FOTOS HISTORICAS

FOTOS HISTORICAS
ANTONIO UBALDO RATIN EN SAN PEDRO

martes, 21 de febrero de 2017

DIA DE LA ANTÁRTIDA ARGENTINA

Por Ley de la Nación Nº 20.827/74 publicada en Boletín Oficial 23.043 del 26 de noviembre de 1974 se instituyó como Día de la Antártida Argentina el 22 de febrero de cada año, mencionando que ese día se izará al tope la bandera nacional en los edificios públicos de la Nación y se realizarán actos alusivos a nuestros irrenunciables derechos de soberanía sobre la Antártida Argentina en todos los establecimientos educacionales.
Sabemos en para esa fecha la actividad escolar está en receso, por eso solicitamos a los docentes que los primeros días en el comienzo de las clases, se recuerden esta fecha en los establecimientos educacionales y también se le dé amplia difusión; obligación que deberían tener también las autoridades y el periodismo que no recuerda esa fecha tan importante como las otras conmemoraciones que se celebran.

Hace ya ciento trece años que los argentinos estamos en la Antártida, de los cuales los primeros cuarenta años, fuimos los únicos ocupantes permanentes, hecho que constituye uno de los principales avales de nuestros títulos de soberanía en el área.
Muy pocos son los que saben que el 22 de febrero es el Día de la Antártida Argentina y como dijimos antes, esto se debe a que en esa fecha las escuelas están en receso escolar y por consiguiente no se enseña ni se difunde este aniversario patrio, como ocurre con otras conmemoraciones que están en el Calendario Escolar, las que son recordadas en el transcurso de nuestra vida, porque lo que se aprende de niño en la escuela, difícilmente se olvide; quedando grabado para siempre en la memoria y en los sentimientos.

Nuestro principal objetivo es "promover la difusión y toma de conciencia con respecto a la importancia de la presencia de nuestro país sobre el territorio Antártico", porque "No se defiende lo que no se ama y no se ama lo que no se conoce", a la Antártida Argentina hay que conocerla, amarla y defenderla, porque es un pedazo más de nuestra patria.
Para más información sobre el 22 de febrero - Día de la Antártida Argentina, haga clic a continuación: www.marambio.aq/diaantartida.html

¿Qué es la Antártida? - Información general de esta temática
La Dirección Nacional del Antártico ha desarrollado en su página de Internet una importante publicación sobre todo lo relacionado con la Antártida y como los nobles propósitos de esta Fundación son la difusión de temas Antárticos en general, la ponemos a disposición del público en general y en especial de los docentes, debido a que esta nota es de suma utilidad para aprender y enseñar.
Desarrollo de esta importante información, haga clic aquí: www.dna.gob.ar/la-antartida
Fuente: Página oficial de la Fundación Marambio                                    

lunes, 13 de febrero de 2017

DIA MUNDIAL DE LA RADIO

El 19 de octubre de 2011 la Conferencia General de la Unesco en la Resolución 36 C/63 proclama el 13 de febrero Día Mundial de la Radio, día en que las Naciones Unidas crearon la Radio de las Naciones Unidas en 1946. La propuesta inicial fue presentada por la Delegación Permanente de España ante la UNESCO.

Pero, ¿quién descubrió la radio?
La historia oficial dice que fue Guillermo Marconi en 1897, año en que le entregaron la patente de su invento. Sin embargo, hay registro de que otros tres grandes hombres de ciencia, lo “primeriaron”. Entonces, ¿Quién descubrió la radio?
Por Miguel Vidal
El 2 de julio de 1897, la Oficina de patentes de Londres, le otorgaba la número 12039 a Guillermo Marconi. Ese trámite burocrático sirvió además para que la polémica se instalará y siguiera vivita y coleando durante estos casi 120 años: ¿quien descubrió la radio?
Sus compatriotas dicen que el verdadero descubridor de la radio es Aleksander Stepánovich Popov, nacido el 4 de marzo de 1859 en la actual Krasnoturinsk, provincia de Perm, Rusia. A Popov se le atribuye la creación del primer receptor de radio: en 1895 construyó un aparato que registraba las alteraciones electromagnéticas de la atmósfera. En marzo de 1896, en el Instituto de física de San Petersburgo, Popov hizo una exposición ubicando emisores en distintas alas alejadas del edificio, que transmitían una señal electromagnética. El receptor ubicado en el auditorio, estaba a cargo del director del instituto: un tal Heinrich Hertz. Muy pocos se animan a discutir los méritos científicos de los experimentos de Popov, aunque algunos adhieren a que Marconi realizó la transmisión de señales inteligibles (ruidos, va) en los días previos a la muestra de Popov, con el detalle -no menor- de no haberla consumado frente a un auditorio científico.

Otro que tercia en la polémica es Nikola Tesla. Nacido en 1856.en lo que actualmente es Lika, Croacia, y siendo muy joven, enfermó de cólera y le pidió a sus padres que si sobrevivía, lo dejaran estudiar física y matemática. Los padres cumplieron, y Tesla se graduó con la ingeniería eléctrica como especialidad. En 1882 viajó a París para trabajar en la compañía Continental Edison. Allí desarrolló su teoría de la corriente alterna y diseñó el primer motor de inducción. Buscando apoyo financiero para construir un prototipo del mismo, aceptó irse a trabajar para la Empresa de Thomas Edison en la ciudad de Nueva Jersey, Estados Unidos. Muchos de los desarrollos realizados por el bueno de Nikola, fueron patentados por Edison como si fueran propios, lo que lo llevó a alejarse de su compañía. Años después, Edison y Tesla protagonizarían – compitiendo con sus sendas empresas de distribución eléctrica ubicadas en Nueva York – lo que se conoció como “La guerra de las corrientes”.
Popov Marconi Tesla Cervera Baviera
En 1891, apoyado por el magnate George Westinghouse –que ya había adquirido varios de los desarrollos de Tesla – diseñó y construyó lo que se conocen como las bobinas de Tesla, que transformaban en electricidad de alta frecuencia y alto voltaje, a la corriente continua de baja tensión. Con estas bobinas, Tesla descubrió que podía transmitir y recibir señales de radio cuando éstas estaban sintonizadas a la misma frecuencia.

En 1893, anticipándose 4 años a Marconi, construyó el primer radiotransmisor, logrando que por primera vez se transmitiera energía electromagnética sin hilos.
Tesla registró su patente de la radio en 1897, la que recibió recién en 1900. Sin explicación alguna, en 1904, la dependencia de patentes dio marcha atrás y otorgó a Marconi la patente del “inventor” de la radio. No pocos en esa época miraban al grupo Marconi, infiriendo  que ese “cambio de dial” se debía a sus presiones económicas.
Cuando Marconi recibió el premio Nobel en 1909, Tesla inició una demanda judicial de la que debió desistir un tiempo después por falta de medios económicos. Testarudo, el serbio rechazó ser nominado para compartir el premio Nobel de Física en 1912. No era para menos: debía hacerlo con quien se había quedado con varios de sus desarrollos: Thomas Edison.
En 1943, luego de un largo juicio, la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos reconoció a NiKola Tesla como el verdadero inventor de la radio. Pero, el mítico descubridor no pudo disfrutar del reconocimiento: había muerto empobrecido, unos meses antes.  El “cuarto en discordia” es el español Julio Cervera Baviera, quien había formado parte del equipo de Marconi en 1899, y habría obtenido sus primeras patentes antes de que terminara ese año, luego de resolver algunas de las dificultades que presentaba la telefonía sin hilos.

El 22 de marzo de 1902 se constituyó la Sociedad Anónima Española de Telegrafía y Telefonía sin Hilos ante un notario de Madrid. Según afirma el profesor de la Universidad de Navarra, Ángel Faus -autor del libro “La radio en España (1896-1977)”- “Julio Cervera aportó a la sociedad sus patentes para la radiotelefonía sin hilos obtenidas a su nombre en España, Bélgica, Alemania e Inglaterra: Las inglesas son significativas ya que se consiguieron sin oposición de Marconi y su entorno empresarial, lo que indica que se trata de un sistema distinto”. Cervera había nacido en Segorbe el 26 de enero de 1854 y cursó estudios de Ciencias Físicas y Naturales en Valencia e ingresó como cadete de Caballería en Valladolid donde formó parte de la Escuela de Ingenieros Militares de Guadalajara.

Poco importa si fueron el influyente Marconi, el genial Popov, el iluminado NiKola Tesla, o el poco conocido Cervera Baviera, los que la hicieron nacer. El 13 de febrero es el Día Mundial de la Radio, y a pesar que muchos lo vienen pronosticando, estamos muy lejos de verla morir.

Fuente: Telam

jueves, 9 de febrero de 2017

ESCRIBANOS SAMPEDRINOS





ESCRIBANOS DE OTROS TIEMPOS

“Uno vuelve siempre a los viejos sitios donde amó la vida,
y entonces comprende como están de ausentes las cosas queridas.”
                                                                 Armando Tejada Gómez

    Al evocar la configuración de la sociedad sampedrina desde la segunda mitad del siglo XIX y principios del XX, surge el interés por sus integrantes que se desempeñaron en distintas actividades, entre ellos los escribanos.
     Esta profesión es una de las más antiguas que existen y sus funciones han ido evolucionando con el tiempo. Entre los pueblos de la antigüedad, egipcios, hebreos, griegos y romanos, y sobre todo en Grecia, existió un tipo de escribas o funcionarios con alguna semejanza a los escribanos de la actualidad. Una tarea  por su naturaleza tan delicada como honorífica y respetable, pues en ellos estaba depositada la fe pública: los griegos no admitían para ejercerla sino a sujetos distinguidos por su lealtad, su rectitud y su ciencia.
    

    
  Antes de la invención de la escritura alfabética, los actos se celebraban oralmente, ya sea en presencia de testigos, o mediante ceremonias destinadas a perpetuar la memoria de los mismos. Pero a medida que evolucionaron las civilizaciones, los contratos verbales fueron sustituidos por la expresión escrita, y con la aparición de estos documentos surgieron también los notarios, que eran los funcionarios encargados de su redacción. Lo que caracteriza al sistema notarial en la actualidad es la exigencia de que el escribano sea un profesional del derecho, con título de abogado, que debe ser nombrado por el Poder Ejecutivo. Debe además aprobar exámenes e interpretar a las partes de una manera imparcial. En el año 1965, se realizó en México el VIII Congreso Internacional del Notariado y en la sesión plenaria, la delegación del Ecuador propuso el siguiente Decálogo para los notarios, tal vez inspirado en los antiguos requerimientos de los griegos: Honra tu ministerio / Abstente, si la más leve duda opaca la transparencia de tu actuación  /  Rinde culto a la verdad  /  Obra con prudencia  /  Estudia con pasión /  Asesora con lealtad  /  Inspírate en la equidad  /   Cíñete a la ley  /  Ejerce con dignidad  /  Recuerda que tu misión es "evitar contienda entre los hombres".

    
    El periódico El Independiente publicaba el aviso del señor Alejandro Duval, antiguo escribano de San Pedro y Jefe de la primera sección del Registro del Estado Civil de las Personas, quien regenteaba desde 1873 la única escribanía pública que había en esa época, resguardando sus correspondientes archivos y protocolos, y de la que estuvo a cargo hasta los primeros meses de 1892. Su oficina estaba ubicada en la calle 25 de Mayo, entre las de Puerto y Defensa, casa de don Juan Rocca, donde ofrecía sus servicios profesionales en todo género de escrituras y contratos, civiles y comerciales: poderes, ventas, hipotecas y  diversas clases de títulos. Cabe recordar que ya en el siglo XX esa vieja casona fue durante muchos años la sede del comité de la UCR. En octubre de 1896 fue nombrado Jefe del Registro Civil del Partido cuya sede fue instalada en ese mismo domicilio. Rodeado de la consideración de sus vecinos y después de más de treinta años de residencia en San Pedro, el señor Alejandro Duval murió en esta ciudad el 31 de julio de 1909.

   
    El escribano público señor Manuel Mira, se hizo cargo en abril de 1892 del registro administrado hasta entonces y durante tantos años por don Alejandro Duval, y participaba al público que había instalado su oficina  al lado de la de Correos y Telégrafos Nacionales, donde ofrecía su asistencia profesional en todo tipo de contratos civiles y comerciales. Su actuación se extendió hasta octubre del  año 1896, cuando se lo desplazó acusado de negligencia por negarse a inscribir el nacimiento de una niña, postergando este trámite para el día siguiente sin que tampoco procediera a registrar esa partida. La niña falleció y se le negó el permiso de entierro, fundándose en que no estaba inscripto su nacimiento. Esta situación irregular dio lugar a la intervención del Inspector del Registro Civil Dr. José Andrade quien después del correspondiente sumario decretó la destitución de don Manuel Mira en octubre de 1896.

   

lunes, 6 de febrero de 2017

CAMBIO CLIMATICO

Descubren evidencias de un marcado cambio climático hace unos 700.000 años
Fósiles hallados en San Pedro revelan condiciones de aridez muy diferentes a las que hoy predominan en la región pampeana

El equipo del Museo Paleontológico de San Pedro ha recopilado evidencias de un marcado cambio climático sucedido hace más de 700.000 años que modificó, notablemente, la composición de la fauna que habitaba la llanura pampeana en aquel momento.
A punto de ser desintegrados por la erosión de los agentes naturales, Julio Simonini, José I. Verdón y José L. Aguilar, miembros del Museo de San Pedro detectaron fósiles de tres géneros de roedores cuyas preferencias climáticas se ubican en ambientes con condiciones claramente más frías y áridas que las que posee la región, actualmente.

Dolichotis, Microcavia y Ctenomys

Ciertos animales son excelentes indicadores de cómo era el clima en su hábitat durante épocas remotas debido a que necesitan condiciones de temperatura y humedad acotadas para poder establecerse en un área y desarrollar su vida con normalidad.
En este sentido, los fósiles descubiertos en San Pedro pertenecen a tres géneros de roedores que hoy son característicos de ambientes áridos que hoy caracterizan a las regiones patagónica y central: Dolichotis (mara o liebre patagónica), Microcavia (cuis chico) y Ctenomys (tucu-tuco).

Dolichotis, nombre científico de la mara o liebre patagónica, es un roedor de unos 8 a 12 kilogramos que habita planicies semiáridas en el Oeste y Sur de nuestro país y sectores desérticos ocupados por arbustos xerófilos bajos donde halla refugio para resguardar a sus crías. Se alimenta de pastos y posee una gran resistencia a la falta de agua gracias a su metabolismo. Es muy común en casi toda la región patagónica.
De este animal se recuperó una rama mandibular completa con dentición.


Microcavia australis o “cuis chico”, es el pariente sureño del cuis que hoy conocemos en la provincia de Buenos Aires. Este pequeño roedor, perteneciente a la familia Caviidae, igual que las maras, pesa unos 300 gramos y mide entre 18 y 22 centímetros. Se alimenta de pastos y brotes tiernos, así como de ciertos frutos silvestres. Cava galerías donde forma comunidades de varios individuos.
Es un notable indicador de ambientes dominados por la aridez.
Se halló parte de un maxilar superior incompleto.

Ctenomys o “tucu-tuco”, es un género de roedor endémico de Sudamérica compuesto por numerosas especies que habitan, por lo general, regiones con suelos preferentemente sueltos y áreas abiertas donde excavan galerías habitadas por un macho, mayormente solitario.
De este roedor se halló una rama mandibular incompleta.