardi, empleado de correos y cantor de tangos, con la colaboración de Víctor Sampieri, Antonio Volpe, Mario Aníbal Gímenez, Angel Eirín, Enrique Bofia, Ramón Baca, Jorge Bolla, Cholo Amorín (primer relator de encuentros de fútbol) etc.
El día 16 de diciembre de 1967 es inaugurado el circuito cerrado de audiofrecuencia ,con una programación similar al de las radios abiertas, siendo su primer operador Julio Duarte.
De este sistema salieron locutores y operadores que luego cursaron sus estudios en Buenos Aires y son reconocidos profesionales pudiendo nombrar entre ellos a : Fernando Bravo, César Mascetti, Lalo Mir, Estela Montes y Daniel Santachita entre los primeros y como operadores a Daniel Delprino y Carlos Abatángelo; otros, de aquella época, desarrollan sus actividades en radios locales.


En el año 1984 se inaugura la emisora de frecuencia modulada en el 91.5 del dial.
Los lugares donde funcionó APA en sus distintas etapas fueron: calle General Pueyredón , frenta a Plaza Belgrano donde ahora hay un bar, 25 de Mayo local de foto Suñer, Ayacucho 75, Güemes 175 y el último en Ruiz Moreno 165.

Clément Ader fue un ingeniero francés. Nació en Muret en 1841 y murió en Toulouse en 1925. Se interesó ya de joven por el vuelo de las aves, pero también por las telecomunicaciones, al que se debe entre otras invenciones, un micrófono y los primeros perfeccionamientos del teléfono, en 1880 instaló en París la primera línea telefónica. Comenzó a interesarse por la aviación estudiando el vuelo de los pájaros y de los murciélagos. En 1873, construyó un planeador en forma de pájaro recubierto de plumas de oca. Siguió a este un proyecto mas elaborado, el Eole, propulsado por una máquina a vapor. El ingenio, una especie de cometa motorizada con hélice y alas articuladas de 14 m de envergadura y peso de 300 kg (piloto incluido). voló una distancia ínfima en 1890, pero resultó incontrolable y poco aerodinámico. En 1897, ensayó el Avión III. Aunque voló una pequeña distancia en un vuelo de prueba fue incapaz de cumplir los requerimientos del Ministerio de la Guerra francés para demostrar que su invento era gobernable y después de este fracaso fue olvidado hasta poco antes de su muerte.
Sin embargo, el nombre ( Avion) que dió a este prototipo ha servido de base para la palabra que designa al aeroplano en algunos idiomas como el español, catalán o portugués.

viernes, 5 de marzo de 2010

INAUGURACION DEL CINE LA PALMA




Inauguración del cine la Palma segun noticia aparecida en el periódico "El Independiente" del 9 de abril de 1922.

ESCUELA DE PUEBLO DOYLE


ESCUELA Nº 23 “ Bartolomé Mitre” Pueblo DOYLE
Ubicación geográfica: En la localidad de Pueblo Doyle, junto la ruta provincial 191 a 38 Kms. de San Pedro.
Año de creación: 1915

RESEÑA HISTÓRICA
La escuela fue creada a fines del año 1915, para comenzar a funcionar al año siguiente, en un edificio instalado en cercanías de la Estación de Ferrocarril, en el antiguo paraje denominado “Desvío Fernández”, sobre la esquina que forma la actual Ruta 191 y el camino a Ingeniero Moneta, distante 30 Kms. de San Pedro. El primer director fue Víctor De Sensi.
En este lugar cumplió sus funciones hasta el año 1926 en que debido a las inquietudes planteadas por un grupo de vecinos y de las gestiones realizadas por Alejandro Maino, intendente de San Pedro, se construye el edificio que ocupa actualmente, sobre el terreno que a tal efecto donara Don Cristóbal Doyle.
En la década del 30 ya el paraje comienza a ser denominado “Pueblo Doyle”, y la escuela cuenta con una matrícula de 80 alumnos. En el año 1948 la escuela alcanza el escalón máximo con la inclusión del 6º grado (antes tenía hasta 4º) y los alumnos concurrentes son casi un centenar.
Actualmente con 144 alumnos la escuela ocupa un lugar relevante dentro de la comunidad, como generadora de propuestas educativas y culturales. Es Sede de Agrupamiento, es decir, agrupa las matrículas de 8º y 9º año de tres escuelas rurales más pequeñas junto a la propia y articula con el Instituto Maguirre de Santa Lucia (distante 7 kilómetros) de orientación agraria.

La escuela posee un C.P.E. (Centro Preventivo Escolar) que canaliza sus propósitos a través de un taller de Valores con Jornadas periódicas de trabajo institucional y apertura a la comunidad.
En Abril de 2002 se inicio el proyecto “Todos los chicos y todas las chicas en las escuelas”, sostenido por ARCOR y UNICEF. El mismo apunta al uso del tiempo libre, condicionando a la escuela como espacio de contención y retención al procurar un mayor protagonismo de los alumnos y la integración de las familias. Concretamente en horarios extraescolares los chicos practican deportes y reciben clases de computación.

Colaboración: Juan Carlos Tapia

lunes, 1 de marzo de 2010

LA CRECIENTE DE 1905

Creciente en Santa Fe año 1905

El valioso archivo de El Independiente presenta en varios de sus ejemplares la secuencia de las etapas de esta creciente de principios del siglo XX que alcanzó una altura máxima de 5 metros 16 centímetros y una mínima de 1 metro 68 centímetros frente a San Pedro.

La primera y breve nota donde se la menciona fue publicada el 26 de febrero de 1905, diciendo que En estos últimos días ha continuado siempre crecido el río, con tendencia a aumentar aún más”. En su edición del 2 de abril de 1905 aumenta la alarma del periódico al reconocer que “Hace muchos años que el río Paraná no crecía en la forma que se encuentra actualmente. Las islas se encuentran ahora todas inundadas, habiendo tenido que abandonarlas los isleños con sus familias. Del nivel ordinario de las aguas hasta la fecha, hay una diferencia de 3 metros 10 centímetros”.

Con esperanzadoras palabras, el día 30 de abril de 1905 se expresa sobre el estado del río manifestando que “Desde hace algunos días ha comenzado a bajar, aunque lentamente, el río Paraná”. Pero el 11 de junio de 1905 se publicó la siguiente nota: “Continúa haciendo estragos el río Paraná, habiendo nuevamente en estos días empezado a crecer con mayor fuerza que al principio. Las esperanzas que se abrigaban días pasados de que pronto empezaría a bajar, con esta nueva creciente han desaparecido completamente, mucho más con las noticias que se reciben del Chaco y de las provincias de Santa Fe, Entre Ríos y Corrientes de que la creciente aumenta cada día más, viéndose obligados los pobladores de las costas de aquellas comarcas a abandonar sus casas para ponerse a salvo de las inundaciones”.

“El Congreso ha votado la suma de 100.000 pesos para que el gobierno proceda a socorrer las víctimas de esta creciente, cuyos daños son incalculables, como podrá verse por los siguientes párrafos de una carta que nos ha remitido un sampedrino que se encuentra accidentalmente en la ciudad de Corrientes: “Me ha llamado la atención la colosal creciente del río Paraná que va al Plata con una velocidad vertiginosa. Esta creciente, después de 15 días, ha subido 8 m 93cm y ya ha empezado a derramarse en las calles de esta ciudad. Tiene actualmente 90 centímetros más que las crecientes de los años 66, 78 y 79, de manera que por allí va a devastar todo lo que arrase en su curso, causando la ruina de los pobladores de islas. En el Chaco no queda un ser humano, ni bichos ni fieras que no hayan emigrado, y tanto esa parte, como las costas de Santa Fé y el sud de Entre Ríos, tendrán incalculables pérdidas. Las costas del Paraná serán limpiadas con verdadera violencia”. “Consignamos estos datos con la consiguiente alarma, pues nuestros isleños tendrán que sufrir pérdidas considerables como los de las comarcas mencionadas”.

Una semana más tarde, en su edición del domingo 18 de junio de 1905, El Independiente comunicaba a sus lectores que...” las aguas suben todos los días y los cuadros que se presentan a la vista son cada vez más desoladores. La ribera de nuestra laguna puede decirse que ya no existe, pues las aguas llegan en casi toda su extensión hasta el pie mismo de las barrancas. En la ciudad de Santa Fé es donde ha hecho más estragos la creciente hasta ahora, con muchas calles anegadas convertidas en rápidas corrientes, que han derrumbado ya muchos edificios. Las poblaciones que todavía no han sido anegadas están consternadas pues la creciente aumenta todas las horas. Las pérdidas materiales son inmensas, calculándose en más de cincuenta mil cabezas el ganado perdido ya. En nuestro pueblo desgraciadamente son también importantes los perjuicios que está causando esta creciente, pues ha arrasado ya con varias canaletas e inundado todas las viviendas del bajo e islas. El viernes salió la lancha Solier del Resguardo, a efecto de salvar algunas familias. En la boca de Las nueve vueltas encontró una canoa en la que se encontraban aisladas una señora y ocho criaturas de corta edad, quienes el día anterior habían abandonado su morada. Fueron conducidos a este puerto, con todo su equipaje”.

En otro breve artículo de ese mismo ejemplar, titulado Carpinchos, se puede advertir el poco aprecio por la fauna, pues concluye con una incitación a la caza ilegal: “Las barrancas de nuestro pueblo se han convertido en un punto envidiable para los aficionados a la caza, pues muchas clases de aves y otras piezas de caza que habitaban en las islas han tenido que refugiarse en ellas a causa de la inundación. La semana pasada frente al velódromo fue muerto un corpulento carpincho y ayer, frente al paseo Fray Cayetano Rodríguez, el vecino señor Nicolás Perazzo cazó otro que pesaba más de 60 kilos. Aprovechen los aficionados a cazar, pues pocas veces se les presenta una oportunidad como ésta, de divertirse en ese ejercicio con poca molestia”.

Sin embargo, contenida en la misma edición y bajo el título El camino del bajo, otra información destaca la generosa actitud de dos conocidos vecinos: Este camino, que se encontraba intransitable a causa de la creciente, ha sido arreglado últimamente por cuenta de los señores Julio Caturla y José Mercadal, quienes costearon los peones necesarios. Si las aguas continúan avanzando, es de temer que se haga imposible el tránsito en el bajo, malogrando los sacrificios que han hecho los señores mencionados en bien de todos”.

En la edición del domingo 25 de junio de 1905 se vuelve a mencionar la caza de los animales silvestres al relatar que “Durante la semana ha continuado aumentando el nivel de las aguas del río Paraná. El espectáculo que presenta nuestra laguna en estos días es digno de presenciarse. La numerosa cantidad de camalotes que pasan continuamente hace casi imposible la navegación, habiendo momentos en que queda casi totalmente cubierta la laguna.” “El viernes se empezaron a ver algunos yacarés que nos vienen a visitar desde el Chaco viajando cómodamente recostados en los camalotes. A algunos de estos incómodos huéspedes ya se les ha dado caza, y otros siguen su excursión hasta quién sabe dónde”.

“Ayer parecía que las aguas permanecían estacionadas, lo que hace presumir que pronto empezará también aquí el descenso que ya hace algunos días se ha empezado a notar en Santa Fe y Rosario. Ya era tiempo”.

El domingo 2 de julio de 1905 el periódico da cuenta que “El lento descenso de las aguas continúa, calculándose hasta ayer en más de dos cuartas. El viento que reinó ha limpiado completamente nuestra laguna de los camalotes que la cubrían días pasados. El puente del ferrocarril en las inmediaciones de la Estación Tala, a pesar de haber crecido allí muchísimo el bañado hasta el extremo de que inundó la casilla del guarda puente, no ha sufrido desperfecto alguno, lo único que ha quedado completamente interrumpida fue la línea del telégrafo del ferrocarril, pues estaba estos últimos días casi toda cubierta por las aguas en ese paraje”. Continúa la crónica narrando el exterminio de más ejemplares de la fauna de la mesopotamia que alcanzó esta vez a un tigre o yaguareté, animal que parece convertirse con el paso del tiempo en uno de los mayores desafíos conservacionistas para los argentinos, por ver en él al verdadero dueño del monte: “En esta semana se han cazado varios yacarés y numerosas víboras de gran tamaño, como también un tigre que fue muerto a pocas leguas de nuestro pueblo”. “El descenso de las aguas, según las personas entendidas, va a seguir ahora hasta que quede otra vez el río en su estado natural. Es de desear que esto suceda cuanto antes para que se puedan empezar a reparar los daños que ha causado”.

Pero la bajante del río también provocaba inconvenientes en la navegación, como lo hace notar el periódico en esa misma edición de1 l2 de julio de 1905, al publicar que “Se encuentra varado desde hace algunos días frente a la boca de nuestra laguna el vapor argentino Emilia Bachte, que iba en viaje de Bermejo a Buenos Aires con cargamento de quebracho y tabaco, La situación de este vapor es bastante peligrosa por haber empezado a bajar el río”. Para completar esa información el 9 de julio de 1905, al detallar queEl domingo pasado a las 2 p. m. zafó de la varadura el vapor Emilia Bachte, después de haber alijado parte de su cargamento y arrojado al agua 500 tozos de quebracho”, y que “Frente a Obligado se encuentra mal varado el vapor Solís, desde hace diez días. Ya ha arrojado al agua 150.000 naranjas y descargado parte del cargamento de madera dura que llevaba, esperando actualmente más elementos para continuar la descarga hasta poder zafar”.

En la muy poco legible página del domingo 23 de julio de 1905 se logra sin embargo entender que La bajante que hace días ha comenzado en las aguas de nuestra laguna sigue muy lentamente. Según los datos suministrados por personas competentes, la creciente de este año sería mayor que la más grande que se conocía.” Y la última referencia de El Independiente sobre la creciente de 1905 fue publicada el 20 de agosto de 1905 en una breve nota titulada El Río: “La bajante iniciada en nuestro río desde hace ya varios días, sigue muy lentamente. Las últimas noticias de la provincia de Corrientes, anuncian que allí ha empezado a crecer nuevamente el río, lo que hace temer que aquí suceda lo mismo dentro de poco”.

Han pasado ciento cinco años que permiten comparar esta creciente con las que le sucedieron, en especial con aquellas de las que hemos sido testigos presenciales. Sin embargo comprobamos que el hombre ha ignorado una y otra vez estas duras experiencias para invadir desentendidamente el cauce y las zonas inundables del gran río. Las atinadas palabras de los Ecologistas en Acción del Bajo Cinca, Huesca, España, pueden muy bien cerrar esta nota: “Para empezar a resolver un problema el primer paso es reconocer que éste existe... El cauce del río no está limitado al sitio donde el hombre pone los muros sino al sitio que la dinámica del río impone. Es el hombre el que debe reconocer el funcionamiento del río y adaptarse a su naturaleza dejándole sitio. Lo contrario no es posible. No hay ríos seguros ni ríos amigos, como tampoco hay mares o vientos seguros. Sólo hay comportamientos humanos seguros o inseguros”.

Colaboración Julia McInerny

Fuentes:

1 - Archivo del periódico El Independiente, año 1905.

2 – Registro de marcas máximas y mínimas - Río Paraná - Puerto San Pedro - Prefectura

Naval Argentina.

3 – Ecologistas en Acción: http://www.ecologistasenaccion.org/spip.php?rubrique11

____________________________________