FOTOS HISTORICAS

FOTOS HISTORICAS
TALLER DE MIMBRERÍA LA ESCUELA DE ARTESANOS

miércoles, 27 de enero de 2016

BUQUE EN PROBLEMAS

En horas de la tarde del dia de hoy, mientras realizaba maniobras de amarre en el muelle de ultramar del puerto local, el buque de bandera de Panama Josefa, de 180 metros de eslora, sufrió el corte de un cabo  lo que hizo que la fuerte correnatada desplazara la unidad aguas abajo dejandolo en comprometida posición.
Luego de una serie de maniobras pudo amarrar sin problemas para proceder a la carga de 30.000 toneladas de arroz con destino a Cuba.


CARDENAL AMARILLO



Nuevo registro para el Banco de Imágenes de las
Aves de San Pedro
Un ave en riesgo de conservación detectada en el partido de San Pedro
Se trata de un ejemplar de Cardenal amarillo fotografiado en Vuelta de Obligado

En los últimos días, el Sr. Julio Simonini, integrante del Grupo Conservacionista, logró registrar un ejemplar de la especie Gubernatrix cristata (cardenal amarillo) en una de las calles de Vuelta de Obligado.
Según la organización Aves Argentinas, “la destrucción y modificación de sus hábitats producidos por la explotación maderera y la transformación de áreas para uso ganadero estarían afectando significativamente a las poblaciones silvestres. Esta situación ha conducido a que la especie sea categorizada como "en peligro de extinción" a nivel nacional y a nivel internacional por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). En las provincias donde el Cardenal Amarillo se encuentra presente también posee protección legal.”
 
Esta ave se alimenta de granos, ciertos insectos y algunas especies de larvas. Pone de 2 a 4 huevos cuyo color puede variar de blanquecino a celeste verdoso, con algunas rayas y manchas oscuras.
Construye el lugar donde pone sus huevos con palos, pajas, cerdas y plumas.

Tiene unos 20 cm. de longitud y su plumaje es llamativamente amarillo, con tonalidades verdosas, rematando su cabeza con un marcado copete de color negro.
En las hembras, la zona de las mejillas, el pecho y los laterales son grises; en cambio en el macho, estas zonas son amarillos.
Su copete se desciende o se eleva según su estado anímico. Su llamativo plumaje, su hermoso canto y su adaptación al cautiverio han jugado en su contra y es una especie muy buscada por cazadores y traficantes de fauna. 

Junto al registro de esta especie en riesgo, Simonini mejoró las tomas de otras especies y sumó registros de ejemplares juveniles de ciertos géneros, entre los que se encuentran la Pollona negra, Siurirí real,  Cigüeña americana, Cardenilla, Carpintero real y Crespín.
La novedosa imagen del Cardenal amarillo, junto a las demás tomas logradas, serán incorporadas al Banco de Imágenes de la Aves de San Pedro que el GCF tiene a disposición en su página gcfsanpedro.wordpress.com, en los próximos días.

lunes, 25 de enero de 2016

CENTENARIO DE LA INDEPENDENCIA



MEMORIAS DEL CENTENARIO DE 1916
Primera parte: UNA PLACA CON HISTORIA

En la edición Nro.1263 del semanario local El Independiente, fechada el domingo 2 de Julio de 1916, se da cuenta de la decisión pública de enviar a Tucumán una placa conmemorativa del centenario de la declaración de la independencia por parte del congreso que sesionó en San Miguel de Tucumán y del cual formara parte el sampedrino Fray Cayetano Rodríguez.  La placa sería costeada por suscripción popular a través de una cuota mínima de diez centavos y máxima de cincuenta centavos. Una referencia a dicho valor es que dicho semanario costaba, en 1916, veinte centavos.

Transcribimos el aviso a una columna publicado en la página dos de dicho semanario:
Placa de la Independencia- Con motivo del próximo centenario del 9 de Julio de 1916, la comisión de festejos locales a resuelto enviar a Tucumán una placa, recordando que en el memorable congreso figuró el ilustre sampedrino Fray José Cayetano Rodríguez. Esta Placa será costeada por suscripción popular,  habiéndose fijado una cuota mínima de 0,10 centavos  y una máxima de 0,50 para costear los gastos.

De la colocación y existencia de dicha placa encontramos una referencia en el libro “Por el norte argentino.1938” que publicara el padre Carlos Ruiz Santana en la imprenta “Casa Mundo Católico” de la ciudad de Buenos Aires en Julio de 1939.  Para dicho tiempo el padre Santana -como lo conocemos -era cura párroco en Las Flores, provincia de Buenos Aires, habiéndose desempeñado en San Pedro desde noviembre de 1911 hasta julio de 1917.
En el texto del padre Santana, a página 35, se da cuenta de su visita a la histórica casa en la capital tucumana y a la grata circunstancia de que al recorrer sus paredes encuentra una placa que despierta su atención y expresa textualmente:
    
   Una  de ellas me habla   en un lenguaje muy especial. Tiene en relieve un escudo de la ciudad de San Pedro (de la Provincia de Buenos Aires) y una leyenda, que recuerda la adhesión del pueblo natal de Fray Cayetano José Rodríguez, a la gran fecha jubilar del centenario de la declaración y jura de la independencia.
   Por aquel entonces, en 1916, era yo párroco y vicario de San Pedro. Muchos de los que organizaron en ese tiempo aquel homenaje han pasado ya a la eternidad. Me reconcentré; guardé un minuto de silencio, y recé una oración por sus almas, en la sala augusta, es cuyos muros está la placa  que ellos mandaron fundir en honor a la patria.

A cien años de la colocación de la placa que los sampedrinos costearon de su bolsillo damos testimonio de su existencia en los muros de la “casa histórica” como gustan llamarle los tucumanos. Textualmente dice:

1816-1916         9 DE JULIO
LA CIUDAD DE SAN PEDRO (B.A)
CUNA DE FRAY CAYETANO JOSE RODRIGUEZ
REDACTOR DEL ACTA DE LA INDEPENDENCIA
AL CELEBRARSE EL PRIMER CENTENARIO
DEL CONGRESO DE TUCUMAN
 
Agradecemos a Juan Pablo y Alejandra Bulacio del área de Investigación del Museo de la Casa Histórica de la Independencia por cuya atención y gentileza hemos accedido a una foto de la misma que seguidamente compartimos.
Colaboración de Ricardo Giallorenzi




miércoles, 6 de enero de 2016

EL IMPARCIAL




El día 6 de enero del año 1923 aparecía el primer número  de este semanario, hoy se cumplen 93 años de ese acontecimiento. ¡FELICITACIONES!

Dijeron sus editores:
El Primer Paso
Enarbolando una bandera simbólica—la de la concordia—larga EL IMPARCIAL las amarras y emprende la marcha. Ha de ser porque así lo quieren sus editores una publicación cultísima, y muy dedicada a la población donde va actuar, preocupándose de sus adelantos, de su cultura, informándola de todo aquello que pueda interesarla y sirviendo muy principalmente de vínculo de reunión entre los vecinos que en este terruño forman la familia sampedrina.
No vamos a asombrar a nuestros lectores con nuestra literatura. Vamos a ser sencillos, para que todos nos comprendan, y vamos a ser buenos; es decir; ecuánimes, para que los asuntos que se ventilen en estas columnas no produzcan esas irritaciones originarias de la división y malestar de las pequeñas sociedades.
Tanto se nos ha dicho que hace falta en San Pedro una publicación de la índole de la que hoy aparece, que nos hemos animado a editarla, y hemos buscado para redactarla la cooperación de aquellas personas cuya independencia y ecuanimidad son una garantía para la realización de nuestro propósito, del que en ningún momento y por ninguna causa queremos apartarnos.
Si nos resulta una publicación útil, grata a este vecindario, habremos encontrado la mejor compensación a nuestro esfuerzo.

Por su parte el semanario El Independiente publicaba en su edición del 7 de enero de 1923 la siguiente noticia:

“El Imparcial” – “Editado por los Sres. Montero y Mortola, apareció ayer un nuevo colega semanal en la localidad con el nombre de estas líneas, siendo su director el conocido periodista Sr. Diógenes M. Fuertes.
El primer número de El Imparcial trae abundante material de lectura.
Deseámosle al nuevo colega larga y próspera vida.”

Por lo que hemos comprobado se han cumplido con creces las expectativas y deseos.

lunes, 4 de enero de 2016

LOS TELÉFONOS EN ESTA CIUDAD




Al iniciar esta nota, nuestro propósito es, des­tacar la función valiosa que cumple el teléfo­no, la labor útil que desarrollan y prestan los telefonistas y demás personas encargadas de velar por la eficiencia del servicio, desde el modesto o humilde puesto de trabajo que ocu­pan. Satisfacen las necesidades o exigencias de los usuarios, cumpliendo una labor anónima, digna y eficaz por el beneficio qua prestan, lo que las hace acreedoras de consideración y re­conocimiento que en verdad merecen.

San Pedro, localidad que tiene más de cua­renta mil habitantes, posee teléfonos desde ha­ce muchos años. Más de veinte años de servi­cios lleva prestando la Compañía Unión Tele­fónica. Con anterioridad, era otra empresa la prestadora de este servicio útil. De ella adqui­rió la empresa actual las acciones y derechos para seguir llenando la misión y función que desempeña el teléfono como servicio público en esta ciudad.
No vamos a referirnos a si conviene más el actual sistema de teléfonos, o el sistema de te­léfonos automáticos. Por el primero, siempre hay en funciones mayor cantidad de personal. Por el segundo, la cantidad de empleados dis­minuye.

En la oficina local hay doce empleados. El jefe de la misma, señor José Spinuzza; ocho operadores, a saber: M Z. M. de Spinuzza, ope­radora jefe; María J. C. de Caravaglia, operadora, Celia López, operadora; María Y. Zanotti, operadora; Elba J. Martínez, operado­ra; Nieves L, de Mozzi, operadora; José Fer­nández, jefe nocturno; Héctor A. Bercellini, operador nocturno; Jesús Barcala, operador; Santiago C. Riesco y Pedro Oliva, guarda-hilos.
En esta localidad, hay más de 300 abonados al servicio telefónico. Esta cifra, comparada con la cantidad de habitantes que tiene el Par­tido y de comercios establecidos, resulta con asomos que da margen a diversas apreciacio­nes. No entraremos en ellas.

En 1941, según datos suministrados, han au­mentado los abonados, circunstancia que habla diciendo que la crisis no ha surtido efectos contrarios en San Pedro.
El invento de Graham Bell, conocido en 1876, más tarde perfeccionado por Hughes, Bert D` Arsenval y otros, ha ido multiplicándose día a día, al punto de ser el teléfono una nece­sidad, o un auxiliar irreemplazable en nuestros días.
Es de admitir que no todos los comercios, profesionales y familias están en condiciones de instalar teléfonos, aun cuando a veces in­fluye una molestia o una economía mal enten­dida, que priva de contar en casa con dicho servicio. A ello se debería que en esta localidad no haya más de 300 abonados.
Fuente: Revista San Pedro octubre del año 1941