FOTOS HISTORICAS

FOTOS HISTORICAS
CHATA SAMPEDRINA

jueves, 30 de junio de 2011

EL GALLEGO OTERO

Homenaje a una parte de nuestra historia…a un hombre, a un lugar……
Si hablo de Américo José Otero, nacido un 12 de octubre de 1930 en el barrio de las canaletas, hijo de un inmigrante oriundo de Lugo – Eduardo Otero- y de una inmigrante venida de Navarra, vasca de pura cepa – Albina Ilundain – . De profesión sastre……..sabría la sociedad de San Pedro de quien estoy hablando? Quizás algunos poco si, pero la gran mayoría de los que alguna vez estuvimos cerca de el, no sabríamos que este señor de apellido Otero, es nuestro querido “Gallego Otero”. Si, el mismo que luego de 47 años cerró las persianas de ese ya mítico Kiosco, de Salta y Gral. Las Heras.
Es entonces donde esta nota empieza a escribirse sola, donde cada letra, cada palabra y cada oración, buscaran cuidadosamente el significado justo para expresar lo que este humilde cronista, quiere dejar plasmado.Lo del “Gallego, siempre se convirtió en un centro de reunión, donde cada uno, encontraba su momento para disfrutar y compartir. Quien escribe, siempre se las ingeniaba para leer de “ojito”, las fabulosas aventuras de Martín Toro, El cabo Savino, el parco Jackaroe y ese legendario guerrero originario de Lagash y al que llamaban Nippur. Nos sentíamos espías pero con un tono localista, al elevar a las mas altas jerarquías a Pepe Sánchez. Así pasaban por estas manos, El Tony, Fantasía, Intervalos, Nippur y El D’Artagnan. 

Verdaderas joyas de literatura donde nos reíamos unas veces y otros sorprendidos, aprendimos de nuestra historia, y de la historia de otros. Quién no recordara La Farmacia de Cataldi en “Cuentos de Almejas”, con sus celebres personajes El Viejo, El Alemán y Malvina….
O de la pluma magistral de ese guionista cuyo seudónimo era Robin Hood y dibujos de Carlos Vogt, un perro llamado Tom, ironizaba sobre la conducta de su amo, en esa tira tan graciosa que fue “Mi novia y Yo”.
Y así se deslizan en esta suerte de revisionismo, todos los personajes de las revistas que leíamos y que al grito de “las revistas son para comprarlas….” El querido gallego, nos determinaba que ya eras mas que suficiente el tiempo que habíamos leído de prestado.
Si, esa era el Kiosco del gallego, con pisos de pinotea gastados por el interminable correr de los años y de las miles de pisadas de chicos, jóvenes y adultos que pasaron por ahí.
Paso el tiempo y el gallego se modernizo. Compro mobiliario nuevo, y puso en la vereda de salta el puesto de diarios…. de plástico. Los que estábamos acostumbrados a retirarlo del banco de madera que estaba a la entrada, nos sorprendimos. Pero bueno era la época de la modernización.

Nuestro querido personaje en el cual esta nota actúa como un pequeño homenaje, se había actualizado, pero algo del mobiliario quedaba como estandarte de la fundación del kiosco allá por 1961…. El BANCO Usted lector creerá que es cualquier banco. Pues no, es un banco especial. ¿El material? De madera, común y corriente. Pero no, le repito no es cualquier banco. Este guardara para siempre miles de anécdotas, confesiones de épocas pasadas, de verdadero compañerismo, y en algunos casos de secretos inconfesables.
Si estimado lector, este banco, es más que importante, porque era el banco DEL KIOSCO DEL GALLEGO.
Quienes fueron los primeros que pasaron? Quizás en el recuerdo queden nombres como los hermanos Roque y Fito Mortola, nuestro querido poeta de brocha gorda, Don Aníbal, y así se siguen sucediendo nombres que fueron los primeros que usufructuaron dicho banco, como Fito Rasio, Tachur Lojek, Lanzorena y tantos otros….
Cada grupo, tenía su horario para ocupar ese viejo trozo de madera, donde el color blanco se había saltado en algunas partes. La media mañana, el medio día, la media tarde y la tardecita….distintos momentos donde esa parte indisoluble del Kiosco, era ocupada por el vecino, por el amigo……………
Pero todo llega a su fin, y quizás los últimos caballeros de la Orden del Banco del Kiosco del Gallego, fueron entre otros: el querido Maroli, dejando su bicicleta apoyada en el cordón de la vereda, Juancito Rolla, Don Marsico, uno al que llamaban Francisco, y el gran Lito Martínez………, pero el Gallego vendía el boliche y el banco?????
Hoy como mudo compañero de rutas, ya en sus cuarteles de invierno y protegido de lluvias y calores extremas, don Yiyo Carduci, lo guarda en su negocio.
Pasaron los meses, los años y nuestro querido gallego junto a su esposa Emma pensaron que era hora de retirarse, de dejar para otro San Pedro, con tecnología de punta, escaparates de otro material y más vistosos, que se ocuparan del lugar que ellos por 47 largos años habían construido.

El tiempo sigue su paso y como todas las cosas los Kioscos también cambian de dueños, se modifican. Este no podía escapar a las generales de la ley, pero quienes crecimos junto a vos Gallego y tú Kiosco, será muy difícil que nos olvidemos. Recordar solamente cuando un viernes a la noche, corríamos a buscar alguna historieta y un chocolate y así meternos en la cama y viajar con la imaginación a remotos lugares y ser todos los personajes a la vez. Es ahí donde me compraron ese fabuloso juguete que se llamaba “El cerebro Mágico”. Los Rasti y Mis Ladrillos, me enseñaron a fabricar coches, casas y todo lo que no se podía construir y si lo hacia el Mecano…..
En fin……el tiempo dijo basta y bien merecido que lo tenés ganado, querido Gallego. Pero nosotros los que pintamos ya algunas canas seguiremos diciéndote gracias por permitirnos ser parte de la historia de esa esquina.
PD: los nombre que aparecen en esta nota, fueron aportado por el mismo Gallego Otero……y el banco, seguirá su destino de alojar a más sampedrinos??? Esa es otra historia como diría Rudyard Kipling

martes, 28 de junio de 2011

LA COMISARIA

Consejo Deliberante
La nueva comisaría

La institución mencionada funcionó durante muchos años prácticamente como un anexo del Juzgado de Paz cuyo titular cumplía además las funciones de Comisario.
Antes de dictarse la ley que creaba el cargo de intendente para los municipios de la provincia se reorganizó la policía provincial quitándole al Juez de Paz las funciones de comisario que pasaron a ser desempeñadas por un funcionario designado políticamente, no era necesario ser  personal de carrera. 
Es así como al producirse el triunfo del radicalismo es designado como Comisario para el partido de San Pedro a don Matías Brennan, un amigo personal del Dr. Hipólito Yrigoyen, y que años más tarde fue remplazado por otro correligionario del partido triunfante, don Benito Aldazábal.

Durante algún tiempo la institución funcionó donde hoy se encuentra el Museo Histórico José M. Bottaro. Recién al finalizar la década de 20 al tratarse la futura ubicación de la comisaría ante la necesidad de encontrar un lugar apropiado, los hermanos Capdevila resolvieron donar un terreno de su propiedad para tal fin.
Año 1924 Patio del Museo
El periódico El Imparcial, al cual recurrimos como a tantas otras publicaciones, para certificar nuestra afirmación, el día 26 de enero de 1929 se hacía eco de dicho acontecimiento expresando: “Los señores Antonio, José y doctor
Tomás Capdevila, han tenido un hermoso gesto, donando para la comisaría de policía, cuya construcción se ha empezado, un lote de 14,80 metros de frente a la calle Gral. Mitre por 54 de fondo a la calle C. Pellegrini, frente al vivero municipal. La donación tiene doble importancia, pues ha permitido empezar el edificio enseguida obviando con la dificultad con que se tropezaba para encontrar un terreno apropiado, que hubiera ocasionado la inversión, a cargo de la Municipalidad de varios miles de pesos”.

Fuente: Historia Documental de San Pedro Américo Piccagli

jueves, 23 de junio de 2011

JUAN MANUEL FANGIO

Gentileza Darwin Martinez
El 24 de junio se cumplen 100 años del nacimiento del mayor exponente del automovilismo que ha tenido nuestro país.
Nada puedo decir sobre su historia pues creo que se reflejará en la mayoría de los medios de comunicación, ya sean orales o escritos.
Solo me limitaré publicar un par de fotografías que con seguridad no aparecerán en ningún medio de comunicación. 
La primera corresponde al paso, por nuestra ciudad  de la última etapa del “Gran premio de la República Argentina” y el coche corresponde, según me informa quien me ha acercado la fotografía, a Juan Manuel Fangio.
La segunda corresponde a una reunión en la cual aparece  Fangio con Di Palma y dos sampedrinos Toto y Nelly.
En 1949 el Automóvil Club Argentino superó todo lo realizado hasta ese entonces, organizando el Gran Premio que entraría en la historia como el de mayor extensión disputado de un sólo tirón. Abarcó 12 etapas y 11.035 km. por toda la República, con un trazado que recorrería en un 85% las fronteras del país, sin salir del mismo.
Una verdadera aventura ya que en aquellos tiempos no había "pruebas de clasificación" o "primes" ni tampoco "tramos de enlace" como se estila hoy correr en rutas, bajo el reglamento deportivo del rally. Antes sólo existían "neutralizaciones" para atravesar las capitales de provincia o ciudades importantes. Pero desde Buenos Aires se salía a fondo, como si estuvieran en medio del campo, rodeados de una multitud que vivaba y aplaudía el paso de sus ídolos.

La lucha de los 120 participantes se centró entre Juan Gálvez, Juan M.Fangio y Oscar Gálvez clasificados al final de la prueba en ese orden, con lo que tenemos a las tres figuras acaso más extraordinarias que hayan producido las rutas argentinas en postguerra, ganadores entre los tres de once de las doce etapas de ese Gran Premio.
Fuente: http://www.jmfangio.org

martes, 21 de junio de 2011

LA CALLE DE LOS PARAÍSOS

Calle de los paraísos

    Así la llamaron durante muchos años los vecinos de San Pedro en el siglo pasado.
Su antigua denominación, Comercio, fue modificada por la actual de Carlos Pellegrini el 8 de agosto de 1906, primera decisión que tomaron al asumir ese día las nuevas autoridades municipales en homenaje a quien fuera presidente de Argentina entre los años 1890 a 1892, diputado en 1906, fallecido el 17 de julio de 1906. Esta  última denominación se consideró al emprender un reordenamiento de las calles de la ciudad, cuando la Ordenanza Municipal N° 5429 del 10 de septiembre de 2004, en su Hoja N° 2 Artículo 7 impuso el nombre de Carlos Pellegrini a la calle N° 02 , que nace en Boulevard Paraná y finaliza en Juan B. Justo,
   
    La ordenanza del 2 de julio de 1890 autorizaba a los funcionarios municipales a proceder al ensanche de la entonces calle Comercio, que con su trazado original devino en una de las más estrechas de la ciudad, como se comprueba en las aceras tan angostas que aún hoy presentan varias cuadras de su recorrido a partir del cruce con Hipólito Yrigoyen. Esta obra se realizaría desde la calle 3 de Febrero hasta Caseros, obteniendo la cesión de los terrenos necesarios en forma gratuita o expropiándolos mediante un acuerdo con sus respectivos dueños. El primer edificio que tomaba el ensanche era el de D. Antonio Forastieri, quien donaba el terreno pero pedía una indemnización de $800 por lo edificado que había que demoler. Anteriormente la Municipalidad había adquirido el terreno contiguo que perteneció a D. Ambrosio Cervoni, y los señores Máximo Millán, Moisés E. Novillo, y Heraclio Lavayén habían cedido gratuitamente la parte de sus propiedades que afectaba ese ensanche.
 
    Pero el proyecto no prosperó rápidamente, y recién en la sesión del 9 de marzo de 1896, bajo la presidencia del señor Arrechea, los concejales votaron “la suma de tres mil pesos para que la Intendencia proceda al ensanche de esa calle”, ya que la Municipalidad debía continuar esa obra pues “estaba empeñada su palabra con los diversos propietarios que gratuitamente habían cedido sus terrenos, en la seguridad de que se completaría el ensanche de la calle Comercio.” Sobre ese tema, en mayo de 1896 El Independiente opinaba que...”dándose cuenta el H. Concejo Deliberativo de la necesidad de la conclusión del ensanche de esta calle, tendremos dentro de poco una gran avenida que embellecerá esta parte de la población, dando al mismo tiempo fácil salida al comercio, que es la vida y el engrandecimiento de los pueblos.”  
   
    En su edición del 6 de junio de 1896, El Independiente  comunicaba que “en estos días se procederá a demoler algunos de los edificios que toma el ensanche proyectado” y bajo el título de “Buen criollo el periódico destacaba también la actitud del vecino D. Florentino Albarracín a quien esa obra “le tomaba una casa y 6 metros de terreno de frente por 34 de fondo del solar que posee en la manzana N° 17, y va a demoler el edificio y ha donado el terreno sin remuneración alguna. Es un proceder generoso, digno de que lo imiten los vecinos de esa calle, a quienes los afecta el ensanche proyectado.”
   
Paraíso en flor
    Un mes más tarde el intendente pedía a los concejales un crédito suplementario para continuar dicho proyecto y en septiembre de ese mismo año 1896, por unanimidad de votos los concejales autorizaron la inversión de mil quinientos pesos más para dejar completamente terminada la obra. Al concluir a fines de diciembre el período municipal de dos años comprendidos entre el 1° de enero de 1895 y el 31 de diciembre de 1896 para el que fueron electos intendente el vecino D. Moisés E. Novillo y miembros del Concejo Deliberativo los señores Vicente Basavilbaso, Agustín Arrechea, Mariano Caroni y Eloy Carreras, el periódico juzgaba la gestión de esta administración y entre otros puntos señalaba que...“El ensanche de la calle Comercio es otra obra llamada a producir dentro de poco tiempo los más halagüeños resultados, valorizando la propiedad y estimulando la edificación, lo mismo que en la avenida 3 de Febrero.”

    Los trabajos continuaron, y El Independiente ponía en evidencia el carácter noble de los vecinos, cuando el 2 de agosto de 1897 comentaba que... “Debemos hacer público el proceder generoso observado por D. Alejo Duarte, cediendo a la Municipalidad sin retribución alguna la parte de su terreno que fue necesaria para el ensanche de la calle Comercio.” Agregando además que seguían con gran actividad los trabajos de abovedamientos y desagüe de la Avenida Comercio y sus alrededores, habiendo quedado terminada la plantación de árboles a ambos lados de esa calle.
    Para esa plantación se destinaron ejemplares del conocido paraíso tan difundido en toda América, de rápido crecimiento, con su grueso tronco pero con su corteza que se agrieta con el paso del tiempo, motivo que determinó el inicio de la extracción de estos hermosos árboles en la pasada década del sesenta. Sin olvidar que durante muchos años sus frondosas copas brindaron el alivio de su generosa sombra, y en cada  primavera se cubrieron de pequeñas flores azuladas que por millares perfumaron intensamente el circular de varias generaciones por la típica y añorada calle de los paraísos.
Colaboracón: Julia McInerny
Fuentes:
. El Independiente. Periódico. Archivo. Números 212, 215, 216, 230, 245, 280, 746.
. Municipalidad de San Pedro http://www.hcdsp.gov.ar Los nombres de las calles.
.  http://www.guiadejardineria.com/wp-content/uploads/2009/09/el-paraiso-02.jpg    

domingo, 19 de junio de 2011

ARMADILLOS GIGANTES

Descubren un grupo fosilizado de cuatro armadillos gigantes

Fueron hallados en San Pedro, a 170 km. de Buenos Aires.
Los fósiles estaban agrupados en una capa sedimentaria depositada hace unos 750.000 años.

UN HALLAZGO MUY ESPECIAL: sus características

Momento del hallazgo
La pala de la retroexcavadora cortó la tosca, cargó su pesada carga y la depositó a pocos metros. Desde la cabina, el ojo entrenado de Fausto Capre, maquinista de la Empresa “Tosquera San Pedro”, propiedad de la familia Iglesias, observó algo inusual.  Al acercarse vio algunos fragmentos blancos y negros que delataban la presencia del fósil.
  El joven Capre no tardó en llamar al Grupo Conservacionista de Fósiles, equipo del Museo Paleontológico de San Pedro.
  Una vez en el lugar, el grupo halló partes de corazas, algunas vértebras rotas y varios tubos caudales de armadillos gigantes removidos de una capa de suelo de más de 750.000 años de antigüedad. Pero la gran sorpresa estaba en un enorme trozo de tosca separado por la máquina que contenía fémures de diferentes individuos y un ejemplar muy completo de estos extintos mamíferos.
  Tres días de trabajo demandó el acondicionamiento del bochón de tosca para poder subirlo a la camioneta y transportarlo hasta el Museo.
  La preciada roca develó la presencia, en su interior, de muchos restos de Neosclerocalyptus ornatus, un mamífero acorazado del grupo de los gliptodontes (armadillos gigantes de caparazón rígido) cuya masa corporal rondaba los 250 kg.
Cuatro Colas
  Estos pesados animales poseían su cuerpo envuelto en una coraza de unos 2 cm de espesor, desde la cabeza hasta la punta de la cola. Sus manos, terminadas en fuertes uñas, estaban capacitadas para escarbar en busca de raíces y tubérculos, los cuales formaban parte de su dieta herbívora. Neosclerocalyptus fue un habitante de los típicos espacios abiertos de la llanura pampeana durante gran parte del Pleistoceno inferior y medio, áreas cubiertas por pastizales similares a los de la gran sabana africana actual.
 
OPINIONES TÉCNICAS 

  Según el Dr. Eduardo Tonni, Jefe División Paleontología de Vertebrados del Museo de Ciencias Naturales de La Plata y asesor del Museo Paleontológico de San Pedro, “la llanura pampeana de aquel entonces se desarrollaba bajo condiciones predominantemente áridas a semiáridas, con pastizales de tipo estepario, las cuales dejaban al descubierto partes del suelo. Justamente, las especies de Neosclerocalyptus que se suceden en el tiempo, muestran una creciente adaptación a los ambientes áridos que llega a su máxima expresión en la especie Neosclerocalyptus paskoensis que vivió durante el Pleistoceno superior y el Holoceno inferior (entre 125 mil y 8 mil años antes del presente)”.
 
  El Dr. Alfredo E. Zurita, Investigador del CONICET, del Centro de Ecología Aplicada del Litoral y de la Universidad Nacional del Nordeste, se especializa desde hace tiempo en el estudio de estos grandes armadillos fósiles y será el encargado de estudiar este inusual hallazgo.
Coincidiendo con Tonni opina que “una de las adaptaciones más impresionantes de este tipo de armadillos fósiles es el progresivo aumento de los senos fronto-nasales (zonas aledañas al hocico del animal), que llegan a alcanzar un tamaño llamativo en las especies del Pleistoceno tardío. Esto ha sido interpretado como una adaptación a los climas fríos y áridos bajo los cuales se desarrollaron estos animales. Se ha hipotetizado que estos senos podrían haber servido para “calentar” el aire que respiraban o bien para filtrar el polvo del ambiente, aunque nadie sabe a ciencia cierta su función.”

  José Luis Aguilar, fundador del Museo Paleontológico de San Pedro y coordinador del Grupo Conservacionista de Fósiles comenta que “este hallazgo en San Pedro genera sorpresa por tratarse de cuatro individuos que murieron juntos, posibilitando diferentes interpretaciones. Permite inferir que vivieran en comunidades y que el lugar fuera una trampa natural que terminó atrapando a este grupo, tal vez parte de una manada, que transitaba por el lugar.
  Entre las piezas halladas hay vértebras, fragmentos de corazas, pezuñas, ramas mandibulares, etc. De los cuatro ejemplares, uno es el que se conservó muy completo. Posee casi la totalidad de la coraza, el cráneo con su casquete cefálico y otras partes del cuerpo. Un detalle importante es que se conservaron, además, los cuatro tubos caudales acorazados que formaban las colas de estos curiosos animales. Entre ellos se aprecian ligeras diferencias de tamaño, principalmente en el grosor de uno de ellos, que podrían delatar diferencias de edades entre los miembros de este grupo.”
 
  Tanto las piezas sueltas como el ejemplar más completo están siendo acondicionados por el personal del Museo Paleontológico de San Pedro para su posterior exhibición al público en una de las salas de la institución una vez terminado el análisis de los 4 ejemplares.

viernes, 17 de junio de 2011

EL FOOTBALL EN SAN PEDRO

La iniciación del football en San Pedro

Con este título publica un artículo el periódico El Imparcial del 25 de junio de 1932. Dice lo siguiente:

“Un pequeño error de información nos a dado motivo para traer un recuerdo del pasado, a propósito de la iniciación del football en San Pedro. Nuestra información deportiva del 11 del cte., se refería al Club Atlético San Pedro, como iniciador del deporte, mientras que el título del iniciador era San Pedro Football Club.
Fueron iniciadores principales de este primer club de football sampedrino los señores Ramón Q. Bellatti, (primer presidente), Santiago Domec, Eloy F. Carreras, Antonio M. Pujol, Juan Chiapparelli, Miguel Beltrán, Juan Malacrida, Domingo y Carlos Corti, Sibilla y otros que no tenemos presente.

Uno de los iniciadores, que había tenido oportunidad de presenciar un match en  San Martín, vio que Domec  pateaba una pelota . Esto le sugirió el propósito de fundar un club y con ese objeto expuso su idea que fue aceptada y motivó una reunión en el Centro Español, en la que se nombró una comisión organizadora. El primer partido se jugó  en el terreno conocido como , frente al hospital y se midió la novel entidad con un cuadro de Baradero, en el que formaba parte el gran footballer Rithner.

Jugó importantes partidos con cuadros de los pueblos limítrofes y luego, el mas importante, con un cuadro de Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires, traído por el Sr. Alberto Dinard,  Gerente del Banco Español.
La venida de Gimnasia y Esgrima dio lugar a una gran fiesta, jugándose también un partido de rugby.

Otro de los partidos notables fue el que jugó San Pedro Football Club con un team formado por los tripulantes de los vapores ingleses Withmoort y Victory, que se encontraba a la carga en nuestro puerto, a bordo de los cuales se trasladó la comisión del club para invitar a los jugadores que hubiera, obteniendo para ello el gentil concurso de os capitanes y oficiales de as naves para organizar el interesante match.

La época fe la fundación del  San Pedro Football Club, fue allá por el año 1907 y duró unos siete años. La obligada ausencia de sus principales componentes y retiro de otros  motivó su disolución.
Nosotros hemos publicado, en otra oportunidad, notas gráficas de la divisiones del club.

jueves, 16 de junio de 2011

OLIMPIO PORTA

Olimpio Porta, el primer arquitecto sampedrino

    "La arquitectura es el arte de levantar y de decorar los edificios construidos por el hombre, cualquiera que sea su destino, de modo que su aspecto contribuya a la salud, a la fuerza y al placer del espíritu.”   
                                                            “Las siete lámparas de la arquitectura” (1849) John Ruskin

     Esta definición de John Ruskin convoca al recuerdo de tantos renombrados profesionales que en el siglo XIX vinieron desde Europa a la Argentina para proyectar con el arte de su propio ingenio importantes edificios que hasta hoy se destacan, principalmente en la capital de la nación, abriendo el camino a los arquitectos que se formarían en el país. A partir de la inauguración de la Universidad de Buenos Aires, UBA, en 1821 como universidad provincial, y desde 1881, cuando se le otorga carácter nacional, surge este espacio de formación de profesionales donde recién en 1891, por una reforma de los estatutos se convierte a la Facultad de Ciencias Físico-Matemáticas en Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales donde se enseñaba matemática, física, química, historia natural, ingeniería y arquitectura. Hasta que en 1901 la carrera de Arquitectura se transforma en escuela, ofreciendo así nuevas oportunidades a los jóvenes deseosos de seguir estudios superiores.
Otamendi 71 Cap. Federal
    El 18 de diciembre de 1910, bajo el título de “Intelectualidad sampedrina” una nota del periódico El Independiente de San Pedro comunicaba a sus lectores la grata noticia  de que el aventajado estudiante D.Olimpio R. Porta y Baulíes, hijo de este pueblo, ha terminado sus estudios de arquitecto en la Universidad de Buenos Aires, obteniendo notas elevadas. Al título de farmacéutico que obtuvo con anterioridad, el joven Porta agrega este otro, ganado en buena ley” [...] ”Felicitamos muy cordialmente al distinguido estudioso que, destacándose entre las intelectualidades sampedrinas, sabrá unir a su nombre y a sus títulos, merecidos laureles en su nueva carrera.” 
    El joven egresado que menciona la nota se llamaba Olimpio León Rosario Porta, aunque él firmaba Olimpio R. Porta. Nació en San Pedro el 30 de agosto de 1887 y fue el cuarto hijo del matrimonio formado por María Baulíes y Jaime Santiago Porta, ambos catalanes, nacidos en Lérida. A su vez Olimpio Porta contrajo enlace con Catalina Berrogain y de esa unión nació una única hija, Susana Porta y Berrogain, luego casada con Carlos Rodríguez Gaete, sin descendencia. Perteneciente a una familia muy arraigada en San Pedro, Olimpio Porta se recibió en 1902 de bachiller en  el Colegio Nacional de Buenos Aires y a fines de 1910 obtuvo su graduación como arquitecto en la UBA.
   Transcurrieron más de cien años de este acontecimiento que motivó el cálido comentario periodístico, y su ciudad natal puede aún mostrar con orgullo algunas de sus obras proyectadas en sociedad con otro profesional de su misma rama, según se lee en el aviso publicado en El Independiente durante años:                          
García & Porta, Ingenieros-Arquitectos.
Moreno 1112, Buenos Aires – Belgrano 881, San Pedro”.
                   
    El 19 de febrero de 1911 ese periódico daba a conocer las importantes obras que se ejecutaban en la sede del Club Unido, hoy Centro de Comercio e Industria, ordenadas por su presidente Dr. Pedro Cano y calculadas en 5.000 pesos.  En su edición del 12 de marzo de 1911 El Independiente ampliaba la información sobre estas reformas: “El señor Olimpio R. Porta, primer arquitecto sampedrino, fue encargado por el Dr. Cano para proyectar los planos de reformas” [...] ”y podemos asegurar que es una hermosísima obra de arte, inspirada en los últimos progresos arquitectónicos.” [...] “La arquitectura general es de estilo Luis XVI puro y la combinación de líneas y adornos, dentro de la sencillez, reúne un notable gusto artístico, realzado por la armonía del conjunto. El arquitecto Sr. Porta se ha hecho acreedor a las sinceras felicitaciones de los sampedrinos.”
    En la residencia  de la familia Porta, Belgrano 881, por mucho tiempo perduraron en su construcción detalles que expresaban el buen gusto que identificaba a sus mentores, y otra casa cuyo proyecto también se debe a los arquitectos García & Porta es la ubicada en la esquina Sur de Belgrano y Ayacucho.
    Uno de los primeros y más emblemáticos de los edificios proyectados por estos arquitectos, ubicado en Carlos Pellegrini 90, se comenzó a construir en 1912 y se concluyó en 1914, erigido por encargo del recordado ciudadano francés Henri Garret, quien no escatimó esfuerzos en la selección de los materiales para esta residencia como lo comprueban, entre otros elementos, los preciosos vitrales importados de la misma fábrica de Italia que elaboró los de la conocida confitería El Molino de Buenos Aires y las artísticas rejas que ornamentan esta mansión.
    El Independiente en sus ediciones del 9 y 16 de abril de 1922 comentaba la inauguración del cine teatro La Palma, hecho ocurrido el jueves 6 de abril de 1922, que motivó sus elogiosas críticas: “Se inauguró este hermoso cine teatro, hecho construir a todo costo por el emprendedor vecino Sr. Miguel Porta”[...]”La construcción de este importante edificio ha sido dirigida por el arquitecto Sr. Olimpio Porta, hijo de este pueblo y cuya capacidad e inteligencia para esta clase de obras ya era bien conocida por las que ha dirigido anteriormente”.    
    Es también un trabajo de estos profesionales la sede del Club de Pelota San Pedro, situado en Carlos Pellegrini 555, destacado edificio que se levantó con el aporte económico del grupo de socios que fundaron esta entidad el 26 de agosto de 1928.
    Hacia los primeros años de la década del treinta estos arquitectos fueron los autores de los proyectos de la hermosa residencia que singulariza la esquina con ubicación Este, en General Mitre al 500, propiedad de la familia Pujol, como también el de la casa de la familia Blanco Porta, en Obligado 37, construida en 1933 y que responde al estilo Art Decó que se impuso en los años del período de entreguerras, desde 1919 a 1939.
    Del mismo modo, en la ciudad de Buenos Aires prosiguieron la tarea de proyectar y dirigir la construcción de edificios, y precisamente en uno de ellos que aún se conserva en Otamendi 71, en el barrio de Caballito, vivía el arquitecto Olimpio Porta con su familia, ocupando el penthouse al que dotó de un patio andaluz.
    Más de un siglo ha transcurrido desde que el primer arquitecto sampedrino obtuviera su título y al contemplar como lucen hoy en pie sus destacados proyectos, se lo puede evocar con las palabras del escritor Víctor Montenegro: “Los hombres pasan, los recuerdos quedan, como quedan las obras de los que algo hacen." Es de esperar que sus obras, respetadas y valoradas, perduren en su ciudad natal.
Colaboración: Julia McInerny

Fuentes:

. Breve Historia de la Universidad de Buenos Aires http://www.uba.ar/institucional/contenidos.php?idm=32 
. Él Independiente. Periódico. Archivo. Números 980, 981, 984, 1562  y 1565.
. Los primeros años del siglo XX - http://www.oni.escuelas.edu.ar/olimpi99/interolimpicos/arquitectura/mlgciu.htm
Parroquia Nuestra Señora del Socorro. San Pedro. Archivo. Bautismos L 35  F 1051
. Ruskin John. Las siete lámparas de la arquitectura http://enciclopedia.us.es/index.php/John_Ruskin
. Testimonios, fotografías y papeles de familia, gentileza de: 1. Canziani Blanco Porta, Analía  -  2. Chá, Alberto -
  3. Langlois Garret, Ana  -  4.  Peralta Porta Nally, Hebe -  5. Pujol, Susana  -  A quienes se agradece el cuidado en
   conservarlos  y la generosidad de compartirlos

jueves, 9 de junio de 2011

CLUB CICLISTA

Club Ciclista, impulsor del Estadio Municipal

El ciclismo es una de las actividades deportivas que caló hondo desde comienzos del siglo XX en la juventud local, que se dedicó de lleno a la práctica de este deporte. Tuvo además el empuje necesario como para encarar desde el inicio mismo, la formación de un club, siendo el primero en constituirse en nuestra ciudad, encarando luego la construcción de un espacio apropiado para ser utilizado por los ciclistas en sus competencias en pistas.
El antecedente más remoto de esta actividad lo encontramos en el año 1903 en que se organiza el Centro Unión Ciclista” entre los aficionados a dicho deporte, que se impusieron como mira la construcción de un velódromo recreativo para su práctica.
Ello hizo que se movilizara la juventud detrás de un interesante proyecto, que culminaría a posteriori con la construcción del Estadio Municipal, donde construyeron en dicho terreno el primer velódromo de San Pedro. 
Con la idea puesta en ese proyecto en 1928 iniciaron gestiones para que el Municipio adquiriera un terreno propiedad de Eduardo González Bonorino sobre la calle Mitre, atento a que ya había más de 500 ciclistas.
Al respecto en el periódico La Palabra del 11 de noviembre de 1928, aparece un escrito firmado con el seudónimo “De Media Carrera”, donde dice: que últimamente se han venido publicando comentarios sobre el tema vinculado al ciclismo “para animar e indicar a la Intendencia la conveniencia de llegar a un acuerdo con el Sr. Bonorino, dueño de dos manzanas de terreno frente a la herrería Solmi,  bien situado sobre pavimentación, terreno que el Club Ciclista desea lo adquiera la Intendencia para construir una plaza de deportes y pistas de bicicletas y patinaje”.
 El firmante del artículo mencionaba que un legislador que ocupaba un alto lugar en la Comisión de Presupuesto, se proponía incluir en el mismo para el año 1929, una suma elevada para que el gobierno provincial pudiera construir en el lugar mencionado un estadio deportivo regional, con miras a tener una pista para los más de 500 ciclistas que tenía el Cicles Club San Pedro.
“Esperemos –finalizaba el escrito de «De Media Carrera»– que esa idea tapada se haga y entonces tendremos también nosotros algo”.
Estos comentarios se hacían en el preciso momento en que el club nombrado terminaba de adherirse a la Federación Ciclista Buenos Aires, lo que significaba para las pruebas futuras de ciclistas, la incorporación de valores técnicos altos. “Este esfuerzo vendrá a mejorar los equipos locales del pedal –decía el periodista–, pues siempre tendrán ocasión de medirse con ciclistas de los grandes clubes porteños y rosarinos que intervendrán por la referida federación”.
El éxito obtenido en la gestión significaba para los gestores el comienzo de un gran triunfo, al observar como la juventud local abandonaba  “las canchas de taba, los despachos de bebida y las carpetas de juego por los fiel deportivos, por el ciclismo, el remo y la natación” ( La Palabra 28-10-1928 ), razón excluyente por la cual invocaban tener el derecho a ese espacio que finalmente usufructuaron para el uso de sus competencias deportivas; aunque por muy poco tiempo pudieron disfrutar de él, porque una decisión municipal hizo que el mismo fuera utilizado para los encuentros futbolísticos.
No obstante ello el ciclismo siguió desarrollándose con un entusiasmo tal que permitió el surgimiento de algunos deportistas tales como Athos Barbieri y A. Villa. El primero se destacó como un gran velocista imponiéndose con creciente eficiencia en pruebas realizadas tanto en nuestro partido como en ciudades vecinas, venciendo precisamente el 20 de agosto de 1944 en la ciudad de Zárate, de la que resultó segundo el zarateño R. Gelpe.
El segundo cumplió una importante campaña dentro del ciclismo local y zonal, cuya institución madre se fue perdiendo con el correr de los años.
Creo que quienes iniciaron una reactivación desarrollando la Comisión Pro-Ciclismo San Pedro, entre quienes figuran Roberto Márquez y Bilbao, seguramente ignoraron toda la trayectoria que ha tenido la afición ciclística de nuestra ciudad, que inició su actividad antes de que se declarara ciudad a nuestro pueblo, como inauguradora de la actividad deportiva. Resulta eso sí interesante el hecho de que se haya pensado en los menores para despertar nuevamente el entusiasmo por una actividad que solo necesita una pequeña orientación para que ella se convierta en un éxito total.

Fuente: Historia Documental de San Pedro Américo Piccagli

martes, 7 de junio de 2011

HAMBRE EN EL MUNDO

Deplora Cuba en Ginebra situación de la niñez ante guerras y hambrunas
 Por Julio Pérez |  |  |

Ginebra, 7 jun (PL-RHC) Cuba deploró el agravamiento de la situación internacional de guerras y hambruna que golpea en particular a la niñez, al tiempo que reiteró su compromiso indisoluble con este segmento de la población.

 En exclusiva con Prensa Latina, el viceministro cubano de Relaciones Exteriores Abelardo Moreno se refirió a la degradación del panorama mundial en estos momentos con acciones belicistas, alza de los precios de los alimentos y el hambre.

 A pesar del esfuerzo de muchos países no se ha logrado bajar la cifra de mil 20 millones de personas con enormes dificultades para alimentarse, gran número de las cuales son niños y adolescentes, precisó Moreno.

l jefe de la delegación de la isla caribeña a la 57 sesión del Comité de Derechos del Niño (CRC, siglas en inglés) de la ONU en Ginebra, señaló que todos esos problemas atentan contra los sectores más vulnerables de la población en el orbe.

 Nos sentimos orgullosos de participar en el evento para hablar de la experiencia cubana, de logros más allá de educación y salud, de nuestra vocación internacionalista y de la defensa absoluta al mayor derecho que es el derecho a la vida de nuestros niños, anotó.

 En tanto, cada día las potencias occidentales respetan menos el derecho internacional y los principios y propósitos de la Carta de las Naciones Unidas, argumentó.

El diplomático recordó que todavía está Iraq como un país ocupado, se mantiene el conflicto en Afganistán, la OTAN lidera ataques a Libia y persiste la crisis en numerosos países africanos.

 La apetencia de las grandes potencias para apoderarse de recursos del Tercer Mundo o bien para recolonizar a ciertas naciones, incide sobre todo en los segmentos más frágiles y no cabe duda de la vulnerabilidad extrema de los niños, remarcó.

 Preguntado acerca de la relevancia de estos temas en el CRC, Moreno indicó que los derechos de la niñez y la adolescencia deberían incluir en los debates denuncias que comprenden los conflictos bélicos.

 También la trata de niños y mujeres adolescentes para el trabajo infantil y la prostitución, añadió.

Fuente: Radio Habana Cuba
Nota: no se publican fotos por que son de terror.

viernes, 3 de junio de 2011

CECILIA GRIERSON

Primera médica argentina. Nació en Buenos Aires el 22 de noviembre de 1859. Su familia explotaba campos en Entre Ríos, pero la muerte del padre y la guerra la obligaron a volver a Buenos Aires en busca de trabajo. Regresó para ayudar a su madre en la atención de una escuela rural, en la que se desempeñó como maestra, pese a su corta edad, durante tres años. Otra vez en Buenos Aires, ingresó a la escuela Normal Nº 1, fundada por Emma Nicolay de Caprile, y se graduó en 1878. Ejerció el magisterio, pero la enfermedad de su amiga y compañera, Amelia Kenig, fue decisiva en la determinación de ser médica, pese a que ninguna mujer había osado emprender tal carrera. Después de superar los obstáculos iniciales, logró titularse en 1889. Se inició en el Hospital San Roque, hoy Ramos Mejía, e instaló su consultorio. Poco antes fundó la primera escuela de enfermeras y en 1892 hizo lo propio con la Sociedad Argentina de Primeros Auxilios.

Enviada por el gobierno viajó a Europa y como resultado de sus observaciones el Consejo Nacional de Educación organizó el plan de estudios para las escuelas profesionales. Ese fue el tema de su libro Educación técnica de la mujer. En 1899 fue a Londres invitada por el Consejo Internacional de Mujeres y se le encargó la fundación de la rama argentina, los que realizó al año siguiente. Estudió entonces los métodos para el tratamiento de ciegos y sordomudos y en Buenos Aires estableció el Instituto de Ciegos. En París asistió a las mejores clínicas de obstetricia y ginecología.

Como consecuencia, introdujo aquí el estudio de la puericultura en los colegios y fundó la Asociación Obstétrica nacional. Dictó cátedras en la Escuela de Bellas Artes y el Liceo nacional de Señoritas, del que fue profesora fundadora en 1907. También enseñó gimnasia en la Facultad de Medicina. Desempeñó cargos relacionados con su profesión y publicó trabajos como La educación del ciego y Cuidado del enfermo. En 1914, al cumplirse las bodas de plata de su graduación, se le rindió un gran homenaje, lo mismo que en 1916, cuando se despidió de sus actividades docentes. Se retiró a vivir en Los Cocos, Córdoba, localidad a la que donó una escuela, así como una casa de descanso para maestros y artistas. Falleció en Buenos Aires el 10 de abril de 1934. Al año siguiente se puso su nombre a la escuela de enfermería por ella fundada y en 1967 se emitió una estampilla de correo con su imagen.

Fuente: http://www.todo-argentina.net/biografias/Personajes1/cecilia_grierson.htm

jueves, 2 de junio de 2011

EL CAMBIO CLIMATICO

El cambio climático y su impacto en la economía y la vida de los ciudadanos 

Fuente: Radio Bulgaria
El cambio climático es una realidad de la que Bulgaria tampoco ha quedado a salvo. Urgen actuaciones tendentes a frenar este proceso a la vez que para irse adaptando a las consecuencias de los cambios. Una de las secuelas más alarmantes se traduce en la frecuencia, cada vez mayor, de los desastres naturales. En 10 años en Europa y a consecuencia de diversas calamidades han perdido la vida 100 mil personas y se han sufrido daños materiales por valor de 150 mil millones de euros. Sólo en 2003 por las canículas en Europa perdieron la vida 70 mil personas. Los anteriores datos estadísticos fueron aducidos en conferencia sobre el cambio climático en Sofía, por la eurocomisario búlgara Kristalina Georgieva, responsable de Cooperación Internacional, Ayuda Humanitaria y Respuesta a Crisis. 
Articulo completo:
 http://bnr.bg/sites/es/Lifestyle/ScienceAndNature/Pages/Elcambioclim%C3%A1ticoysuimpactoenlaeconom%C3%ADaylavidadelosciudadanos_30_05_11.aspx