FOTOS HISTORICAS

FOTOS HISTORICAS
PUENTE VIEJO SOBRE EL ARROYO DE LOS CUEROS

martes, 29 de abril de 2014

INCENDIO EN EL PUERTO


Alrededor de las trece y un cuarto habían transcurrí do del día jueves 1º de marzo cuando el ulular de la sirena señaló la necesaria concurrencia de los Bom­beros a algún lugar de San Pedro.
Algunos instantes después supimos que era por un in­cendio y que este se producía en el puerto local. Oportunamente logramos establecer que el siniestro era de suma importancia y las referencias de humo y fuego nos fue completando el panorama a medida que nos acercábamos a la zona de los muelles. Sobre el N° 2, dedicado desde hace algún tiempo al desguace y reparación de buques, amarrado el "Damon" de Matrícula y Bandera Argentina en trámite, ardía en forma impresionante desde su castillo de popa, alcan­zando gran altura la vorágine de las llamas y una densa nube de humo negro que brotaba junto con el fuego del corazón mismo del navío.

Se pudo establecer que el inicio del incendio surgió cuando dos operarios soldaban sobre la banda de ba­bor en la popa de la embarcación, dentro de lo que se denomina "el castillo de popa".Poco se pudo hacer con los elementos a mano para sofocar el peligro, puesto que la facilidad de la combustión de los elementos de la nave, lubricantes dispersos en máquina y sentina, instalaciones eléctricas, madera y aglomerado de  formica etc. fueron presas fáciles y aceleradores del proceso, que recién pudo ser medianamente dominado con la llegada de los Bomberos de la ciudad a los que se fueron sumando dotaciones de Zarate, Campana, Baradero, y San Nicolás.

Cinco líneas se tendieron que se complementaron y .reemplazaron hasta que recién a las 23 y 30 se pudo dominar el incendio.
El "Damon"  es un buque de los denominados "petrole­ros. Cumplía desde hace algunos meses en nuestro puerto tareas de reparaciones generales, que estaban debidamente autorizadas por la autoridad competente, para rejuvenecer los casi veinte años de vida del Demon. "Armadores Argentinos", sus dueños, pensaban partir del Puerto de San Pedro en un plazo de no mas de quince días puesto que las tareas planificadas estaban tocando a su fin.
Todo quedó tronchado el jueves por la acción del fuego.

Muchas versiones de lo sucedido corrieron como pólvora en las primeras horas. se señalaron deficiencias en las comodidades que ^ofrece el puerto en su muelle Nº 2 para este tipo de labores nosotros notamos que prácticamente no había luz y los pocos focos que se inauguraron con el correr de las horas eran de tipo provisorio colocados por personal de la Cooperativa de nuestra ciudad. Que decir de una red de emergencia para uso de los bomberos de agua. Ni noti­cias. Si no es por la presencia y acción del Basilea, buque arenero, que bombeó agua para alimentar a los camiones cisterna, quien sabe hasta donde hubiese llegado el fuego, algunas cosas se dijeron también de la falta de cierre de las lumbreras, de tirar agua a tontas y a locas y del desorden que reinaba en pleno siniestro.
No  se habían apagado el día viernes los ecos del asonado incendio cuando la sirena volvió a llamar para el puerto. No pasó el susto de un poco de humo que había quedado almacenado en algún rincón de la zona afectada.

La investigación está ahora en manos de Prefectura. Interviene el Juez Federal de San Nicolás y los peri tajes dirán por qué y cómo.

Y nosotros entonces nos preguntamos ¿Qué hubiese pasado si en lugar del muelle de desguace la cosa sur ge en el de carga de cereales?...

Fuente: Sucesos en 30 días año 1979


FRUSAN S.R.L.


FRUTAS REGIONALES SAN PEDRO

 San Pedro ha tenido siempre las puertas abiertas a toda iniciativa industrial vinculada a la producción frutícola. Esta empresa también forma parte de la serie interminable de iniciativas tendientes a producir industrialmente productos derivados de nuestros montes frutales, obteniendo mermeladas y frutas confitadas que por su variedad constituyeron toda una novedad dentro de las empresas que se radicaron orientadas hacia el rubro de la alimentación.
Según lo informara en su oportunidad el socio gerente de la empresa, el técnico Emilio Hugo Pérez, se elaboraba batata, zapallo, higos con nuez, kinotos, sandías y una variedad de mermeladas elaboradas con todo tipo de frutas. 
Para fomentar y promocionar la actividad industrial el Centro de Comercio e Industria  y el Rotary Club de San Pedro, representados por Raúl Tiramonti y Nelson Armelini respectivamente, organizaron en noviembre de 1974 la primera Exposición del Comercio, la Industria y la Producción del partido en los salones de la primera entidad, aprovechando que en esa fecha se llevaría a cabo en nuestra ciudad el Campeonato Provincial de Básquet.
Estuvieron representadas las principales empresas comerciales e industriales del momento que tuvieron oportunidad de contactarse con los interesados en su radicación, que se sentían atraídos por la infraestructura que ofrecía San Pedro, como caminos, puerto de ultramar con 30 pies de calado, corriente eléctrica y gas en las mismas puertas del lugar de radicación .
Fueron muchos los intentos de radicación industrial que eufóricamente anunciaban nuestros gobernantes locales, pero que luego se perdían en el transcurso del tiempo, como cuando el Dr. Sánchez y el secretario de Industria, Turismo y Producción anunciaron la radicación de una industria maderera en terrenos que la Administración General de Puertos habría autorizado para tal fin, ubicados en la cercanía del puerto y que emplearía hasta 250 obreros.
     Después de lo expresado resulta llamativo que ninguna de las industrias dedicadas a la manufactura alimenticia de productos propios del partido halla podido sobrevivir; es un tema digno de tener en cuenta por la dirigencia porque en algún punto nuestra administración o nuestra indiferencia hacia ciertos emprendimientos tiene alguna falla.

Fuente: Historia Documental de San Pedro Américo Piccagli

domingo, 27 de abril de 2014

FLORA y FAUNA


Dos novedades para el Centro de Interpretación de Flora y Fauna

Una nueva especie de ave se suma al Banco de Imágenes de las Aves de San Pedro y un esqueleto completo y articulado de gato montés se agregará a la  exhibición del lugar.

Atajacaminos tijera (Hydropsalis brasiliana)
Ya caída la noche, en un sector del Paseo Público Nº2, el joven Germán Tettamanti, integrante del Grupo Conservacionista, captó la imagen de un ejemplar de Atajacaminos tijera, un ave muy poco frecuente en el territorio de la provincia de Buenos Aires.
Este pájaro, habita parte de Brasil, Bolivia, Paraguay y Uruguay. En Argentina, está presente en gran parte del centro y norte del país. En Buenos Aires se lo registra sólo en la franja norte de la provincia y en algún acotado sector al sur del territorio.
Suele posar tanto en ramas como en tierra, lugar donde fue fotografiado en nuestra ciudad.
Según Yzurieta y Narosky, reconocidos expertos ornitólogos, destacan que se adapta tanto a arboledas como a poblados, que depositan hasta tres huevos y que los machos llegan a medir unos 50 cm., mientras que las hembras sólo alcanzan los 30 cm.


Gato montés (Leopardus geoffroyi)

El Sr. Julio Gayubo recorría su campo ubicado más allá del Paraje “La Matilde”, cuando halló los restos de un gato montés. Pensando que podía ser de utilidad como material didáctico lo acercó al Centro de Flora y Fauna, ubicado en el Parque Histórico Natural de Vuelta de Obligado. Una vez allí, fue acondicionado por el Grupo Conservacionista para su exhibición.
Leopardus geoffroyi, conocido también como “overito, gato barcino, gato de las salinas”, etc., es el más común de los felinos salvajes argentinos y habita en casi todo nuestro país.
Mide entre 45 y 70 cm., cabeza y cuerpo, más unos 25 a 35 cm. de la cola. Su peso varía entre los 4 y 8 kilogramos.
Se reproduce en camadas de 1 a 4 gatitos y su alimentación se basa en pequeños mamíferos, aves, ranas y algunos peces. En cautiverio, ha llegado a vivir hasta 14 años.

sábado, 12 de abril de 2014

FÓSIL RARO


Descubren piezas de un curioso animal prehistórico
Son huesos fosilizados de un mamífero fósil llamado Scelidodon.
El hallazgo fue realizado a pocos kilómetros de San Pedro, provincia de Buenos Aires.

En un campo ubicado a escasos kilómetros de la ciudad de San Pedro, provincia de Buenos Aires, un trabajador que realizaba movimientos de suelo con una máquina pesada dio con restos de un llamativo animal que habitó la prehistoria de la región pampeana.
Mientras la pala de su máquina removía toneladas de sedimentos depositados hace miles de años, Ángel Colombo notó el afloramiento de extraños y robustos huesos petrificados.
Recolectando lo que pudo, se puso en contacto con el equipo del Museo Paleontológico “Fray Manuel de Torres”, de la mencionada ciudad bonaerense.

Desde el Grupo Conservacionista de Fósiles, equipo impulsor del Museo de San Pedro explican que:
         “Una vez restauradas las piezas, se pudo comprobar que los huesos recuperados por Colombo correspondían, claramente, a un animal llamado Scelidodon, un curioso mamífero de unos 3 metros de longitud que habitó la zona durante el Cuaternario.
Las partes fósiles descubiertas comprenden una tibia y fíbula (peroné, en los humanos) derechas, tres vértebras caudales (de la cola), fragmentos de arcos costales (costillas) y la ulna (cúbito, en los humanos) derecha.
Este hallazgo permite observar que el accionar de la retroexcavadora cortó parte del lado derecho de un ejemplar de Scelidodon que yacía en el lugar, sin  poder llegar a certificarse si el ejemplar estaba completo o sólo preservado parcialmente”.

El Dr. Eduardo Tonni, Jefe del Departamento Paleontología de Vertebrados del Museo de Ciencias Naturales de La Plata y colaborador del Museo Paleontológico de San Pedro, realiza una detallada descripción de estos animales:
 “Scelidodon fue un gran mamífero extinguido, perteneciente al orden Tardigrada. Este orden se subdivide en el de los gravígrados, que incluye a los perezosos terrestres gigantes extintos (como Scelidodon, Megatherium, Mylodon, Lestodon) y el de los bradipodoideos,  los perezosos arborícolas actuales de las regiones intertropicales sudamericanas. Los gravígrados fueron parientes de los pesados y acorazados gliptodontes, pero a diferencias de ellos, estaban desprovistos de un caparazón óseo, aunque podían tener vestigios en forma de pequeños y redondeados nódulos óseos subcutáneos (debajo de la piel).
        Scelidodon tenía un aspecto general similar al de sus parientes, los perezosos actuales, pero su tamaño era mucho mayor. Poseía 5 dientes a cada lado del maxilar y 4 en cada rama mandibular, todos ellos relativamente simples y aproximadamente subtriangulares. Los dedos I, II y III de las manos  poseían fuertes falanges ungueales (“garras”) envainadas, mientras que en los pies, el único dedo que llevaba una “garra” era el III.
        Para la zona donde aparecieron los restos se reconoce una especie: Scelidodon tarijensis, que vivió durante el Ensenadense y Lujanense (desde alrededor de 2 millones hasta 8 mil años antes del presente) en las actuales provincias de Buenos  Aires, Córdoba, Corrientes y Salta”.

Desde el Museo agregan que:
        “Estos animales tenían su cuerpo protegido por una densa pelambre y una piel muy resistente al ataque de los depredadores característicos de aquella época. Debido a la longitud de sus garras, estos animales caminaban apoyando el revés de las manos, en lugar de las palmas de las mismas.
          Scelidodon poseía un cráneo bajo y alargado, apto para poder alcanzar los brotes, hojas y tallos tiernos que representaban la mayor parte de su dieta y, tal vez, algunas termitas como complemento de su alimentación”.