FOTOS HISTORICAS

FOTOS HISTORICAS
SANATORIO ESPAÑOL, HOY GRAVIDA

miércoles, 29 de julio de 2009

HALLAZGO DE FOSIL





HALLAZGO EN EL “BAJO DE LOS FÓSILES”
El Museo Paleontológico descubre una mandíbula fosilizada de un ciervo prehistórico

El yacimiento paleontológico de Campo Spósito revela, una vez más, parte de su riqueza prehistórica.
Días atrás, durante una de sus jornadas de excavación en el lugar el Grupo Conservacionista de Fósiles recuperó la rama mandibular derecha completa de una especie de ciervo desaparecida hace miles de años.
La pieza, de unos 19 cm de longitud, formó parte de la boca de un mamífero herbívoro de la familia de los ciervos. Este animal, llamado Morenelaphus habitó la llanura pampeana durante el Pleistoceno medio a superior (edades Bonaerense y Lujanense).
Este ciervo fósil poseía una dieta basada, principalmente, en tallos tiernos que cortaba con sus dientes de los matorrales de baja altura que tapizaban esta región y fue una especie de tamaño corporal medio dentro de la familia Cervidae, con una cornamenta en forma de “S” muy desarrollada.
Existen criterios dispares entre los investigadores sobre las preferencias climáticas de esta especie, aunque los fósiles de estos mamíferos hallados en San Pedro están todos asociados a un momento climático cálido y húmedo de esta región.
Rama mandibular derecha hallada en la
Reserva Paleontológica
“Campo Spósito”
Morenelaphus (Dibujo: Sr Jorge Blanco)

miércoles, 22 de julio de 2009

HOMENAJE A BOMBEROS



Ayer:
En una mesa tendida en el club Paraná, vemos a don Juan Hise, junto a Sixto Rey y Carlos Vallejos, aquel Presidente y los otros dos Jefes del Cuerpo, uno saliente y el otro debutaba.... Se festejaban 14 años de los Bomberos Voluntarios que ya desde entonces despertaba el respeto y la admiración de todos... La conversación versaba sobre el futuro de eso que ellos con gran sacrifico llevaba adelante... En la imaginación de cada uno, unido al amor a la entidad, aparecían los sueños: una gran sede, varios camiones auto bomba, vehículos auxiliares y numerosos bomberos dispuestos al sacrificio y a poner en práctica su vocación de servicio.

Han pasado muchos años y aquellos entusiastas sueños se han convertido en realidad¡¡¡
Hoy, el cuerpo de Bomberos Voluntarios es modelo de la zona y ya ha dado demasiadas muestras de capacidad de maniobra y de arrojo de sus hombres... Con una monumental sede y equipos casi completos de actuación, como soñaban aquellos sampedrinos dispuestos a servir a la comunidad.
Al Centro de Estudios Históricos le ha parecido lindo traer un recuerdo sampedrino de una de las instituciones más queridas de nuestro medio.

E.L.D.

martes, 21 de julio de 2009

PELUQUEROS DE SAN PEDRO




A continuación trataremos de recordar algunos de los peluqueros que desplegaron su oficio en nuestra ciudad, allá por los años 40-50-60 y si es posible los lugares donde desarrollaban sus actividades.
Manotti en 25 de Mayo al 800, Vergara en zona de la estación de ferrocarril, Di Diego San Martín al 200, Felix Tettamanti en Pellegrini al 800, El Rosarino 25 de mayo y F. Quiroga, , Isidro y Alberto Serrano en Obligado al 100, Prósperi en barrio Los Aromos y antes en el Espinillo, Alejandro Arietti en Mitre al 2665, antes en la Buena Moza, Ramón Soberón en Bvard. Moreno e Ituzaingó, Enrique Tirelli y Ruben Faraldo en Almafuerte y 3 de febrero, Santiago De Senzi en Mitre y Ruiz Moreno, Lalo Padula en Mitre al 1200, Sra. Margot 25 de Mayo y Alvear, Alisis Epelde (peluquero de damas) en Mitre al 1200, Roque Coronatto en 25 de Mayo y Güemes (peluquero de damas) Fabián Castruonovo en Salta e H. Irigoyen, Senén Sierra 25 de mayo y Facundo Quiroga, Jacobo Castronuovo Ayacucho al 100, Carlitos Castronuovo en Almafuerte al 200, Carlos Lufrano en Pellegrini al 900 (peluquero de damas), Alberto Macchia en 3 de Febrero y Gomendio, donde aprendió el oficio Rogelio Celiz e inició sus actividades, colaborador para hacer esta nota, Mingo Cantore Bvard. Moreno al 1100, Ruggierini en 25 de Mayo y Güemes, Pocholo Drago Saavedra y Las Provincias, después en Miguel Porta, Violanti en Pellegrini al 1600, Dotti en Mitre al 700, Héctor Nellen en Padre Santana al 1700, Matias Ucero en 11 de Setiembre al 1400, Luis Ucero en Mitre al 1900, Rolo Ucero en Almafuerte y Oliveira Cezar, Gaspar Spago en Pellegrini al 1000, Bondi en San Martín al 500, Di Palma en Uruguay al 500, “la Esmeralda” de Felipe Soto y Celinda M. De Soto en Saavedra al 200, “La Porteña” de Agueda Capovila en Pellegrini y Arnaldo, Casa Eva Ruiz Moreno 40, Virginio Sibilla Mitre al 1600, Roque Pagano en 25 de mayo al 1000.


En la zona rural nos de acordamos de: Urbano Borda en la Rosada, Miguel Mestre en Huincaló, Carlos Egui en Villa Sarita, Antonio Novella en Sol de Mayo, Andrés Torres en Colegiales, Fernández en El Descanso, Arturo Gonzales en la Buena Moza, Nicolás Mamone en Puerto Obligado, Vicente Papaleo en Gobernador Castro, Luis Schiavone en La Colorada, Celestino Quinteros en Las Flores, Belli en Rio Tala, Badia en Colonia Vélaz, Ramiro Camarasa en La Bolsa,
Muchos peluqueros eran músicos que actuaban én los distintos conjuntos que abundaban por aquellas épocas, nos acordamos de: Yayo Manotti batería, Alejandro Arietti clarinete, Ramón Soberon cantor de la orquesta Tosso-Soka, Roque Coronato trompeta, Matías y Luís Ucero bandoneón, Rolo Ucero contrabajo, Felipe Soto bandoneón, Gaspar Spago violín, Señora de Soto violín, Virginio Sibilla violín, Roque Pagano bandoneón, Belli de Río Tala Bandoneón y guitarra.

En la fotografía aparecen: De izquierda a derecha parados, Manotti, Vergara, Ratto (mozo de la reunión), Di Diego, Egidio Bernasconi (Gerente del Centro de Comercio), Felix Tetamantti, Bondi, Francisco Mattig (Presidente ), El Rosarino, González, Serrano y Prosperi.
Sentados: Alejandro Arietti, Ramón Soberón, Rogelio Celiz, Enrique Tirelli, De Sensi, Lalo Padula, Alberto Serrano, Sra. Margot, Alisis Epelde, Fabián Castronuovo, Senén Sierra, Jacobo Castronuovo, Carlos Castronuovo y Carlos Lufrano. El niño es Jorge Bernasconi.

miércoles, 15 de julio de 2009

LA BOLSA

Escuela Nº 32

Este paraje esta ubicado entre los pueblos de Santa Lucía y Perez Millán, a mitad de camino, en el cruce con el que une el Paraje Tablas y que pasando por La Matilde, Las Flores y Colonia Vélaz llega a Perez Millán. En ese lugar a principios del siglo pasado estaba la estancia “La Teresa”, propiedad de quien fuera Intendente de San Pedro, el señor Eduardo Gonzales Bonorino
Para conocer detalles del mismo conversamos con el Señor Vicente Giosa “Cacho”, antiguo vecino de la zona que nos decía lo siguiente:

Hace tiempo, mas de medio siglo, “La Bolsa” tenía un almacén de ramos generales, propiedad de la familia Sabbioni, quienes fueron sus primitivos dueños. Después pasó a los hermanos Ortega ( Américo y Pepe), y posteriormente a la familia Gutierrez quienes lo atendieron hasta sus últimos días, siendo su destino final la demolición.
También forma parte de la historia del paraje el taller mecánico del “Ñato Sabbioni”; la carnicería abierta por Andrés García, luego comprada por la familia Gutierrez; el club “El Independiente” escenario de grandes bailes familiares y tertulias danzantes como se llamaban en aquellas épocas, amenizadas por orquestas locales o de la Capital Federal y Rosario, proyección de películas y las presentaciones de los elencos que protagonizaban las radio novelas en emisoras porteñas, radio Porteña, Mitre etc. cita obligada frente a los viejos receptores a baterías, reparados por Ramiro Camarasa, también peluquero del pueblo; habiéndolo precedido como tal Arturo Gonzalez.

Era común que el dueño de un almacén de campo tratara que se instalara un peluquero ya que, cliente de peluquería era seguro, cliente del almacén. En épocas de cosecha, los fines de semana., el club y el almacén o “boliche” eran punto de reunión de la peonada.
Tampoco faltaba la cancha de bochas y la de fútbol perteneciente al ya nombrado club “El Independiente” cuyos equipos participaban en los campeonatos de la “Liga Deportiva Sampedrina” integrados por jugadores lugareños o de las zonas vecinas.
La escuela de la zona es la número 32 cuya primitiva construcción era de madera y fue transportada por tres tractores desde el paraje “La bellaca”, siendo su maestra en ese lugar la Señora Cheyllada, (madre de la “Negra Laurín). Años mas tarde se construyó una de material que es la que actualmente funciona.
Algunas de las maestras o maestros que formaron el grupo de docentes de esta escuela fueron; Monfasani, Zapata, Yoli Sabbioni, Young y Rubíes que hacía treinta kilómetros por día en sulky para concurrir.

Por el lugar pasaba el colectivo de la empresa “Rivadavia” que hacía el recorrido, San Pedro, Almacén Pezzoli, Almacén de Tablas, La Matilde, Las Flores, La Bolsa, Colonia Vélaz y Pérez Millán; este colectivo hacía dos viajes diarios tres días a la semana y los restantes uno, partiendo desde Pérez Millán.
Este colectivo fue adquirido por los propietarios de la línea 60 con la intención de refaccionarlo y tenerlo como pieza de museo de los transportes de antaño.
Ya nada queda, solo algunos viejos pobladores y muchas taperas cargadas de recuerdos e historias de aquellos inmigrantes que llegaron a nuestras tierras, en busca de una vida mejor y escapando de las cruentas guerras europeas.

martes, 14 de julio de 2009

JOSE NICOLAS RICIUTTI


JOSÉ NICOLÁS RICCIUTTI, un maestro, un amigo.

Oriundo de la Ciudad de Olavaria he hijo de padres italianos se radicó en la Ciudad de Ramallo a los 10 años, cuando en esa localidad comenzaba a formarse una banda de música; allí tuvo seis maestros pero, con el que mas conocimientos adquirió, fue con Humberto Cacciola quien le enseñó instrumentación, armonía y composición; Compuso mas de treinta obras entre la que podemos nombrar la milonga “La Cuarentona, los valses “La vi aparecer” y “Cruel destino” y los tangos “Poeta” y “Hotel Esmeralda”, aprendió a ejecutar clarinete, saxo alto y luego bandoneón.

En el año 1943 se radicó en nuestra Ciudad con su familia donde se encontró con Francisco Giovannelli, integrante de una orquesta llamada “La Cuarentona”, pasando el maestro Ricciutti a integrar la misma y, a la que dedicaron la milonga llamada “La Cuarentona”.
Giovanelli le comentó que sería lindo que San Pedro tuviera una banda de música ya que la anterior, dirigida por el maestro Antonio Vitale se había disuelto; por tal motivo visitaron al comisionado municipal Don Juan Facundo Quiroga quien acepta la propuesta con una condición; la misma debía de debutar el 25 de mayo, ya que en caso contrario el proyecto se daba por terminado.

En el mes de enero le entregaron los instrumentos y la nómina de músicos que estaban dispuestos a integrarla, comenzando con la prácticas que eran bastante intensas, varias horas por día, ocupando para tal fin un salón en el viejo mercado municipal, en el predio que actualmente está el centro cívico debutando, en la fecha prevista, con el himno nacional y dos marchas.
Su repertorio, la mayoría arreglos del maestro Ricciutti contaba con los mas variados ritmos, algunos de muy difícil ejecución, música popular, marchas militares, música de películas o composiciones de música clásica, pudiendo nombrar entre ellas los valses “Los patinadores y “Danubio azul”, el intermedio escénico “En un mercado Persa”, composiciones de Franz List, Johanes Brahms, Mozart etc. interpretándose en una oportunidad la “Retreta del desierto”.

Quien, que tenga algunos años, no recuerda las tradicionales las retretas en la plaza Belgrano, los domingos, al atardecer en invierno y los jueves por la noche en verano, actuando también en los actos patrios y otros acontecimientos, siendo los más tradicionales las fiestas de San Roque y las patronales, donde se marchaba acompañando a la procesión. También recuerdo que, en oportunidad de fallecer un compañero de banda muy joven, Horacio García, la banda acompañó al cortejo ejecutando una marcha fúnebre.
Este conjunto actuó hasta el año 1967 cuando el maestro Ricciutti se jubiló.
En ese entonces, la Municipalidad de nuestra Ciudad contaba con un presupuesto para el funcionamiento de la banda, lamentablemente ahora no ocurre así, ya que de contar con un apoyo económico importante, posiblemente tendríamos nuestra Banda de Música, tampoco contamos con un maestro dedicado exclusivamente a formar músicos para la banda como lo hacía el Maestro Ricciutti.

El maestro Ricciutti también se dedicaba a la enseñanza de instrumentos musicales, bandoneón, violín, guitarra etc. como así también instrumentos de viento, para nuevos integrantes de la banda.
La gran mayoría de los músicos que actuaban en los conjuntos orquestales de los años cincuenta hacia adelante fueron alumnos del maestro Ricciutti.
Este conjunto actuó hasta el año 1967 cuando el maestro Ricciutti se jubiló.
En el año 1972 fue convocado para formar la banda de los Bomberos Voluntarios la que, luego de un tiempo de actuación, también se disolvió.

Formó parte de muchos conjuntos musicales, ya sea como director o integrante, maestro de la mayoría de los músicos de aquellos años y, lo que es más importante..... un excelente ser humano.

domingo, 12 de julio de 2009

COLEGIALES



Fotografia actual del almacen de Colegiales.
Este paraje se encuentra ubicado en el camino que une La Buena Moza con El Descanso y el cruce de los caminos que van hacia Santa Lucia a la izquierda y a la Agricultura o gredas de Morilla a la derecha.
Para ello conversamos con el Señor Carlos Vellani quien nos dice que ha principios del siglo pasado sus abuelos, Victorio Vellani y Merita del Porto, italianos de Mantova, con la corriente inmigratoria de aquellos años se instalaron en la llamada Colonia Sarmiento, una gran extensión de campo de mas de 1500 hectáreas, propiedad de la familia del mismo nombre; en un principio sobre la parte que da al arroyo Villa Sarita y luego cruzando el camino.
Allí nació su padre Antenore que contrajo enlace con Catalina Laurenza quienes tuvieron cuatro hijos.
Refiriéndose al paraje en si nos dice que ha sentido decir que el primer almacén de la zona era la de Antonio Poggio, abriéndose tiempo después la de Antonio Cuscuela que luego fue de Enrique Alvarez y mas tarde propiedad de la Cooperativa Agrícola de Km. 158, de triste recuerdo para sus asociados por el fin que tuvo, siendo dueños en la actualidad la sucesión de Santiago Acevedo; habiendo también existido otra, de propiedad de un Señor Robles.
Como la mayoría de los parajes tenía su club social, cancha de fútbol y de bochas que, conjuntamente con los almacenes, eran lugar de reunión los domingos, no solo de los lugareños, sino de la gran cantidad de trabajadores temporarios que, en esas épocas se contrataban para la cosecha, especialmente el maíz y la guinea, organizándose grandes fiestas incluyendo carreras cuadreras.
Entre otros comercio recuerda al Señor Andrés Torres que se dedicaba a la venta de ropa y peluquería, no faltando las herrerías, en este caso las de Mariano Castro y Tito Mosteiro, contando también con destacamento policial.
La escuela de la zona era la número 21 “España” de la que recuerda a las maestras Señoras Zulema Gónzales, Juanita Sánchez y Perrazo de Epelde.
Los campos que los chacareros arrendaban generalmente no eran muy extensos, entre 50 y 100 hectáreas, de los cuales algunos llegaron a ser propietarios.
Allá por los años 50/60 el campo comenzó a despoblarse, sus pobladores comenzaron a abandonarlo por distintas razones y las que fueron florecientes chacras terminaron en remates rurales y las viviendas convertidas en taperas y refugio de alimañas.
Entre los vecinos podemos recordar entre otros a la familias de: Tagliattori, Barbich, Fernandez, Tettamanti, Carame, Gispert, Morreres, Gabilondo, Debaere, Salinero, Olivera, García etc.
En Colegiales quedan muy pocos descendiente de aquellos vecinos de las buenas épocas y, como recuerdo en el cruce de caminos, se mantiene en pié lo que fue el “Almacén de Cuscuela”.

miércoles, 8 de julio de 2009

COLONIA VELAZ

CLUB SOCIAL DE COLONIA VELAZ

En los comienzos del siglo 20 “Colonia Velaz” era solo una gran estancia “La Española”, propiedad del Señor Eloy Velaz que estaba ubicada en el S.O.. del partido de San Pedro con una superficie de alrededor de 2000 hectáreas, teniendo sus limites entre el partido de Ramallo y el arroyo del Tala y entre el partido de Bartolomé Mitre (Arrecifes) y la estancia de Eduardo Gonzales Bonorino, “La Teresa”.
Diseminados por toda la propiedad había decenas de puestos habitados casi todos por inmigrantes recién llegados y con ansias de progreso que no le temían al trabajo y se ocupaban de la siembra y cosecha de cereales y al cuidado de la hacienda, todos tenían su huerta y criaban animales para consumo.
Su dueño, el Señor Velaz, creó allí mismo, en su estancia, un pequeño pueblo donde sus empleados encontraron lo necesario para subsistir y que no podían producir en sus chacras y un colegio al que concurrían sus hijos que generalmente eran numerosos.
En esa época, solo existían las vías de ferrocarril Manuel Belgrano, (no había estación); tiempo después, por el año1933 se subdividió el campo en parcelas de 30 y 40 hectáreas las que algunas fueron compradas por los que en ese entonces las trabajaban.
De ahí en mas comenzó el progreso para la colonia, se levantó la estación del ferrocarril donde se cargaban cereales, leche, etc. también llegaron el almacén de ramos generales, carnicería, panadería, herrería, peluquería, una fábrica de quesos, destacamento policial y el correo.
Era en 1950 cuando la Señorita María del Carmen Planas, compró unos terrenos anexos al almacén que ya existía, en ellos se levantó un salón social al que se llamó “Riama Mencor”, en el que se hacían bailes, fiestas, obras de teatro y se proyectaban películas.
Por su escenario pasaron reconocidas figuras del radioteatro, entre ellos Juan Carlos Altavista (Minguito), Juan Carlos Chiappe, Humberto Lopardo (Pichirica) etc. también se represento la obra teatral “Las del barranco” protagonizada por jóvenes de la colonia.
Se formó un club de fútbol, “Defensores de Colonia Vélaz” integrado por jóvenes colonienses y que lograron muy buenas campañas integrando la Liga Deportiva Sampedrina logrando el campeonato de primera división en el año 1956.
Por ese entonces estaba al frente de todos los emprendimientos la Señora Ernestina Sosa de Pedrazza, la que le otorgó a la localidad un rol social muy importante, se formó la biblioteca “Rafael Obligado” con una muy buena cantidad de libros y material de estudio; Gran parte de ello fue donado por el Señor Angel Montanari, gran colaborador de todo evento cultural.
La Señora Nilda Lentichia, nativa del lugar, quien me facilitó datos para escribir el presente artículo me comentaba:
“Eran años difíciles, de arduo trabajo, había que pagar la cuotas de los créditos que el banco había dado para la compra de los campos, pero el hecho de llegar a ser dueños de la tierra que trabajaban les daba fuerza y ánimos para afrontar todas las adversidades que se presentaban y que fueron muchas ya que, a las consabidas sequías o excesos de lluvias, en aquellas épocas estaba el flagelo de la langosta que causaba estragos en los sembrados.
Mi padre, Don Albino Lenticchia y mi madre Doña María Anita Canedo recordaban con emoción esos años de lucha, esfuerzos y solidaridad pero llenos de amor que los ha unido en las buenas épocas y en las malas ya que, juntos y a la par trabajaron hasta lograr su cometido en su “chacrita”, como ellos decían.
Pero poco a poco Colonia Vélaz fue muriendo, los hijos de algunos chacareros buscaron su futuro en otros lugares, no olvidemos que los campos eran de pocas hectáreas y no rendían ganancias suficientes, ya que las familias eran bastante numerosas.
El tren dejó de parar en la estación, el almacén cerró, tras el fueron cerrando los otros negocios, nos quedamos sin correo ni policía, y la gente mayor se retiró a algún pueblo vecino en busca de mas comodidad.
El campo sigue dando sus frutos, pero el pueblito ya no existe, solo la estación casi derrumbada y lo que era el almacén y el teatro están en pié, pero vacíos y solos, mudos testigos de los que fueron años de esplendor. La escuela, con su nuevo edificio de hace varios años aún resiste y es la única muestra que nos queda para saber que allí es “Colonia Vélaz” .

lunes, 6 de julio de 2009

domingo, 5 de julio de 2009

EL AERO CLUB SAN PEDRO



Es propio de todos los pueblos conservar la tradición para exhibir con orgullo los hechos que han jalonado el nacimiento y desarrollo de sus instituciones. Cuando se olvidan o se tergiversan las sucesivas etapas de su desarrollo, suele advertirse una desleal injusticia o el menosprecio de todo un esfuerzo y sacrificio llevado a cabo por los inspiradores de la iniciativa.

Tengo plena conciencia que los sucesos a los que haré referencia, en parte, han sido olvidados por los vecinos del lugar, dejando de esta manera en el injusto desconocimiento un episodio relevante para la crónica lugareña. El tema a desarrollar es altamente polémico y tal vez urticante para algunos de los que participaron de él o de los descendientes de quienes se consideran pioneros de la aviación civil en San Pedro.
Antes de referirnos al inicio de la actividad de la aviación civil en San Pedro, debo hacer una referencia a la ordenanza Nº 228 dictada el 22 de diciembre de 1921 durante la presidencia de Emilio Homps en el H.C.D., sobre la cesión al Ministerio de Guerra de la Nación de terrenos destinados a establecer una pista de aviación.
Creo que esa ha sido la pista de emergencia utilizada en oportunidad de la venida de un representante del Presidente de la Nación para asistir a un acto realizado en el Club Náutico, con motivo de festejar las Bodas de Plata de la institución; aspecto que abordamos en el tema correspondiente.
Por dicha ordenanza se autorizaba al D. E. “para permutar con la señora Eleodora B . de Castro la quinta Nº 114 propiedad de la Municipalidad, por la Nº 108 perteneciente a la nombrada señora”. Concluida la operación se autorizaba también a cedérsela al Ministerio mencionado a los fines pertinentes.
Transcurrieron los años, nunca más se habló de dicha iniciativa referente a la eventual ubicación de una pista para el servicio aeronáutico.

A pesar de ello el 23 de febrero de 1941 se llevó a cabo un festival aeronáutico “organizado por la filial local de la Junta Argentina de Aviación Pro formación de 5000 pilotos”, festival cuyo éxito superó los cálculos más optimistas al contar con la presencia de la destacada aviadora argentina Srta. Carola Lorenzini, que con una cena de camaradería en el Comercio Hotel el día sábado 22, continuando con un baile en el Salón de la Municipalidad.
La noche del 23 luego del festival, se llevó a cabo una cena criolla en la sede del Club de Pelota, en cuyas circunstancias hizo uso de la palabra la señora Aurelia Rapallino de Solari, que entre otros conceptos honrosos hacia la aviadora, agradeció a ésta “haber venido a esta ciudad donde se meció la cuna de Fray Cayetano José Rodríguez, glorioso signatario del Acta de la Independencia e inspirador, como maestro de la antorcha de la Junta de Mayo: Mariano Moreno”, para agradecer en otra parte de su alocución el “desinterés que nos permite aportar la generosa contribución de San Pedro, para la formación de los 5.000 pilotos que el tañido de la iniciativa del Ingeniero Julio A. Noble, movilizara la conciencia nacional desde la Quiaca hasta el Cabo de Hornos y desde el Plata y el Atlántico hasta el ciclópeo espinazo de los Andes”.
Al agradecer la posibilidad de haber contemplado el espectáculo de sus maravillosas proezas, dejó sellada la invitación para una próxima visita que se cumplió, pero que el destino le depararía un triste final según veremos más adelante.

Fue durante la gobernación del señor Carlos Vicente Aloé, que representantes del gobierno municipal, encabezado en ese entonces por el Intendente Municipal señor Pedro Luis Cabrera, el Secretario de Gobierno Martín Lufrano, el Presidente del Honorable Concejo Deliberante señor Adolfo Benincasa, acompañados por los señores Agustín Butti, José Kasta, Weyler Lucchesi, Ernesto Rosito, Rufino Victores y el Diputado Rolando Yanzón, a fines de la década de 1940 realizaron la gestión para obtener el traslado del dominio de la chacra propiedad del señor Franzoia, para que la misma fuera destinada como reserva para un futuro aeródromo provincial.
Es partir de ese antecedente que aparece la figura de Gabriel Antonio Young, quien después de varias gestiones privadas y esmeradamente realizadas, por lo que bien puede ser calificado como el pionero de la aviación sampedrina, por ser él, quien allá por el año 1951, se manifestó interesado en crear en la localidad un Aero Club.
Con ese motivo se permitió visitar a todas las personas interesadas en el tema que nos ocupa, invitándolas a que lo acompañaran en una empresa que pensaba emprender. Fueron invitados así a la reunión inicial llevada a cabo el 8 de septiembre de 1952 los señores Rómulo Porta, Eligio Biscia , Rufino Victores, Pirulo Solari, Leopoldo Dlapa, Ovidio Zunino, Juan Albarracín, Mario Tognochi, Mateo Rolfo y también un amigo personal de don Antonio Young, el paracaidista Ciro Rietti.
Dicha reunión tuvo lugar en el Hotel Comercio, hoy desaparecido, que estaba precisamente frente al comercio de don Antonio –que era como comúnmente la gente lo llamaba–, ubicado en la esquina norte formada por las calle Pellegrini y Ruiz Moreno.

En dicha reunión llevada a cabo el 8 de septiembre de 1952, se eligió una comisión provisoria, encabezada por don Gabriel Antonio Young como presidente, del que posteriormente se denominaría Aero Club San Pedro.
De inmediato el presidente procedió a convocar a una nueva Asamblea, para el día 23 del mismo mes. En dicha reunión se sugiere la conveniencia de elevar una nota de agradecimiento a los aviadores Sra. Fedelina Castro, a Oyarzún Castro, a Enrique F. Gallegos, al señor Ciro Rietti y a Alberto Guajardo, por la donación efectuada a la entidad que acababa de formarse.
Como en la reunión extraordinaria realizada el 8 de dicho mes se designaron cargos provisorios, el señor Horacio Hernández en uso de la palabra sugirió la conveniencia de elegir por votación los miembros para la formación de la Comisión Directiva, no ya en carácter de provisoria sino como autoridades definitivas de la nueva institución.
Realizada la votación resultaron electos las siguientes personas: Presidente Antonio Young; Vicepresidente Mateo Rolfo; Secretario Rómulo Porta; Prosecretario Eduardo Solari; Tesorero Horacio A. Hernández; Protesorero César Tognochi; Vocales Titulares Nelson Butti, Eligio Biscia y Leopoldo Dlapa; Vocales Suplentes Lorenzo Bennazar, Aníbal Sánchez y Ovidio Zunnino; Revisores de Cuentas Lázaro Weslein, Harry Grumber y Antonio P. Agusil.
Quedaba así definitivamente constituido el primer grupo humano que llevaría adelante la creación del aero club de nuestro partido; se echaba así el germen de la aviación civil en San Pedro, bajo el nombre de Aero Club San Pedro.
Inmediatamente se inició una conscripción de socios que, de acuerdo al registro, es encabezada por don Antonio Young con el N° 1 cerrando la lista con el N°171 José María Martocia (fotocopia del original en mi poder).

A partir de ese momento se iniciaron las gestiones para la obtención de la personería jurídica y obtener así la posesión del campo de aviación propiedad de la provincia, que mencionáramos oportunamente, e impulsar la pavimentación del acceso a dicho campo.
De inmediato la comisión se dio a la tarea de elaborar y aprobar el estatuto social con el que inició el expediente número 321.836 en el año 1954, ante la Dirección de Personas Jurídicas, solicitando su aprobación y el reconocimiento en carácter de persona jurídica , que el 27 de enero de 1955 el Gobernador de la Provincia Carlos Aloé, aprueba a través del Decreto N° 791 refrendado por su Ministro J. M. Seminario.
El mismo establece: “Artículo 1°.- Apruébase el estatuto social presentado por la entidad denominada «AERO CLUB SAN PEDRO», con domicilio legal en la localidad de San Pedro, partido del mismo nombre, cuyo texto obra inserto a fojas 33 /45 vuelta, más conformaciones de fojas 68/69 del expediente 321.836 /1954; reconociéndosela en el carácter de persona jurídica.
Artículo 2°.- De forma”.

Es en esas circunstancias en que se producen varias renuncias atribuidas a desencuentros surgidos en el seno de la institución, por la presión política ejercida por algunos de sus integrantes que agitaron demasiado las pasiones partidarias, en un momento en que se tensaban las relaciones entre las dos tendencias más importantes del país, que habrían de culminar con el golpe revolucionario de 1955.
A pesar de dicha circunstancia se produce la incorporación de nuevos socios cuya lista figura en el acta N° 69 de fecha 23 de mayo de 1955, cuya fotocopia obra en mi poder.
Los socios renunciantes que se alejaron de la institución en marcha, resolvieron fundar un nuevo Aero Club al que denominaron “Los Patos” en razón de la situación económica del mismo, según aseveraciones de algunos participantes; según otros, porque vieron pasar una bandada de esos palmípedos y se les ocurrió relacionar dicho nombre con la situación mencionada. Sea atribuible a cualquiera de las dos situaciones, lo cierto es que el grupo desmembrado funda un nuevo club que finalmente y por las razones que se expondrán terminó absorbiendo a la primera institución.
A todo esto y dada las ágiles gestiones realizadas por el titular del Aero Club San Pedro, con fecha 17 de mayo de 1955 el Gobernador de la Provincia resolvió acordarle “el permiso precario de ocupación –dice el decreto N° 5404 en su art. 1°– con carácter gratuito, del Aeródromo Provincial de San Pedro, a la entidad denominada «AERO CLUB SAN PEDRO», con domicilio legal en la localidad de San Pedro, partido del mismo nombre, para ser destinado exclusivamente a fines aeronáuticos”.
Quedaba de este modo definitivamente constituido el Aero Club San Pedro, cuya formalización de posesión del campo se realiza el 29 de mayo de 1955, firmando el acta el flamante Intendente de San Pedro don Lázaro Rocca, su secretario Raúl Rocca, también el Presidente de la Dirección de Pavimentación Carlos M. Buscetto, en razón de que ya se habían iniciado los expedientes solicitando la pavimentación del camino y por último el representante de la Dirección de Aeronáutica José Pablo Mateos.
Respecto a este acontecimiento Ciro Ariel Rietti, junto con la señora de Oyarzún grandes colaboradores de la iniciativa impulsada por don Antonio Young, expresó a un periodista de “Sucesos en 30 días” en 1977 lo siguiente, en referencia al Primer Festival de vuelo realizado para celebrar la obtención del campo de aviación de las autoridades provinciales.

“Nos tocó un día esplendoroso –decía Ciro Rietti– y recuerdo que tuvimos mucha gente presenciando el espectáculo y que gracias a ello, nos dimos el gusto de ver cómo prendía la semillita que Antonio Young y sus amigos habían plantado con el nombre de Aero Club San Pedro”. Para agregar luego: “No quisiera dejar pasar esta oportunidad sin expresar un recuerdo emocionado para el gran amigo que se fue y que tanto hizo por la Aeronáutica Civil”, en una generosa referencia al fundador del Aero Club San Pedro fallecido en junio de 1972.
Volviendo al proceso histórico que nos ocupa, me permito expresar que, como en muchas de las cosas que se han dado en nuestro país por razones políticas, en este caso también ocurrió algo similar: se le quitó la autorización a una entidad ya consolidada, para otorgársela a un grupo desmembrado de la ya reconocida para ser otorgada a la que simpatiza con el accionar político del momento.
Es así como producida la Revolución Libertadora de 1955, en octubre de ese año se dicta un Decreto, el N° 143, que por las razones expuestas decide la liquidación del Aero Club San Pedro y el traspaso de todas las existencias al “Aero Club Los Patos”.
El acta correspondiente fue firmada por Rufino Victores y Rómulo Porta, en representación del nuevo aero club, y por Camilo Betti y Rodolfo González en nombre del “Aero Club San Pedro”, hallándose presente en dicho acto el Director de Aeronáutica Roque J. M. Solari y el Director de Pavimentación Carlos M. Cabral.
Tiempo más tarde el Gobernador Bonecarrere por Decreto N° 751 del 1 de enero de 1957, cancela la personería jurídica del Aero Club San Pedro, que hasta ese momento había coexistido legalmente con quien sería su sucesor.

No terminarían aquí sin embargo los problemas surgidos de la liquidación del aero club inicial, pues habiendo el Aero Club San Pedro sembrado el campo de aviación con lino y no habiendo los sucesores curado el mismo por ser elevado el gasto ($ 3.000) y no contar con el fondo necesario, se elevó un reclamo a la Dirección de Personerías Jurídicas que mereció el siguiente pedido de informes acerca de cuales eran los fundamentos de la deuda de $ 14.789 que el Aero Club Los Patos mantenía con el Aero Club San Pedro según balance confeccionado en 30 de abril de 1957. Si era “por sembrados efectuados en época que tenía posesión el Aero Club San Pedro” y si la recolección de la cosecha estuvo a cargo del Aero Club Los Patos, por qué razón no entregó el producido al Aero Club San Pedro, para abonar los gastos producidos por la siembra.
Hasta aquí lo que nos dicen los documentos, es que ni el Aero Club San Pedro, ni Los Patos, compraron el campo donde actualmente funciona nuestro Aero Club. El mismo era propiedad de la Provincia de Buenos Aires, lo que se transfiere es el permiso de ocupación y uso de las existencias, primero al Aero Club San Pedro y luego por disolución oficial de éste, por razones políticas, se le cede todo lo que tenía el club inicial, al sector que se desvinculó del mismo, que toma la vanguardia y debe cambiar de nombre al establecerse por ley que los aero clubes deben llevar el nombre de la localidad en que actúan.
Para establecer una pauta de cómo se analizan históricamente los hechos, aclaro que en este trabajo he aplicado el mismo criterio que los historiadores aplican acerca del origen de otras instituciones, como por ejemplo del Banco de la Provincia de Buenos Aires.
El mismo consiste en tener en cuenta el desarrollo de las distintas etapas que pueden tener distinto nombre, pero que culminan con el que hoy reconocemos a la institución.

En este caso nace un aero club que cumple y obtiene todos los recaudos legales necesarios para su funcionamiento; del que se desprende un grupo que forma una nueva institución que consigue el desplazamiento de la institución madre y logra todos los objetivos que aquélla ya tenía como personería jurídica y posesión del campo, adoptando finalmente hasta el mismo nombre de la institución inicial, razón por la cual y alejado de toda pasión personal entendemos que una no es más que la continuación de la otra.
Esa es la razón por la cual muchos entienden que el Aero Club San Pedro ya cumplió su cincuentenario en el año 2002. Lo que nadie puede desconocer por cierto es que el pionero y fundador del Aero Club San Pedro fue el señor Gabriel Antonio Young.
Ese mismo año el Aero Club Los Patos organizó un festival como acto de adhesión a los festejos del cincuentenario de la ciudad de San Pedro. La numerosa concurrencia que participó del festival fue testigo del trágico accidente en que perdieron la vida Enrique Constantino González, dueño del cuatriplaza Noreorim, y los pasajeros Baldomero Artemio González, su hijo Alberto Hugo y el menor Ermanno Mori, italiano, que residía en nuestra ciudad.
El trágico y doloroso accidente produjo tal consternación como pocas veces se había visto en el vecindario y zona de influencia. Demás está que aclaremos que la comisión organizadora suspendió todos los actos programados en adhesión al duelo ocasionado por tan triste acontecimiento.

Fuente: Historia Documental de San Pedro Américo Piccgli


















viernes, 3 de julio de 2009

QUEMA EN LAS ISLAS








Como podemos ver, la quemazón de las islas no es un problema actual ya que, esta noticia apareció en le periódico “El Independiente” de fecha 17 de septiembre de 1893.

jueves, 2 de julio de 2009

NUESTRAS CALLES




RUDECINDO ALVARADO


Rudecindo Alvarado nació en Salta, 1 de marzo de 1792 y falleció en la misma provincia el 22 de junio de 1872.
Hijo de un comerciante español, Don Francisco de Alvarado y Doña Luisa Pastora Toledo y Pimentel de Alba, se educó en su ciudad natal. Estudió derecho en la Universidad de Córdoba, debió abandonar demasiado pronto por la muerte de su padre que lo puso al frente del hogar debiendo convertirse en comerciante en defensa de la integridad familiar.
Con ese motivo viajaba continuamente a Buenos Aires procurando afianzar el comercio heredado, razón por la que se encontró allí en la semana de mayo de 1810.
Participó, a las órdenes de Belgrano, en las batallas de Tucumán, Salta, Sipe Sipe. Formó parte del Ejército de los Andes que liberó Chile y Perú al mando de José de San Martín. Fue comandante del Regimiento de Granaderos a Caballo.
Fue Gobernador militar interino de la Provincia de Mendoza entre septiembre y octubre de 1829.
En 1831 Quiroga lo obligó a exiliarse mientras era gobernador de Salta. En 1848 regresó, a su provincia natal con permiso especial de Rosas. Después de Caseros reanudó su vida pública. En 1854 fue nombrado ministro de la Guerra en el gobierno de Justo José de Urquiza (1853-1860), conforme a la nueva Constitución de 1853.
Renunció para reasumir la gobernación de su provincia. Hasta sus últimos días.
CHIVILCOY
Cacique Chivilcoy
“Según la teoría de Pastor Obligado en su obra "Tradiciones Argentinas" este autor se refiere a las andanzas heroicas del cacique Chivilcoy, acampando a orillas del río Salado. El temible lancero ranquelino habría sido colaborador de Liniers durante las invasiones inglesas; sin impedir, esto, que con el correr de los años se transforme en el azote de la región. Finalmente, el cacique es muerto durante un ataque a la estancia "El Talar" (donde más tarde fuera fusilado Dorrego) por Hipólito Almeira. Esta teoría está más cerca de la leyenda que da la realidad, dado que la región ostentaba el nombre en cuestión antes de la fecha en que ubica Obligado al cacique. Ante esto el sacerdote Pablo Cabrera ubica al cacique en tiempos de Juan de Garay, es decir, en 1580. En un título de encomienda dictado por el fundador de Buenos Aires, se otorga a favor de Miguel Navarro todos los indios sujetos al cacique Pibisque. Sostiene este autor la existencia de errores en el nombre de este indígena y sugiere el reemplazo de la letra "P" por la "Ch" y de la letra "S" por la "L", resultando así, que el nombre del cacique sería Chivilque y que coincide con el paraje donde Navarro se asentaba. Pero quién dió nombre a quién? La zona al cacique o viceversa? Puede aceptarse que la zona indígena conocida como "Chivilcoi" pudo albergar tribus de Araucanos, Pampas o Ranqueles. Luego, algunos caciques o jefes llevaron como una característica el nombre de la región: "caciques de Chivilcoy"; y por sucesivas mudas, heredadas de padres a hijos, "Chivilcoy" a secas. Llegamos entonces a la conclusión que no existió uno, sino varios caciques "Chivilcoy". ¿Pero qué significa Chivilcoy? Según el historiador Estanislao Zeballos "Chi" es una partícula de adorno, usado generalmente como elemento eufónico. Antepuesto significa "el, la, los, las", en este caso sería "el". "Vill" significa "todo". Y "có" significa "agua". De donde se obtiene "el todo agua", refiriéndose a la cuenca del Salado. La "Y" fue impuesta por el vulgo y los geógrafos para suavizar la terminación "có".
Fuente: Web zonachivilcoy.com.ar
















CAÑONAZOS EN LA PLAZA CONSTITUCIÓN

CAÑONAZOS EN LA PLAZA CONSTITUCIÓN
Fuente: Historia Documental de San Pedro Piccagli Taurizano

♠ La esquina de nuestra ciudad, conformadas por las calles Pellegrini e Yrigoyen, conocidas en otras épocas con el nombre de Comercio y Defensa, constituyó el escenario central del ataque llevado a cabo el 5 de septiembre de 1.840. En dicho lugar las fuerzas federales santafesinas al mando del Mayor Santiago Dávila, trataron de recuperar el pueblo, caído en manos del ejército que al mando del General Lavalle, había invadido la provincia de Buenos Aires y ocupado nuestro pueblo.
♠ Actuaba al frente de las fuerzas de ocupación unitaria, Juan Dámaso Camelino y Patrick Island, personaje éste que figuró en las listas de revistas del famoso Regimiento El de Highlanders, que en 1.806 acompañó a Beresford en la primera invasión inglesa.
♠ En el documento de la época figura Patrick Island, que al quedarse en nuestro país después del acontecimiento mencionado acriolló su nombre y apellido, llamándose Patricio Isla.
♠ Volviendo al hecho de referencia, los ocupantes unitarios habían colocado en la esquina mencionada, un cañoncito que no apuntaba hacia el río como cuando se defiende el territorio de una invasión, sino que miraba hacia su interior respondiendo a las intenciones de los franceses que apoyaban la insurrección de Lavalle en su intento por derrocar al gobierno de Rosas.
♠ En los azoteas de las casas vecinas a dicha esquina, todas pertenecientes a conocidos unitarios, se habían dispuestos grupos de fusileros que con armas, también facilitadas por las naves francesas, que se hallaban ancladas frente a la laguna, intentaban frenar a los atacantes federales que pretendían recuperar el pueblo.
♠ La lectura de las partes firmadas por Camelino, transmiten la sensación de haberse librado un duro combate entre ambos bandos. Nuestra tarea investigativa nos hace suponer que la lucha librada en la ocasión, es la que inspiró a los lugareños para imponer el nombre de Defensa a la calle que durante muchos años se conoció como tal, hasta que se le cambiara el mismo por Yrigoyen.
♠ Para que nuestro lectores se ilustren algo más cerca de este importante hecho de armas, haremos referencia al escenario de los acontecimientos conformado principalmente por tres o cuatro viviendas pertenecientes todas ellas a destacadas familias sampedrinas.
♠ La ubicada en la esquina noreste pertenecía a don Manuel Mullet, que era el encargado de la venta de sellos para el partido, hasta que repuestas las autoridades federales huyó del pueblo. Dicha propiedad, algo subdividida, pasó años más tarde a manos de otra conocida familia sampedrina, los Ballerini, quedando luego abandonada por muchos años.
♠ El solar que formaba el cuadrante sudoeste, donde hoy se halla la sucursal del Banco de la Nación Argentina, pertenecía a don Manuel Ruiz Moreno, otro concepto unitario, descendiente de una patricia familia sampedrina. La propiedad, después de pasar por otras manos, perteneció a María Francisca del Carmen Arroqui de Sans, que según documentación de la Municipalidad, fue quien vendió el inmueble a la Institución bancaria mencionada que inauguró su primer edificio en el año 1.902.
♠ Por último, el solar ubicado en el sector noreste, pertenecía a otro destacado unitario local, don Manuel Taybe, que al igual que los anteriores facilitó la instalación de los baluartes defensivos del sector unitario.