FOTOS HISTORICAS

FOTOS HISTORICAS
ARROYO BURGOS ENTRE BELADRICH E INGENIERO MONETA

lunes, 19 de agosto de 2019

EL CLUB DE PESCADORES


El Club de Pescadores de San Pedro fue fundado el 18 de agosto de 1957, justamente el año en que nuestra ciudad festejaba su cincuentenario. Fueron sus promotores y constituyentes de la primera comisión directiva de la nueva institución los señores: José Nieto, Martín Pedro Faveto, Francisco Gavilán, H. Avella, Juan Tuffili, Vidal Díaz. Jorge O. Raillón, Miguel Martín, Fausto Penino, Vicente Pierangetli Aniceto Fernández, Juan C. Quinteros, Santos Lamas, Narciso; Vachino, Francisco Mautan, Casimiro Caffieri, Oscar Giles, Carmelo Capece, Emiliano Díez, Pascual Palazzo, Juan Otero y Ambrosio Botta.

Al igual que la institución señera de la costa, la nueva institución realizo una intensa actividad social y deportiva que le dio una notable popularidad como institución abierta a la comunidad. La construcción de una pileta de natación facilitó la práctica de ese deporte, incorporación de parrillas permitieron en poco tiempo la integración de una masa de asociados que poco a poco fueron agregando con su concurrencia otras actividades como basquet, volley, fútbol, etc.


La construcción de un enorme gimnasio y la incorporación de un comedor para socios con libre acceso al público en general, le dio un espacio trascendente en su corta existencia, sobre todo por la concurrencia de los turistas que visitaban la ciudad.
Fuente: Historia documental de San Pedro de Américo Piccagli


viernes, 9 de agosto de 2019

BOMBEROS VOLUNTARIOS DE SAN PEDRO

UN POCO DE HISTORIA
 San Pedro fue creciendo con un aumento importante en su población, comercio y sobre todo con la incorporación de importantes industrias artesanales, por lo que se hacía necesario la presencia de un Cuerpo de Bomberos Voluntarios para atender los eventuales siniestros tanto en la zona urbana como en la rural. El antecedente más importante que he registrado es el incendio en la farmacia del señor Lisandro Ricci, ubicada en 25 de Mayo y Pueyredón, destacándose la acción de la Policía y personal de la Prefectura, cuyo cabo Federico Quintana realizó verdaderos actos de heroísmo, pero nada pudieron hacer para evitar el total desastre y que el fuego se cobrara una víctima, el hijo de Ricci, y su padre sufriera graves quemaduras en su intento por salvar a su hijo. Este primer siniestro dejó gravada en la mente de los lugareños la necesidad de una institución que cubriera tan importante necesidad.
Sin embargo debieron pasar muchos años desde aquel luctuoso día de 1902, para que un grupo de sampedrinos sintiera la necesidad de organizar una institución que tuviera como finalidad conformar un grupo de voluntarios que se ocuparan de concurrir a sofocar los eventuales incendios que podían ocurrir en la ciudad. Fue así como en octubre de 1928 se conformó una Comisión Directiva de una futura sociedad de Bomberos Voluntarios de San Pedro integrada por Luis Oliveri, Adolfo Caroni, A. Butti (h), F. Fuertes, Antonio Ruiz, Carlos Ricci –familiar del dueño de la farmacia mencionada–, A. Falcioni, C. Bernasconi, J. González, C. Stein, S. Geredús, J. Nahón, R. Iturburu, G. Gutiérrez, M. Bozzano y J. Llorens; como revisores de cuentas fueron designados R. Azcárate, E. Maggio y A. Ruggia.

La Comisión inició de inmediato los trabajos tendientes a lograr materiales y demás elementos que formarían parte del cuerpo destinado a combatir los siniestros. Lamentablemente las inquietudes de los primeros impulsores de la institución no contaron con todo el apoyo necesario del vecindario, principalmente del comercio de cuyos intereses serían salvaguarda los bomberos, como para que esta iniciativa no fracasara. Fue recién en el año 1959, en que por iniciativa del Rotary Club San Pedro se motivó a la población para hacer frente a la necesidad de cubrir los eventuales siniestros con la creación de un cuerpo de bomberos voluntarios. Fue don Víctor Enrique Solmi el motor de esta iniciativa que contó con el apoyo inmediato del Centro de Comercio e Industria y del Intendente Municipal don Rolando González, que convocó a las instituciones y vecinos a una asamblea popular Pro Creación de un Cuerpo de Bomberos Voluntarios de San Pedro, en la sede de la institución comercial el día 9 de agosto de 1959, a la que asistieron Francisco Colicigno por el Centro de Comercio e Industria de San Pedro, Victor Solmi (h) por el Rotary Club San Pedro, Dino Enzo Dugini, Comisario de Policía Mansueto Locatelli, Sub Prefecto Marítimo Bernardo Hidalgo, por el Club Sportivo América, Carmelo Corvino por la Cámara de Comerciantes Minoristas, Representante de Agua y Energía Eléctrica, Claudio M. A. Rodríguez, Cándido Amatriain, Aníbal Bertol, Clemente Ansaloni, Luis S. Alonso, Santiago Juan Thove, Ermelindo Laserna, Juan Pepe, Juan Benito Cajide, Weyler Luchessi, Oscar Delbene y Egidio Bernasconi, quienes dejaron constituida una Comisión Provisoria encargada de redactar un proyecto de estatutos, solicitar la Personería Jurídica de la entidad y convocar oportunamente a una asamblea para la elección de una Comisión Directiva.

En dicha asamblea, en la que abrió el acto el señor Intendente Municipal don Rolando González, “los representantes de las entidades de la ciudad y vecinos –según reza el acta de la asamblea fundacional– pusieron a disposición de la Asamblea todo el material que habían obtenido para asesoramiento de la labor a desarrollar y también lo actuado ante el Cuerpo Central de Bomberos de la Provincia de Buenos Aires, contando además con la más amplia y decidida colaboración de los Bomberos Voluntarios de la ciudad vecina de Baradero”. Como resultado final se resolvió designar una comisión directiva que quedó conformada de la siguiente manera: Presidente Honorario el Intendente Municipal Rolando González, Presidente Víctor Enrique Solmi, Vicepresidente Cándido Amatriain, Secretario Rubén Liljesthrom, Prosecretario Claudio M. Rodríguez, Tesorero Juan Ansaloni, Protesorero Luis Alonso, Vocales titulares: Ramón Rosa (h), Benito Otero, Aníbal Bertol y Carmelo Corvino; Vocales Suplentes: Armando Pocholú, Bernardo Hidalgo, Daniel París y Juan Pepe; Revisores de cuentas: Ramón Mases y Pascual Santachita. La primera tarea de la comisión fue abocarse a la integración del Cuerpo Activo que quedó conformado del siguiente modo: Coordinador Virgilio L. Grimoldi, Sub-coordinador Gilberto Munóz, Pitoneros: Ramón Iglesias y Pedro Fontela; Bomberos: Raúl A. Rocca, Oscar Jaime pusieron a disposición de la Asamblea todo el material que habían obtenido para asesoramiento de la labor a desarrollar y también lo actuado ante el Cuerpo Central de Bomberos de la Provincia de Buenos Aires, contando además con la más amplia y decidida colaboración de los Bomberos Voluntarios de la ciudad vecina de Baradero”. Como resultado final se resolvió designar una comisión directiva que quedó conformada de la siguiente manera: Presidente Honorario el Intendente Municipal Rolando González, Presidente Víctor Enrique Solmi, Vicepresidente Cándido Amatriain, Secretario Rubén Liljesthrom, Prosecretario Claudio M. Rodríguez, Tesorero Juan Ansaloni, Protesorero Luis Alonso, Vocales titulares: Ramón Rosa (h), Benito Otero, Aníbal Bertol y Carmelo Corvino; Vocales Suplentes: Armando Pocholú, Bernardo Hidalgo, Daniel París y Juan Pepe; Revisores de cuentas: Ramón Mases y Pascual Santachita. La primera tarea de la comisión fue avocarse a la integración del Cuerpo Activo que quedó conformado del siguiente modo: Coordinador Virgilio L. Grimoldi, Sub-coordinador Gilberto Muñoz, Pitoneros: Ramón Iglesias y Pedro Fontela; Bomberos: Raúl A. Rocca, Oscar Jaime, Constantino Gulías, Rubén Millán y Enea J. Mozzi ; Choferes: Abelardo Vallejos y Alberto C. Olivero; Mecánico: Alberto J. Torrillo; Electricista: Rodolfo J. Martínez; Enfermero: Juan Bautista Cucit. De inmediato la C. D. resolvió adoptar “la insignia del Cuerpo que estaría representada por un doble círculo concéntrico en cuyo anillo irá la inscripción «Bomberos Voluntarios de San Pedro».

martes, 6 de agosto de 2019

UN HENRY FORD EN SAN PEDRO


HISTORIAS VIVAS
CEMENTERIO DE SAN PEDRO

En el sector más antiguo del cementerio de San Pedro existen tumbas que, en algunos casos, guardan ricas historias que la ciudad desconoce. Una de ellas es la bóveda que guarda los restos de tres inmigrantes del siglo pasado a los que la cara caprichosa de una historia ocurrida a miles de kilómetros de aquí ha hecho conocidos.
Se trata de ENRIQUE FORD, natural de Plymouth, Inglaterra, quien falleció en San Pedro el 4 de setiembre de 1869 a los 54 años de edad. también está el ataúd que contiene los restos de HENRY FORD, quien abandonó este mundo el 5 de agosto de 1880 a los 38 años. El tercer ataúd es pequeño, perteneciendo posiblemente a un menor del que no han quedado rastros. Un siglo durmiendo el sueño eterno pasaron los FORD hasta que, en una clara mañana de 1992, un lujoso automóvil de color oscuro se detuvo en la entrada del Cementerio.

De él descendieron una mujer y dos hombres muy bien vestidos. En la entrada fueron recibidos por un empleado, JUAN RAMON MARTINEZ. En un dificultoso castellano, uno de los hombres se presentó como empleado de la embajada estadounidense en la Argentina quien venía a acompañar como traductor a la dama quien se identificó como integrante de la familia FORD, uno de cuyos miembros, HENRY, la hizo mundialmente conocida, fundando una de las automotrices más famosas. Intérprete mediante, la dama manifestó conocer perfectamente los nombres de quienes se encontraban en la bóveda. El empleado FABIO FRANCHINI fue quien descendió al interior de la bóveda y corroboró lo que la mujer decía. También informó que había venido a la Argentina para iniciar los trámites necesarios con el objeto de trasladar los tres féretros a los EEUU para colocarlos donde descansan los restos de los demás integrantes de la familia. Hasta el día de hoy no han vuelto y los restos de HENRY, HENERY y un pequeño desconocido, continúan en el sector antiguo del Cementerio de San Pedro mientras cientos de sampedrinos pasan delante de ellos ignorando una de las historias más curiosas del lugar.

Fuente: Revista de Multicanal

Inscripción de la lápida:

Ford. Enrique. Aquí descansan los restos de D. Enrique Ford. Natural de Plymouth Inglaterra que falleció el día 4 de septiembre de 1869 a la edad de 54 años. Sus hijos le dedican este recuerdo.
Había una placa (1) dedicada a Henry Ford que decía:
 Sacred to the memory of Henry Ford Who departed this life the August 5th 1880 Aged 38 year This is dedicated to his memory by his affectionate wife M.F.      RIP
Traducción:
Al sagrado recuerdo de la memoria de Henry Ford quien partió de esta vida el 5 de agosto de 1880 a la edad de 38 años. Dedicado a su memoria por su afectuosa esposa M.F.     RIP
(1) Esta placa desapareció durante una refacción realizada en esta bóveda por la Municipalidad.
Colaboración Julia Mc Inerny


lunes, 5 de agosto de 2019

IRLANDESES EN SAN PEDRO


                 Huellas irlandesas en la pampa sampedrina     Julia McInerny

           Antes de 1850 se inició en Irlanda un penoso éxodo que continuó por varios años: miles de irlandeses emigraron con sus familias por motivos económicos y políticos, gran parte de ellos, a la Argentina. Muchos se radicaron en el sur de Santa Fe y en el norte de la provincia de Buenos Aires. San Pedro fue uno de los distritos donde se establecieron inmigrantes dedicados por entonces a la cría de ovinos; hacia 1870, había numerosas estancias y unos 1.000 irlandeses. Dr. Eduardo Coghlan.
           Algunos nombres se perdieron en el tiempo pero acá dejaron sus huellas, algunas imperceptibles y otras imborrables, que al resurgir en el recuerdo de vidas ejemplares y obras silenciosas, permiten entrever un arduo y largo camino.
           En 1863, John Keogh (Kehoe), jefe de una extensa familia radicada en este distrito, fue el primer suscriptor para el monumento a Daniel O’Connell a erigirse en Dublin, Irlanda, y colaborador en obras de bien.The Irish in Argentina: Thomas Murray.
           Padre  Juan Bautista O’Leahy. Atendió antiguamente a sus compatriotas en una amplia zona que superaba a San Pedro, con asiento en Carmen de Areco;  planeó fundar una biblioteca e inició el proyecto de construcción de una capilla, tan hondamente deseada por sus feligreses. Dr. Eduardo Coghlan.
           Padre Edmund Flannery. Reemplazó al anterior a fines de 1869 y llevó adelante el proyecto de construcción de la capilla de San Patricio, inaugurada en 1876  y absurdamente demolida a menos de cien años después. Este sacerdote nació en Irlanda en 1840 y murió a los 83 años de edad en Buenos Aires el 10 de agosto de 1923, después de ejercer su fructífero y generoso ministerio durante 53 años. E. Coghlan.
           John Harrington, Nació en Cork, Irlanda, en 1821, y vino a la Argentina hacia el año 1840 con sus padres, Timothy y Margaret Harrington. En 1851 contrajo matrimonio con Lucía Culligan, argentina, hija de Patrick Culligan y Catalina Delamer, ambos irlandeses. Murió en marzo de 1909. Antes de 1869 ya era dueño de la estancia El Descanso, donde existía el almacén San Patricio, cuya vieja casa aún está en pie. Donó el terreno donde se levantó la capilla, en la más extensa de sus estancias, y encabezó la lista de  donaciones para  levantar el edificio con $10.000, seguida por la generosa contribución de los irlandeses del distrito y de otros partidos vecinos. Fueron más de 130 los firmantes del acta de fundación de la Asociación Irlandesa constituida para tal fin el 4 de enero de 1875 en la estancia de John Harrington. The Irish in Argentina: Thomas Murray - Historia de Santa Lucía: Licenciado Américo Piccagli.
           La capilla y la casa para el capellán se terminaron y se inauguraron en 1876. Una nota periodística se refirió al suceso en estos términos: “La capilla y la casa para el sacerdote construidas por los feligreses del Padre Flannery, sobrepasan cualquier otra cosa semejante que yo haya visto en el país. Las nuevas edificaciones se levantan sobre un terreno alto; la iglesia es una hermosa construcción con una torre que se ve desde mucha distancia. La casa para el capellán es un sólido edificio de ladrillos de cinco piezas. El celoso pastor merece el más  fervoroso aplauso por sus esfuerzos”. Poco después de la inauguración, el Padre Flannery dio a conocer el siguiente informe: “Todos los irlandeses de  la vecindad y muchos nativos  han suscrito con generosidad. Las cuentas dicen: Costo de la iglesia: $261.402; colectas: $195.846;   deuda: $65.556.  El edificio tiene 80 pies de largo,  26 de ancho y  30 de alto.  El Deán Dillon asistió a la consagración”.  The Southern Cross: 26 de marzo de 1982.
pertenecientes a la colectividad, que dieron lugar a cálidas reuniones. Colectividad irlandesa.
  

lunes, 24 de junio de 2019

CARLOS GARDEL EN SAN PEDRO




A 84 años de la muerte del Zorzal Criollo una reseña de su paso por nuestra Ciudad

Son muchos los que saben que Carlos Gardel se presentó en nuestra ciudad, pero muchos más son los que ignoran que estuvo aquí en dos oportunidades.
Interrogando a la gente de mayor edad acerca de cómo vivieron dicho acontecimiento o de que manera se enteraron de él, sus res­puestas nos confirman de cómo se deforma la historia cuando la in­formación llega vía oral.
Pude escuchar así, siendo aún muy joven, contar que algunos lo vieron sentado en la baranda del Bar Butti cantando para todos aquellos que no pudieron presenciar su actuación. Pero he aquí que la realidad nos dice que el Butti en ese entonces no tenía la balaus­trada que hoy lo enmarca, por la simple razón que aún no se había instalado allí, estaba en la esquina de enfrente en el edificio de la familia Azcárate, como bar San Martín, donde muchos de los que no pudieron verle en el cine teatro La Palma, apoyaron seguramente "la ñata contra el vidrio", como dijera Discepolín para intentar ver al cantor cuya fama ya trascendía al mundo.
Américo Sussini en cambio, que también recibió la información de su padre, afirma en cambio que lo hizo en la esquina de enfrente donde nosotros sabemos que estaba el teatro Iris. Son las alteracio­nes que se dan cuando la información nos llega por vía oral.
Hugo Bernasoni por su parte, que vivió más de cerca dicho acon­tecimiento, nos dice que su hermano debió solucionarle un problema mecánico al auto que no arrancaba después de su actuación. Son sin duda detalles sin mucha importancia, pero detalles al fin, que nos ha­blan de la presencia de Gardel en 1933 en nuestra ciudad y la espec­tacular actuación en el cine teatro La Palma, tan colmado de público que debió abrir las puertas para ser escuchado por todos aquellos que no pudieron entrar, pero que nada nos dicen de su primera visita.
Ésta habría ocurrido cuando corría el año 1913, en que Gardel, a pesar de haber cambiado ya la s por la l, aún no era conocido como tal. Según el historiador Horacio Julio Spinetto, Gardel ese año ha­bía logrado conformar ya un cuarteto con José Razzano (el Oriental), Francisco (Pancho) Martino y Saúl Salinas. Con él lograron finalmen­te debutar en los carnavales de Zarate, de donde tuvieron que huir descolgándose por la ventana del hotel en que se alojaban, circuns­tancia ésta que la recordara el mismo Gardel jocosamente en su se­gunda gira por nuestra ciudad.
En aquella ocasión desde Zarate viajaron a San Pedro, donde se desvinculó Salinas, por lo que el conjunto pasó a llamarse "Terceto Nacional".
En esa primera oportunidad no actuó en ningún salón reconocido, sino que lo hizo como era costumbre en ese entonces en alguna de las casas públicas marginales, "casas de mal vivir" como solían decir nuestras abuelas y que como siempre se hallaban cerca del puerto. No debe olvidarse que el tango se instaló y difundió inicialmente en los prostíbulos de los suburbios.
Estando aquí se enfermó Pancho Martino, por lo que el conjunto quedó reducido a Gardel- Razzano, conformando un dúo que continuó su gira por San Nicolás, General Viamonte y algunos pueblos más, hasta retornar totalmente desmoralizados a Buenos Aires.
Ésta habría ocurrido cuando corría el año 1913, en que Gardel, a pesar de haber cambiado ya la s por la l, aún no era conocido como tal. Según el historiador Horacio Julio Spinetto, Gardel ese año ha­bía logrado conformar ya un cuarteto con José Razzano (el Oriental), Francisco (Pancho) Martino y Saúl Salinas. Con él lograron finalmente debutar en los carnavales de Zarate, de donde tuvieron que huir descolgándose por la ventana del hotel en que se alojaban, circunstancia ésta que la recordara el mismo Gardel jocosamente en su se­gunda gira por nuestra ciudad .
En aquella ocasión desde Zarate viajaron a San Pedro, donde se desvinculó Salinas, por lo que el conjunto pasó a llamarse "Terceto Nacional".
En esa primera oportunidad no actuó en ningún salón reconocido sino que lo hizo como era costumbre en ese entonces en alguna de las casas públicas marginales, "casas de mal vivir" como solían decir nuestras abuelas y que como siempre se hallaban cerca del puerto. No debe olvidarse que el tango se instaló y difundió inicialmente en los prostíbulos de los suburbios.
Estando aquí se enfermó Pancho Martino, por lo que el conjunto quedó reducido a Gardel- Razzano, conformando un dúo que continuó su gira por San Nicolás, General Viamonte y algunos pueblos más, hasta retornar totalmente desmoralizados a Buenos Aires.
Luego de distintos intentos y con el acompañamiento de Rober­to Firpo en piano, Eduardo Arólas en bandoneón y David Roccatagliata en violín, el dúo realizó varias presentaciones en la Capital, dando de ese modo forma defini­tiva al dúo Gardel - Razzano que comenzó a realizar nuevamente distintas giras por el interior y ex­terior, durante casi diez años.
Luego de reiteradas afonías, Razzano abandonó el dúo, ini­ciando Gardel su actuación como solista con el solo acompañamien­to de guitarras; aparecen así los nombres de Barbieri, Riverol, Vi­vas y Pettorossi que lo acompaña­ron en su actuación por Radio Nacional.
Hemos podido sí rescatar, gracias a la familia Falcioni y a la gentileza de Enrique Carreras, una copia de la fotografía obtenida en ta ocasión, donde aparecen junto al cantor, además de algunos sim­patizantes desconocidos y de izquierda a derecha, Pablo Falcioni, Barbieri (el guitarrista), Eduardo Muro, Carlos Gardel, Ireneo _Leguizamo y a su derecha Arturo Muro -un sampedrino amante y fanático del turf- que mantuvo una estrecha relación con Leguizamo, ya que éste, según los informes, corría sus caballos.
Puede apreciarse también sobre la mesa a cuyo alrededor se hallan las personas mencionadas botellas de buen vino y champán, con que el señor Muro homenajeó a los visitantes.

Fuente: Historia Documental de San Pedro de Américo Piccagli



jueves, 20 de junio de 2019

LA PALMERA DE BELGRANO Y BALCARCE


“La palma, que por casi un siglo fue un símbolo del crecimiento de la ciudad, la enorme palmera que frente a la plaza Belgrano fue mudo testigo de tantos acontecimientos en el terruño, fue abatida el martes 1° por el fuerte viento. Lo que el hombre respetó por muchos años, postergando su tronchamiento, en un instante lo ejecutó la naturaleza en su furia irrefrenable, abatiendo su cúpula y su vida...”
“El árbol ha muerto, dignamente, de pie. A la inversa de tantas “plantas” humanas que viven hasta la muerte arrastrándose...”

Así, con su inconfundible estilo, el recordado periodista José Arcuri rendía su homenaje en este artículo, publicado el 10 de junio de 1954 en su semanario La Palabra , a uno de los hitos vegetales más notables y queridos de nuestra ciudad: la vieja palmera que recostada sobre la pared del alto y antiguo edificio ubicado en la esquina de las calles Belgrano y Balcarce, lo sobrepasaba con su airosa copa.
Su tronco muerto permaneció durante años sustentando la quimera de una presencia que inexorablemente se convertía en memoria, hasta que fue retirado en julio de 1972. Algunas secciones de ese tronco seco fueron conservadas como recuerdo por el señor Oscar Suárez, propietario en esa época del edificio, y una de ellas fue expuesta en el Museo Histórico de nuestra ciudad.

La extraña historia de esta venerada palmera y de su insólita ubicación, se perdía en las sombras de su origen tan incierto. Fue la señora Ada Ruffa de Arias, bisnieta del doctor Emilio Ruffa y poseedora de valiosos papeles familiares, quien generosamente iluminó circunstancias desconocidas. Se supo así que fue plantada por las manos de su tatarabuela, doña Patrocinia Pedernera, en una antigua propiedad ubicada en esa misma esquina, donde vivió durante años junto a su esposo, don Rufino Sánchez; fueron los suegros del doctor Ruffa, quien se casó con Sinforosa Sánchez Pedernera en 1873.

Viejas tradiciones orales mencionan a esta casa como la “quinta de los Pedernera” y ubican a la palmera en su patio; tal vez el progreso urbano le impuso después su curiosa ubicación, ya que en el año 1898, se construyó allí el actual edificio, destinado entonces a un importante hotel, en cuya pared exterior se apoyó la vieja palma. Ese fue el origen del nombre La Palma, que se podía leer sobre la altísima puerta de la esquina, donde algunos recuerdan que funcionó una tienda así denominada; también se designaron de esa manera el bar y el cine ubicados más tarde en la misma cuadra. Inolvidable centinela, la vida se deslizó sin pausa bajo su copa que reverdecía en cada primavera y el haz de sus hojas curvadas saludó por casi un siglo el transitar de los sampedrinos. Hoy, a tanto tiempo de ese martes 1° de junio de 1954, la nostalgia de su erguida silueta impulsa a evocarla a partir de aquellas palabras que fueron escritas para su despedida: “el árbol ha muerto, dignamente, de pie...”

                                                                                           Colaboración: Julia McInerny

viernes, 14 de junio de 2019

MAPAS RURALES ANTIGUOS DE SAN PEDRO BUENOS AIRES

AÑO 1854
Campos de Fennon - Cartografía Siglo XIX
ESTOS CUATRO SON DEL AÑO
1930 APROXIMADAMENTE







sábado, 8 de junio de 2019

NITI PORTA


NITI PORTA
El siguiente artículo es un reportaje realizado por Paola Castillo, publicado en la revista “La Memoriosa” del mes de noviembre del año 2008.
La fotografía corresponde a la orquesta Laserna Porta integrada por: Mario Laserna Amílcar Porta, Luisa Morresi, Vector Estévez y Mariano Caroni.  

DOS HOMBRES, DOS HISTORIAS, UNA PASÓN: LA MÚSICA
El aporte de Fernando fue valiosísimo, pero sabía que para desarrollar el tema faltaban –como de costumbre- más protagonistas.  Empezamos a listar opciones –más el que yo- y de tanto anotar nombres en el aire desembocamos en dos personas que estuvieron relacionadas con las orquestas, aunque desde distintos lugares. El primero en recibirme fue Mario "Niti" Porta. La música clásica que se filtraba por las paredes hacia la cocina, parecía una constante en las entrevistas que me ayudarían a desarrollar este tema.
Porta había tocado en algunas oportunidades su piano y acordeón a piano, en la orquesta Laserna-Porta, cuyo director era su hermano Amilcar. Pero fueron pocas las veces en que los sampedrinos lo escucharon tocar, porque como él dice: "Nunca tuve coraje de tocar. Ante la gente, me inhibo". Es evidente que las veces que lo hizo, fue más por necesidad -si algún músico se enfermaba, por ejemplo-, que porque lo entusiasmara que otros lo escucharan.

Pero mucho antes de que todo esto le ocurriera, nos cuenta: "Era muy jovencito cuando un pasajero llegó al hotel La Palma, de la familia, y me pidió que le cuidara un tocadiscos. Como travesura, se me ocurrió ponerlo en funcionamiento y una sinfonía inundó el ambiente. En ese momento descubrí que me gustaba la música clásica. Y especialmente esa composición, "La sinfonía inconclusa" de Schubert, que me acompañaría toda la vida. Han pasado más de cincuenta años y la sigo escuchando hasta tres veces al día".
Este episodio en el hotel -sumado al piano que había en su casa-, despertó en Porta el interés por la música. Un día, en una de esas tantas veces que pasaba delante del piano, se sentó y,  como haría cualquier otro chico de trece años -quizás como una travesura más-, empezó a tirar notas sobre el teclado. Notas que para Niti no eran más que sonidos aislados que formaba parte de su juego. Ese juego de tirar notas sobre el teclado se volvió costumbre para Niti: y cuando su hermano -. Amílcar lo escuchó. lo llevó a aprender música con Mela Morressi, su cuñada. Pero como no le gustaba tener que estudiar las partituras, al poco tiempo abandonó las clases. Pero el piano seguía sonando. Todos los días pasaba más de cinco horas improvisando y sin proponérselo, iba desarrollando un singular oído. Por eso Niti dice: "Yo no aprendí con nadie a tocar el piano. No sé música. No sé leer una partitura. Todo lo que toco es de oído. Para sacar la melodía me la hago tararear y la toco como me la imagino".
La suya era una familia de músicos y creativos. Su tío Baldomero y su hermana Beba tocaban el piano, al igual que su cuñada Luisa Morressi, y Amilcar el acordeón a piano. Fueron dueños del cine La Palma, del hotel y del bar del mismo nombre. Tuvieron la primera usina, galpones cerealeros en el Puerto Canaletas, y la heladería que conservan hasta hoy en día. En cualquier charla amena acerca de la vida, aparecen siempre recuerdos inesperados, como éste: "Cuando el cine era mudo, Beba tocaba el piano entre acto y acto, mientras transcurría la película. Ella se ubicaba debajo del escenario, en la platea. Amilcar enseñaba acordeón a piano en mi casa, arriba de la heladería Porta. Y la hermana de Luisa, Mela, era una notable profesora de piano. ¡Tenían muchos alumnos!".

miércoles, 5 de junio de 2019

PRIMERA CARRERA AUTOMOVILISTA EN SAN PEDRO


En un periódico del día 1º de octubre de 1938 aparecía la siguiente noticia:
SE ACTIVAN LOS PREPARATIVOS PARA LA GRAN CARRERA AUTOMOVILÍSTICA DEL 12 DE OCTUBRE
Con gran entusiasmo de activa todos los preparativos para el “Gran premio de San Pedro de Automovilismo”.
En los corrillos deportivos se comenta animadamente la realización del “Primer gran premio automovilístico de San Pedro” a efectuarse el doce de octubre y parta el cual se anuncia la participación de varios volantes de la zona especialmente de Santa Lucía.
El circuito en donde se disputará la competencia, está siendo sometido a grandes trabajos, que lo pondrán en condiciones inmejorables para el día de la carrera.
En los talleres mecánicos los trabajos son intensísimos y ya se han visto varias “cucarachas”, están siendo probadas: Zerga-Rasio, Cajide-Carducci, Scocimarro, Durañy, Löbbe, Marchi etc. son los nombres que aparecen en los comentarios como posibles participantes, y creemos que existen muchos más que nada dicen y trabajan intensamente, buscando dar una sorpresa.
Mas adelanta aclara que la carrera es para automóviles Ford modelo T. 
En otra nota se informa que la carrera se suspendió por mal tiempo  para el 22 de octubre.
En su edición del día 29 de octubre está la crónica de su desarrollo.
A.    BARCELÓ GANÓ LA CARRERA AUTOMOVILÍSTICA
Más de cinco mil personas concurrieron el domingo pasado a presenciar la primera carrera automovilística de San Pedro.
De los 24 inscriptos largaron 23 y desde un principio se entabló un reñido  combate entre los coches Nº 3 y 4, piloteados por Rasio y Cajide  respectivamente, quienes pusieron de relieve en más de una oportunidad el poder de sus muñecas.
La cinco primeras vueltas fueron encabezadas por Rasio pasándolo desde la quinta hasta casi la quinta Cajide, cuya máquina respondía mejor que la de su adversario, hasta que sufrió un pequeño “panne” bien aprovechado por Rasio que tomó de nuevo la delantera, pero por muy poco tiempo, pues el Nº 20, que sin perder mayor distancia se había mantenido a la expectativa y forzando el tren de marcha y tomando la cabecera del lote terminó en esa forma la carrera, ganándola en gran forma.
Clasificación de los nueve primeros:
1º Amor Barceló 25 vueltas 1hora 47 minutos,
2º Emilio T. Rasio 25  vueltas  1.49’17”
3º Domingo Munici 24 vueltas 1.49’44”
4º Francisco  Cajide 24 vueltas 1.49’57”
5º Horacio Copello 24 vueltas 1.50’23”
6 Guido Bertani 24 vueltas 1.52’35”
7º Juan Goitino 23 vueltas 1.49’
8º Arturo Cubae 23 vueltas 1.49’34”
9º Saturnino Chacón 23 vueltas 1.53’53”.
Promedio del ganador: 69.900 metros.
Durante la carrera el coche Nº 16, al intentar pasar a dos competidores y por causa de la nube de tierra que levantaban los punteros, su piloto no vio una alcantarilla llevándose por delante el parapeto rompiendo a este y volcando el coche sobre un zanjón. Por suerte los tripulantes solo sufrieron pequeñas lesiones.
Hasta aquí la crónica de la primera carrera automovilística de San Pedro según información del medio.
Fuente Periódico El Imparcial.
 




miércoles, 8 de mayo de 2019

CRISIS

CRISIS DE LA QUE HAY QUE SALIR

Mientras la desocupación, el hambre y la miseria aumentan, poco se hace para dar ocupación y salario adecuado al necesitado, para él y sus familiares que sufren las consecuencias del pauperismo.
El comercio y la industria experimentan se­rias y alarmantes perturbaciones, neutralizadas parcialmente con algunas medidas de emer­gencia, que, si bien sirven para desahogos tem­porales, no son las que las circunstancias exi­gen.
El agricultor trabaja y se esfuerza casi inútilmente y el hacendado si posee muchas va­cas, en cambio la carne que consume el pueblo se vende a precio elevado.
No hay exportación y sí superproducción, pero no se explica el fenómeno de la carestía de los artículos que son genuinamente del país y que nada tienen que ver con la guerra europea.
Los llamados a resolver con acierto estos problemas parecen dar la espalda al pueblo, como si estuvieran ajenos a las necesidades de éste. Igual que si no tuvieran ninguna obliga­ción ni responsabilidad contraída, por más que se les coloque entre la espada y la pared.
El mar agitado de la política los entretiene con extraordinaria dedicación. El logro de as­piraciones que no consultan los verdaderos in­tereses de la Nación se ha sobrepuesto a las constructivas inspiraciones, a las iniciativas patrióticas y a los ideales de mejoramiento y de progreso.
El sensualismo del poder y el egoísmo de los logreros de posiciones, han llevado las co­sas al lamentable estado en que hoy se hallan, sin perspectivas de salir de los traidores cam­pos cuyas tierras cenagosas aparecen cubierta* por falsas apariencias de firmeza que no tienen.
El país reclama soluciones patrióticas, pero se hacen oídos sordos a los reclamos. Mientras tanto, el pueblo espera y sufre, el comercio y la industria se desmejoran, los chacareros siguen aguantando, esforzándose por mantener posiciones a veces insostenibles, y los "padres de la patria" tan campantes como antes.
Es hora de reaccionar contra tantas alimañas dañinas si no queremos que otros nos ganen el terreno, hipótesis que se justificaría cuando 'nadie ignora de las sabandijas y sanguijuelas que tratan de apoderarse de nuestro patrimonio patrio, si nos atenemos a manifestaciones que son del dominio de todos.
La normalidad institucional, la verdad de los pronunciamientos populares, la honestidad de las administraciones, el ejercicio del respeto y la justicia, la realización de obras útiles al país, el arbitrio de recursos necesarios sin recargos impositivos al pueblo, sólo parecen sue­ños
Corresponde a los hombres todos de la Na­ción, dentro de los derechos ciudadanos, emprender una cruzada redentora de la verdad de la Democracia que tanto amamos, y exigir de aquellos que deben rendir cuentas, las cosas claras y la cesación inmediata de cuanto constituye ir en perjuicio de nuestro régimen, del honor, de la decencia y del porvenir general de los hijos del país.
Sí así no se hiciera, estará de más el clamor del pueblo recogido en las columnas de la valiente y honrosa prensa nacional.
Apelamos a la inteligencia y al patriotismo de los hijos de la Nación, para salir de la crisis moral y económica que se viene soportando se­renamente, a menos que se prefiera a eso la tempestad de amaneceres que sinceramente el pueblo no desea presenciar, ni ser actor de jornadas borrascosas en que siempre lleva la peor parte quien debiera llevar la mejor.
Publicado en la Revista San Pedro dirigida por el señor Carlos A. Podestá de  Abril del  año  1941

miércoles, 24 de abril de 2019

ANDRES IGNACIO SECHI


Un gol de Andrés Secchi cumple 70 años
El 24 de abril de 1949 comenzó una nueva temporada en el fútbol argentino. Y un sampedrino dejaría su marca en aquella jornada: Andrés Secchi convirtió el primer gol del campeonato. Jugando para Lanús anotó a los 2 minutos de comenzado el partido contra San Lorenzo, en el Viejo Gasómetro de Avenida La Plata. El “Cordero” Secchi volvería a marcar para el granate tres minutos más tarde, aunque esa ventaja parcial de dos goles no le alcanzaría para ganar ya que San Lorenzo iba a igualar en la misma etapa con dos tantos de Sará.
El año que coronaría a Rácing con su primer título en la era profesional (serían tres consecutivos con el ’50 y ’51), dejó para el delantero surgido en Independencia, e integrante de los combinados liguistas, el orgullo de ser el único sampedrino en conseguir el primer gol de una temporada en casi trece décadas del fútbol argentino.
Síntesis
San Lorenzo: Sánchez; Martínez y O. González; Resquín, Greco y Piñeyro; Imbellone, Sará, Uñate, Martorelli y Ludueña.  
Lanús: Gioffre; Estévez y R. González; Deffelipe, Rosato y Guisamonde; Di Fiorio, Ayala, Secchi, Gómez y Avalos.
Estadio: Gasómetro de Av. La Plata.
Arbitro: Padrón.
Goles: PT 2’ y 5’ Secchi (L); 35’ y 44’  Sará (SL).
Fotografía: Andrés Sechi cuando San Pedro se clasificó subcampeón provincial en el año 1941.
Colaboración: José Miguel Guidi


viernes, 29 de marzo de 2019

BANFIELD CAMPEÓN


El primer título que consiguió el Club Atlético Bánfield fue en 1959. Pero no el campeonato oficial, que ganó luego de una disputa mano a mano con Independencia hasta la última fecha. Fue el torneo Preparación que se jugó durante marzo de aquel año.
Con el Estadio como único escenario, participaron 5 equipos: Mitre y Paraná, que fueron los organizadores, Independencia, América y, claro, Bánfield, La intención era ampliar la cantidad de partidos durante el año, ya que los certámenes comenzaban a mediados de abril, y despertar así una repercusión en el público, tal cual lo cita EL IMPARCIAL: “Con un número extraordinario de espectadores, que colmaron las instalaciones del Estadio Municipal, dio comienzo el campeonato donde participarán cinco equipos que, a pesar del día sofocante de calor, se desarrolló con entusiasmo” y agregaba “…buena es la intención de los organizadores ya que da lugar a probar nuevos valores, les sirve para estar a tono para el oficial y al mismo tiempo como espectáculo”.
El “taladro” venció a sus 4 rivales, con esta sucesión: a Paraná 5 a 2, a Independencia 2 a 0, a América 3 a 1 y a Mitre (el otro candidato, que llegaba a la última fecha un punto por debajo) por 5 a 2. Totalizó 8 puntos y dejó atrás a Mitre (5), Paraná (4), América (3) e Independencia (0). Aquel 29 de marzo de 1959, cuando se disputó la última fecha, formó con Giuliani; Caldentey y Nouet; Chiorazzo (Génova), D’angelo y Marángelo; Díaz, Bignone, Dupuy, Domínguez (Contini) y Macelli. Los goles los anotaron Macelli (2), Contini, Díaz y Dupuy.
De esta forma, el club nacido en 1940 agregaba su nombre a los campeones del fútbol sampredrino. Un nombre que anticipaba lo que iba a ocurrir en el campeonato oficial, donde volvería a consagrarse campeón, aunque eso sería en noviembre.
Colaboración: José Miguel Guidi.


Esta fotografía fue encontrada en la calle, no es del equipo campeón, pero es interesante.