FOTOS HISTORICAS

FOTOS HISTORICAS
ANTIGUA POSTAL DE SAN PEDRO

lunes, 24 de julio de 2017

SAN PEDRO CIUDAD

DECLARACIÓN DE CIUDAD AL PUEBLO DE SAN PEDRO

En el aspecto político, ya lo hemos dicho, debemos destacar cómo la ciudadanía joven comenzaba a vivir más intensamente la etapa de transición entre el sistema electoral vigente, manejado por el sector más encumbrado de la población y aquel que proponían algunos personajes progresistas con el fin de imponer principios, que dieran mayor participación en el manejo de los negocios públicos. Se vivía según una expresión del periodista Ricardo con la esperanza de  “la regeneración del país”.
Para complementar la visión de San Pedro en tiempos de su declaración de ciudad, corresponde que mencionemos algunos sucesos que luego trataremos en particular, como el referente a la terminación del revoque exterior del templo que lucía estupendo, a cargo del constructor Víctor Mantovani, cuya torre los hermanos Eugenio y Santiago Serafín Donatti habían dejado en condiciones para ello. Poco tiempo después el padre Carlevarino se encargaría de incorporar a la obra, la campana mayor, algunos altares y las hermosas arañas donadas por la señora Villar de Pérez Millán.
En lo referente al esparcimiento,  la Unión Ciclista fue la primera de una serie de instituciones de carácter deportivo y social nacidas en el pueblo, a la que siguieron otras  como el club Náutico y el club Paraná surgidas posteriormente y que han llegado hasta nuestros días; otras en cambio como el Club San Pedro se perdieron en el tiempo.
Hasta aquí me he referido a lo que podríamos denominar la parte optimista y eufórica de un sector de la población, contemporánea con la declaración de San Pedro ciudad; pero no todas fueron flores para el Intendente don Feliberto de Oliveira Cézar y Eduardo González Bonorino, autores de la iniciativa, cuando este último era elevado al cargo de Diputado Provincial.
En el ambiente que se decía más culto, se analizaba y se juzgaba el trasfondo del ambicioso proyecto, sobredimensionando en algunos casos los hechos y en otros hablando con un exceso de suficiencia, interponiendo aspiraciones o intereses para destacar como se enfocaban “las cosas grandes con criterios chicos” y las “cosas chicas con criterios grandes”.
Lo hemos dicho en su momento y lo repetimos aquí, porque las críticas llegaron a tal punto que un periodista de La Tribunita, se hizo eco de la acción de gobierno con estas palabras, que ya mencionáramos anteriormente: “Actualmente se incuban proyectos trascendentales para la salud, comodidad y estática del pueblo; pero es esta última calidad la que domina y conmueve, la que halaga y satisface. No se dice San Pedro sano, sino San Pedro ciudad”. Palabras que por sí solas son demostrativas de que en aquel momento la dirigencia no podía pensar ni hablar de otra cosa que no fuera la elevación del pueblo al rango de ciudad.
Pero el grueso de la población,  vivía –o si se quiere, permanecía un tanto marginada del tema; solo algún periodista por opositor al gobernante refunfuñaba: “Se hace mucho ruido en este pueblo acerca de obras enormes; se declama en todos los tonos para convencernos de que marchamos con paso gigante por las vías del progreso. Se halaga a las gentes, diciéndoles que San Pedro va a ser ciudad cualquiera de estos días. Pero el pueblo no entiende muy bien qué beneficios recibirá con el cambio de título y comienza a temer que todo se resuelva con nuevos impuestos y gabelas”.
Es el temor propio que se observa cuando se producen los grandes cambios, de parte de quienes no son permeables a las grandes transformaciones; pero no caben dudas de que eran muchos los ciudadanos a quienes les preocupaba enormemente que el progreso institucional de la ciudad pudiera afectar su estilo de vida, por lo que se preguntaban con una expresión propia de quienes se oponen sistemáticamente a todo lo que significa cambio: “¿Quienes soportarán el gasto que San Pedro ciudad iba a exigir?”.
Felizmente y por suerte, San Pedro se encaminó hacia un destino de ciudad, hermanada con el pueblo de Mar del Plata; y afortunadamente la presencia de las pequeñas industrias, las usinas, los talleres, los montes frutales y los innumerables productos naturales dieron por tierra con los vaticinios y preocupaciones de muchos ciudadanos.
No obstante y como lo sostuve al comienzo, para el resto de la generación que vivía esos días, el cambio tuvo escasa o nula repercusión. Tan es así que el mismo cuerpo deliberativo presidido por su vicepresidente Manuel Aldazábal, siendo su secretario don Néstor Cano, recién en su reunión del 26 de agosto de ese año, se hizo eco de la sanción de la ley 3040, por medio de la cual el Senado y la Cámara de Diputados declaró ciudad al pueblo de San Pedro el día 22 de julio de 1907, siendo ésta promulgada tres días más tarde.


Fuente: Historia Documental de San Pedro Américo Piccagli

LA ESTACIÓN DE SAN PEDRO A PRINCIPIOS DEL SIGLO PASADO

lunes, 3 de julio de 2017

ALTAS TENSIONES

Una pequeña historia...

Desde mucho antes del año 2000 en la ciudad del Wilde, la empresa Edesur tiró cables subterráneos sumado a lo aéreo, transformadores y cámaras, de media y alta tensión por diferentes calles de esta ciudad, transformándola en un gigantesco imán, debido al campo electromagnético generado que atrae hacia sí cuanta bacteria anda suelta por el aire y además el gas radón que entra por nuestras vías respiratorias pasa a la sangre donde se transforma en plomo, según el informe que obtuvimos de un biólogo de la provincia de Córdoba llamado Montenegro - www.funam.org.ar - atacando la médula de los huesos, nuestra musculatura, nuestro sistema arterial, etc.
Lo hicieron de una manera oculta. Cuando algún vecino les preguntaba, le decían que era para bajar los canales de cable, o que era una fibra óptica para conectarse a Internet o que bajaban los 220 voltios, pero ni un solo cartel que alertaba sobre las tensiones que estaban manipulando. Piense usted que con 220 voltios o 380 voltios nos electrocutamos y la empresa Edesur, bajo engaños, solapadamente, estuvo manejando 13.2000 voltios y 13.200 voltios sin un solo aviso de CUIDADO ALTA TENSION.
El viernes 4 de noviembre en horas de la mañana llegó al domicilio de la vecina María Elena Visco un sobre de papel madera sin ninguna identificación dirigido a la mencionada mujer, dentro del cual se hallaban dos planos, una carta y unas mediciones hechas por Edesur pero enviadas por el Enre. Esas mediciones corresponden a la esquina de Emilio Zola y Lincoln, claro que si uno mira el plano no entiende porqué midieron los campos eléctricos y electromagnéticos allí, y no en Raquel Español entre Bolívar y Ramón Franco, o entre Bolívar y Soreda, donde impresiona ver la cantidad de cables que por allí circulan de manera subterránea. Los planos mencionados no tienen firma alguna ni precisiones acerca de fechas y profundidades ni tipos de cables, realmente un plano mudo, sin responsables.
Los vecinos, desde los primeros días de septiembre del 2005, nos alertamos cuando vimos que por la calle Salvador Soreda y por Lincoln venía un grupo importante de obreros haciendo zanjas con muchos cartelitos que decían: BAJA TENSION, "AMPLIACION DE RED SUBTERRANEA DE BAJA TENSION INVERSION 114 MILLONES CAM S.A. O CIBA SA. AL SERVICIO DE EDESUR - 0800 333 3787".
Por esa época andaba visitando Wilde, el intendente Cacho Alvarez, y un vecino se acercó. Le preguntó por la obra que estaban realizando por Lincoln donde los carteles decían baja pero conectaban en alta; respondió que si los carteles "dicen baja debe ser baja, pero para más información puede dirigirse al primer piso de la delegación municipal de Avellaneda aquí en Wilde". Allí fuimos. Nos atendió el sub-delegado señor Dambrosio, que agradeció la información (estábamos en el 2005, la obra había comenzado mucho antes del 2000), hizo una serie de llamados y nos confirmó que la obra estaba aprobada a nivel nacional, provincial y municipal para media tensión, o sea los cartelitos de BAJA eran totalmente TRUCHOS, FALSOS, o como los quiera uno llamar.
Hemos informado de lo sucedido al Presidente de la Nación, al Congreso de la Nación en Diputados y Senadores, al Defensor del Pueblo de La Nación, al Enre y a Edesur, al Ministro de Planificación Federal Sr. DeVido, al Intendente de Avellaneda, al Consejo Deliberante de Avellaneda, al Defensor del Pueblo de Avellaneda. Toda esa información fue realizada el día 4-10-05. Luego, el 7-10-05 fuimos a la ciudad de La Plata y llevamos esa denuncia al Gobernador Solá, al Congreso de la Provincia en Diputados y Senadores, a la Secretaría de Medioambiente de la Provincia de Buenos Aires, a la Dirección de Energía de la Provincia de Buenos Aires y a Oceba un ente contralor tipo Enre pero a nivel provincial. Por último, estamos intentando presentar la denuncia al Consejo Vecinal, porque si bien durante varios fines de semana los estuvimos esperando para que nos informen acerca de la obra realizada por Edesur en la zona, y teníamos por ese motivo el número de expediente 614, cuando fuimos, un grupo de vecinos personalmente al plenario que las instituciones de Avellaneda realizan una vez al mes, nos informaron que ellos nos escuchaban pero que nos tenía que representar una institución para que ellos tomaran cartas en el asunto. Pensamos que en realidad eran ellos los que nos tendrían que haber informado a los vecinos la obra en cuestión, ya que afectaría seriamente nuestro hábitat. Los vecinos, recabando información, nos enteramos de que la obra en cuestión había comenzado mucho antes del 2000, porque en el pasaje Cabot , hoy Comaschi, una abuela (la Sra. Distefano), por aquel entonces se había caído con su nieto de seis meses (hoy tiene 5 años); por otro lado, hicimos memoria de la cantidad de vecinos fallecidos desde el 2000 para acá y nos dimos cuenta que eran muchos muertos por derrames cerebrales, por problemas de riñones, de cáncer; y hoy en el 2005 también tenemos vecinos con cáncer de mamas sin antecedentes de cáncer en la familia, cáncer de pulmón sin ser fumador, mal de parkinson, problemas de próstata, cáncer de próstata, problemas musculares, contracturas, calambres, manchas en la piel. Algunos están analizando esas lastimaduras en la piel pues se sospecha que sea cáncer de piel. Un niño de 12 años tiene un coagulo de sangre en el cerebro desde julio del 2005. El cable se lo pasaron por la puerta en febrero de ese año, y ahora le descubrieron una bacteria en la sangre, internándolo el 10 de diciembre porque su cuadro empeoró. Su mamá Clara fue una de las vecinas que intentó frenar el avance de los cables últimos sin lograrlo. En el plano 3 que envía el Enre, en esa zona, los chicos tienen problemas de piel, respiratorios y estaban viendo cuál sería la causa. Desconocían el problema de los campos electromagnéticos.

Fuente: http://argentina.indymedia.org