FOTOS HISTORICAS

FOTOS HISTORICAS
SANATORIO ESPAÑOL, HOY GRAVIDA

miércoles, 16 de noviembre de 2016

SAN PEDRO SUB CAMPEÓN PROVINCIAL

El primer impacto del fútbol sampedrino cumple 75 años

El combinado sampedrino de 1941 marcó un hito que se recordaría por siempre: se consagró subcampeón provincial en Bahía Blanca, el 16 de noviembre de aquel año, una década después del comienzo de los campeonatos oficiales de la LDS.
En años anteriores no surgía demasiado entusiasmo con el equipo y las prontas eliminaciones parecían confirmar la sentencia. Sin embargo, en 1941, el equipo comenzó a avanzar en la etapa regional cuando dejó en el camino a San Nicolás 2 a 0, luego a Baradero 1 a 0 en un partido que no terminó y que el C. F. dio por ganado a los sampedrinos al negarse el rival a continuar el partido, en la semifinal a Salto 2 a 1 y 1 a 0, y en la final a Junín 2 a 1 y 3 a 2 y se consagró campeón de zona. Accedió entonces al cuadrangular final. La consideración ya era, a esa altura, importantísima y los medios gráficos lo reflejaban en sus páginas. Sin embargo faltaba más: en Bahía Blanca derrotó a Ayacucho 2 a 1 con dos tantos del goleador Ezequiel Reynoso, mienras que el local venció a La Plata 3 a 1. En la final Bahía Blanca demostró superioridad y se impuso por 3 a 0. El segundo puesto fue sobresaliente y los jugadores fueron recibidos como héroes en la estación de ferrocarril.
“El Imparcial”, en 1941.


Juan Kasta, dirigente de PFC y periodista de APA, lo recordó así en 1990: “Un grupo de muchachos decidimos armar un equipo con jóvenes que estaban jugando muy bien, preparándonos para el Argentino. Carmelo Lafalce, Carlos Ramírez y yo armamos un equipo en la esquina del Butti y se lo dimos a Juan Quiroga, que era el consejero de Paraná. Calonge en el arco, Rosell y Bargas, Gamietea, Santachita y Gorosito, el ‘Cordero’ Secchi, el ‘correntino’ González, como centroforward ‘el indio salvaje de las pampas’ o sea Ezequiel Reynoso, Santillán y Solla. También pusimos algunos suplentes que estaban en el plantel: Zenoni, Mussio, De Antoni (arquero suplente), Prado, Lazo, Villarruel, Arnaldi, Taiana”.

El seleccionado del ’41 no solamente marcó un quiebre en el fútbol sampedrino que demostró que podía competir mano a mano con los mejores de la provincia sino que aportó jugadores al fútbol nacional: Gamietea fue a Huracán, Bargas a Huracán y Gimnasia pero volvieron (“Me pagaban más por la cosecha de maíz”, explicaba Bargas en una nota homenaje de ‘El Imparcial’). Santillán y Rosell fueron a Excursionistas. Calonge a Vélez (fue suplente de Rugilo, arquero de la selección nacional). Secchi pasó por Huracán, Lanús y Rácing de Córdoba. Solla jugó tres años y medio en Rosario Central y, quien llegó un poco más lejos fue Ezequiel Reynoso (“Cualquiera pudo haber llegado – aseguraba en la misma nota -, yo tuve la suerte que otros no tuvieron”) quien jugó en una de las mejores épocas de Lanús y, luego, en Estudiantes de La Plata, además de algunos clubes fuera del país. Incluso estaba considerado para integrar la selección argentina pero no llegó ya que adelante suyo estaban Angel Labruna y Rinaldo Martino, ¡nada menos!.

Fuente: Tablero Deportivo