FOTOS HISTORICAS

FOTOS HISTORICAS
PUENTE VIEJO SOBRE EL ARROYO DE LOS CUEROS

jueves, 24 de mayo de 2012

SAN PEDRO RADIO CLUB 40 AÑOS

FUNDACIÓN DEL SAN PEDRO RADIO CLUB


40 años han pasado desde aquel lejano 26 de mayo de 1972 cuando, un grupo de radioaficionados y colaboradores: Sita. María Ester Bertani, Señores Hugo Alberto Bertani, Horacio Antonio Bertani, Oscar Felix Vicens, Eduardo Zunino, Emilio Vidal, José Blas, Ricardo Franck, Enrique Rufach, Hector Rodolfo Blas, Oscar Andrés Vicens, Rubén Víctor Keudell, Juan José Rotundo, Roberto Mario Díaz, Carlos Copello, Juan L. Young, Jorge A. Vulich, José Kasta, Señora Irma Martínez de Caso, Señores Mirko Tapavica y Roberto Young, se reunieron en el Centro de Comercio de nuestra Ciudad para formar un entidad que agrupara a los entusiastas que había en aquella época, luego de algunas deliberaciones se resolvió que la entidad se llamara “SAN PEDRO RADIO CLUB.

Luego de su fundación se fue incrementando la nómina de poseedores de licencia, en 1980 había cincuenta y seis, en 1985 sesenta y dos, para marzo de 1996 renovaron su licencia en el S.P. Radio Club ochenta y para marzo de 2000 figuraban en los registros del mismo 66 en el año 2003 73 y en la actualidad, según listado de la CNC del día del 16 de mayo 2012 cuarenta.

Como se puede apreciar, un 50% menos que en el año 1996, no es un fenómeno que se da solamente en nuestra Ciudad, sino que es igual en todo el mundo.
En nuestro país, en el año 1946, había 1092 licencias otorgadas, de las cuales la mayor cantidad correspondían a la Prov. de Buenos Aires y la menor a La Rioja con solo dos, en nuestra Ciudad había uno LU4DA Teofilo Barbich en la zona de Colegiales.
En el año 1997 se contabilizaban 38.619, en el 2000 38.616 y actualmente 19.594 al 16/05/2012.

Los primeros trámites realizados fueron la de gestionar la señal distintiva para la institución que llega a feliz término con la recepción del expediente Nº 31734 SC/72 por el cual se otorgaba al “San Pedro Radio Club” la señal distintiva LU2EJA.”, la que luego fue suplantada por la actual LU6DJ.
En el mes de agosto, con el asesoramiento del Señor Horacio Spagnuolo, se toma posesión del sobrante fiscal denominado, según catastro, “Circunscripción 1 Sección H Manzana 44 C Parcela 3” ubicado en calle Emilio Frers 255.

En marzo de 1976 se efectuó la mensura del terreno por parte del agrimensor Juan José Matavós, confeccionó un plano el maestro mayor de obras Señor Rubanchesky, se cobró una subvención del Gobierno de la provincia de Buenos Aires con el que se adquirió materiales para la construcción de la sede social.. El 27 de octubre, por decreto municipal Nº 3138 la institución es declarada “Entidad de bien público”. El 27 de enero de 1977 recibe la misma nominación de parte de la provincia de Buenos Aires según decreto Nº 5494. El día 25 de septiembre del mismo año se inaugura la sede social.
Tal acto fue legitimado ante la “Dirección de Catastro Territorial de la Provincia de Buenos Aires” según “Acta de Inspección” correspondiente al expediente 2306-75387-72 de fecha 14 de abril de 1978.

Así continuó su marcha ascendente nuestro Radio Club, se fueron ampliando las instalaciones, se adquirieron nuevos equipos de comunicaciones, se instaló una repetidora de VHF, equipos para comunicaciones digítales, se dictaron cursos, organizaron concursos y las infaltables reuniones sociales.
Y así sigue su marcha, con tan solo 35 socios que lo mantienen, con muy pocos radioaficionados en actividad y a la espera sobre lo que pasará en el futuro que no es muy promisorio a menos que, la Comisión Nacional de Comunicaciones, haga mas sencillos los trámites para la obtención de una licencia.

Tenemos nuevos medios de comunicación siendo las más populares, Celulares e Internet pero no hay que olvidarse de algo:

 “CUANDO LAS COMUNICACIONES FALLAN... LOS RADIOAFICIONADOS COMUNICAN.”


INAUGURACIÓN DEL PUERTO

25 DE MAYO 79 ANIVERSARIO DE LA INAUGURACIÓN DEL PUERTO DE SAN PEDRO


El 25 de mayo de 1933 se inauguró el puerto de San Pedro construido por la empresa Eduardo Depietri, y con motivo de tal acontecimiento, el periódico La Palabra, cuya dirección ejercía el Señor Eduardo García Corti, en su edición del 28 de mayo publicó un artículo con el siguiente título:

EN MEJOR FORMA QUE TODO EL PAÍS, SAN PEDRO, FESTEJÓ EL 25 DE MAYO
“Crear obra, cimentar la nacionalidad en sólidas bases de progreso y de labor, engrandecer el horizonte nacional con amplio espíritu de avance y de riqueza colectiva. Eso es hacer Patria. Declamarle frases, cantarle loas cursis y pretender vivir de la patria, esos es patrioterismo o sea vivir de la Patria. San Pedro, en la fecha magna del 25 de Mayo de 1933, ha sido el que mejor festejó el día de mayo: a su vera atracó el primer barco, inaugurando el puerto comenzado a construir en 1923 y aunque no aún terminado, habilitado hace pocos meses por la gestión de la Cía. Depietri. El 25 de Mayo, cargado de brumas, de fina llovizna y soledad, la sirena del trasatlántico de carga “Themoni” , vapor griego de 7500 toneladas de porte, se hizo oír a las 15 horas frente al ansiado y soñado Puerto de San Pedro.

Desde el Establecimiento Depietri Lda. La sirena ululante y mas fina de esta planta industrial, contestó dando la bienvenida al Themoni el primer barco que venía a desflorar las aguas hondas de la dársena de San Pedro y a recostar su mole cansada de correr todos los mares, sobre el muelle que fuera promesa desde hace diez años. Eran las 15h. 24 m. Cuando el flanco derecho del barco de la milenaria Grecia , besó los pilotes del virgen muelle, eran las 15.24 cuando sonó el silbato final de amarre, después de una entrada triunfal y feliz por sus propios medios, sin remolque, a rada abierta frente al Paraná mudo testigo que seguía el desfile de su corriente al Sud...

Un grupo de personas de esta ciudad – pocas- estaban desde las 13 h. en el Puerto. La Palabra, desde la madrugada, tenía destacado sus representantes para presenciar la inauguración del puerto de San Pedro por el cual tanto se gestionó, se lucho y se esperó. Colocada la planchada, subieron a bordo los Señores Eduardo y Enrique Depietri, ingeniero Knospe, contador Gónzalez, representación de La Palabra, técnico electricista, Turconi, Gerente de Bunge y Born, encargados de elevador, Da Silva y Vozzi, otros empleados y obreros de ambas firmas ligadas al Puerto y Elevador y regular cantidad de público que bajo la llovizna llegó en autos y de a pié a “convencerse” de que realmente la Cia. Depietri había logrado la realidad de la vieja aspiración colectiva: tener Puerto en nuestra ciudad, la mas indicada por su posición geográfica y sus impostergables necesidades exportadoras como cabecera de la feraz zona que va de la costa al interior oeste provincial, adonde debe llegar la vía Depietri en breve y el camino cementado transversal que hemos trabajado su inclusión en el plan de vialidad nacional.

Imaginemos la alegría de un hombre confundido entre el pueblo – del pueblo es por que ha nacido de la masa trabajadora – al ver el comienzo de su sueño, en realidad.

El desconocido – localmente – Señor Eduardo Depietri , alma de “esto” y lo que vendrá. Recordemos además a los legisladores que fueron gestionando la iniciación y prosecución del Puerto, entre ellos el Doctor Máximo Aldázabal que ante los pasados gobiernos gestionaba partidas para el Puerto y se unió a la petición de La Palabra para lograr el camino de acceso (Estación-Puerto) logrando prolongarlo por el actual recorrido de suburbios ya ejecutado.

Recordemos finalmente a todos los que siempre pusimos el primer y fuerte empeño para que San Pedro “detuviera” con su muelle a los paquetes que deseábamos aquí, a la vera de nuestro querido pago nativo.
El Elevador, como un brazo extendido, está ya vibrando con su canción de trabajo.- Su sirena canta, haciendo señas a las poblaciones de tierra adentro que han de venir a volcar por él, el oro de sus cosechas trayendo vida, trabajo, progreso...
San Pedro festejó mas que todo el país, el día de Mayo. Materializó acción de dos grandes obras: Puerto y Elevador.. Sin banderitas, pero con ansias de ir arriba, mas arriba...”

Hasta aquí la noticia; lamentablemente, a mi humilde modo de ver, a través de estos 79 años, nuestro puerto no ha colmado las expectativas de quienes lo construyeron sino, como así también, la de todos los sampedrinos.

Veamos: en principio no tenemos mas lo que para un puerto es primordial, el ferrocarril, los “paquetes” siguen sin detenerse, cualquiera que se asome por el boulevard los puede ver navegando aguas arriba, y la inactividad en el mismo, en muchas épocas ha sido casi nula, actualmente contamos con la actividad de las areneras, en parte del año embarque de cítricos pero, casi mínimo el embarque de cereales, el muelle de cabotaje esta en muy mal estado, problemas de sedimentación etc.

Como positivo se nota su adecuación a las normas internacionales a lo que hace a su seguridad y operatividad como así también el nuevo acceso.
No está a mí alcance comentar las causas por lo que nuestro puerto no trabaja a plenitud pero, no me cabe ninguna duda, que es el anhelo de toda la ciudadanía de que así fuese.

sábado, 19 de mayo de 2012

EL PARQUE INDUSTRIAL

¿Que pasó con el parque industrial?


Tal es el título de una nota con la que el periodista de la revista «Sucesos en 30 días» intentaba descifrar lo ocurrido con el interesante proyecto de creación de un parque industrial en la zona sur de la ciudad junto a la ribera del riacho de Baradero, una entidad que no contaba aún con el respaldo del gobierno de la provincia pero que sí ofrecía en cambio una concreta legislación municipal en su apoyo.

La iniciativa –me atrevo a decirlo por haber tratado el tema muchas veces con algunos representantes locales– fracasó fundamentalmente porque los concejales que debían defender el proyecto aceptaban el criterio que imponía la dirigencia central del partido que aconsejaba crear una zona industrial y no un parque.

Felizmente y para tranquilidad de lo expresado, las palabras del periodista mencionado concurren a ratificar lo dicho anteriormente cuando expresa:

“¿Que pasó con el parque Industrial? Difícilmente haya alguien que pueda decirlo con claridad. Fue y no fue, tiene vigencia, y no la tiene, porque todo precepto que no se aplica es como si no existiera”.

Debo aclarar que lo lamentable es que la promoción realizada en ese momento, hizo que muchos compraran los terrenos en dicha zona para trasladar su industria o taller, atento a que una disposición oficial obligaría a erradicar dichas actividades en el término de 3 años, desgraciadamente para los compradores fue un rotundo fracaso porque nada de lo prometido se cumplió.

Por eso el periodista mencionado comentaba en su artículo, que las “grandes o pequeñas industrias que no iban a molestar al turismo, debido a que justamente estaban limitadas a un determinado sector de la ciudad, aguas abajo del Baradero; industrias que iban a contar con una serie de facilidades y el apoyo incondicional de la comuna y de los organismos de servicios, todo eso pertenecía al reinado de la imaginación y pudo haberse cumplido, si quienes debieron actuar en forma consecuente lo hubieran hecho. Por eso la pregunta del título, que de ninguna manera nos corresponde responder y que trasladamos a quienes tienen autoridad para hacerlo”.

Nosotros también quisiéramos saber que intereses jugaron para que el parque industrial de San Pedro culminara como un nonato.
 
Fuente: Historia documental de San Pedro Américo Piccagli
En la fotografía "Papel prensa" en construcción, su dirección figura como en el Parque Industrial
Oficina Central

Bartolomé Mitre 739 - 1036 Buenos Aires - Argentina
Tel. (0054-11) 4328-1516/18/19 - 4328-1582/83
Fax (0054-11) 4328-1586
Parque Industrial San Pedro
Tel (0054-03329) 426902/06

viernes, 18 de mayo de 2012

RESTOS DEL CONVENTO FRANCISCANO

Descubren restos de Convento Franciscano del Siglo XVIII


Fueron hallados mientras se realizaban tareas de albañilería en uno de los jardines de la Municipalidad de San Pedro. Ayer, la Dirección de Cultura los presentó a la Comunidad.
El pasado 11 de abril, mientras Eduardo Díaz realizaba trabajos de albañilería en un sector del patio de la Municipalidad de San Pedro (Buenos Aires), su pala se hundió en un misterioso hueco. Curiosa pero responsablemente, comunicó la novedad al Grupo Conservacionista de Fósiles, equipo del Museo Paleontológico de San Pedro.

En pocos minutos, la gente del Museo se acercó al lugar para realizar una primera observación dado que en ese punto se hallan los orígenes arquitectónicos de San Pedro. Allí, en 1760, fue edificado el Convento Franciscano que dio origen a la ciudad. Anterior, incluso, al actual edificio municipal.
El hueco despertaba expectativas y entonces se decidió revisar la tierra removida por el desmoronamiento.
La sorpresa se profundizó al rescatarse numerosos elementos de diferente antigüedad. Envases de vidrio fragmentados, corroídos objetos metálicos, grandes ladrillos, tejas y tejuelas pertenecientes a la estructura del antiguo convento (siglo XVIII) y, lo más colorido, una serie de fragmentos de lozas inglesas, estampadas a mano e impresas de mediados del siglo XIX.

A la vista de las primeras observaciones se reveló que el hundimiento es un enigmático pozo de 1,60 metros de diámetro que luego se reduce hasta 1,30 metros, perfectamente circular y excavado en los sedimentos arcillosos del lugar.

Los elementos hallados y primeras conclusiones

Los objetos de mampostería recuperados (tejas rotas, tejuelas y ladrillos) corresponden a las paredes y techos del Convento que funcionó allí desde 1760 hasta 1888, fecha en que fue demolido y comenzó a construirse el actual Palacio Municipal.
Sin embargo, desde 1823, luego de que la “Ley Rivadavia” aboliera diferentes ámbitos religiosos en el país, el Convento fue ocupado por las primeras instituciones de la ciudad: el Juzgado de Paz y la Comisaría de San Pedro, que funcionaron allí hasta su destrucción. Esto explica por qué en el material de relleno del pozo descubierto se encuentran mezclados elementos de los siglos XVIII y XIX.

Según opinión del Arq. Daniel Schávelzon, del Centro de Arqueología Urbana de la Ciudad de Buenos Aires (uno de los consultados por el Museo de San Pedro) las lozas corresponden, principalmente, al estilo Pearlware, de procedencia inglesa y fechadas entre mediados y fines del Siglo XIX.
Una primera línea de razonamiento conduce a pensar que este antiguo pozo fue rellenado en el momento en que se demolía el Convento para edificarse el Municipio. En él se arrojaron, tanto elementos del antiguo Convento, como objetos usados por las instituciones que funcionaron allí después de la salida de los franciscanos.

En los próximos días se emprenderá un detallado trabajo arqueológico sobre el histórico pozo tratando de llegar hasta el fondo del mismo, donde los investigadores esperan recuperar elementos de la vida cotidiana del Convento que podrían haberse arrojado al interior del pozo; una costumbre muy común para la época.
Las tareas estarán coordinadas por el Lic. Jorge Moirano, del Centro de Registro Arqueológico y Paleontológico, dependiente de la Dirección de Patrimonio Cultural de la Provincia de Buenos Aires, junto al Grupo Conservacionista de San Pedro.
Desde el Municipio ya se está construyendo una protección vidriada que resguardará la estructura de las inclemencias del tiempo y permita utilizarla como punto de interés que destaque los orígenes arquitectónicos de la Ciudad junto a los elementos allí recuperados.

DIA MUNDIAL DE LAS COMUNICACIONES


El 17 de mayo se conmemora el "Dia mundial de las comunicaciones" por que, en esa fecha del año 1865, se fundó en París (Francia) la Unión Internacional de Telégrafos que, años más tarde, en 1934, adoptó el nombre de Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT). Es la más antigua organización intergubernamental de las Naciones Unidas y algunas de sus funciones son: promover el desarrollo y el funcionamiento eficiente de las instalaciones de telecomunicaciones, lograr que los beneficios de las nuevas tecnologías lleguen a toda la gente, ofrecer asistencia técnica a los países en desarrollo.

En la fotografía Samuel Finley Breese Morse creador del código que lleva su nombre que fué utilizado internacionalmente y fué el metodo que empleó Guillermo Marconi para su "Telégrafo sin hilos.

viernes, 11 de mayo de 2012

EL HIMNO NACIONAL ARGENTINO


Vicente Lopes y Planes

11 DE MAYO, DIA DEL HIMNO NACIONAL ARGENTINO

El Himno nacional argentino fue denominado originalmente Marcha patriótica, luego Canción patriótica nacional, y posteriormente Canción patriótica. Una copia publicada en 1847 lo llamó "Himno Nacional Argentino", nombre que ha conservado hasta la actualidad. La versión original del himno dura 20 minutos y en 1924 fue abreviado a entre 3 minutos 30 segundos y 3 minutos 53 segundos, aunque la versión presentada en el proyecto "El Grito Sagrado", cantada por Jairo, dura 4 minutos 31 segundos. En algunas publicaciones extranjeras aparece erróneamente bajo el nombre de ¡Oíd, mortales!, que son las primeras palabras de la canción. La forma de ejecución y el texto están establecidas en el decreto 10.302 de 1944.

El 24 de mayo de 1812 se presentó en la "Casa de Comedia" de Buenos Aires la obra teatral "El 25 de Mayo" de Blas Parera, referida a la revolución de Mayo de 1810, la cual terminaba con un himno coreado por los actores. Uno de los espectadores, el porteño Vicente López y Planes, se sintió inspirado y esa misma noche escribió la primera estrofa de un himno para reemplazar al de Morante, al que el catalán Blas Parera había puesto música.

La Asamblea General Constituyente lo aprobó como "Marcha Patriótica" el día 11 de mayo de 1813. Al día siguiente le encargó componer una nueva música a Blas Parera. En una sola noche terminó la partitura. En 1817, Parera abandonó la Argentina, viviendo varios años en Río de Janeiro (Brasil) y finalmente en España, donde murió. Sobre el exilio de Blas Parera se ha especulado mucho, indicándose que partió del país a causa de haber sido obligado a componer la música del himno; esta teoría carece de documentación que la avale.

El musicólogo Carlos Vega, explica al respecto que, "meses antes de su partida, el gobierno argentino (recuérdese que el país estaba en guerra) exigió a todos los españoles residentes juramento de fidelidad a la patria naciente y morir por su independencia total, legalizando su adhesión mediante una carta de ciudadanía. Podría ser que la adopción de la nacionalidad argentina hubiera sido una imposición demasiado dura para el catalán, y acaso la causa de su extrañamiento súbito."

Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Himno_Nacional_Argentino

Leer articulo completo

LA CRUZ ROJA

8 de mayo

Día Internacional de la Cruz Roja


Con el nombre de Cruz Roja se conoce comúnmente al Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, de reconocida trascendencia a nivel mundial, que persigue un fin netamente humanitario y que ha establecido convenios con los estados y organizaciones internacionales. Su actuación está regida por siete principios fundamentales que garantizan su labor y su continuidad: humanidad, imparcialidad, neutralidad, independencia, voluntariado, unidad y universalidad; precisamente el voluntariado puede considerarse la columna vertebral de ese gran movimiento.

En cada país sus funciones son acordes a las distintas necesidades que se presenten, como las campañas de preparación y prevención de desastres, la intervención en el caso de que sucedan tales calamidades, el apoyo a los servicios de salud, siempre trabajando por el bienestar de todos y para evitar el sufrimiento humano.

La historia del Movimiento Internacional de la Cruz Roja está necesariamente ligada a su fundador, Jean Henri Dunant Colladon, quien nació en Ginebra, Suiza, el 8 de mayo de 1828 y murió en Heiden, el 30 de octubre de 1910. Siguiendo el ejemplo de sus padres, su formación humanitaria y su preocupación por el dolor ajeno lo condujeron desde muy joven a visitar a los pobres, a los enfermos y a los condenados a prisión. Con el paso del tiempo sus negocios lo llevaron al norte de Italia y sin habérselo propuesto, el 24 de junio de 1859 en Solferino, pueblo ubicado en el Piamonte, Henri Dunant fue testigo de la más cruel batalla de la guerra por la independencia italiana entre los 200.000 integrantes de las fuerzas francopiamontesas y del ejército austríaco, enfrentamiento que dejó un saldo negativo de 40.000 víctimas, de las cuales 22.000 eran austríacos y 17.000 franceses y piamonteses. Una terrible tormenta puso fin a las operaciones después de largas horas de lucha y en medio de la confusión y el horror, con sólo seis médicos para atender a nueve mil heridos trasladados a Castiglione desde el campo de batalla, Henri Dunant, sin ningún conocimiento de medicina trató de organizar un paliativo para el abandono del que eran víctimas los combatientes y ayudado por los habitantes de los pueblos cercanos, trató de socorrerlos.

 Nunca logró olvidar esos terribles momentos y ya de regreso en Suiza publicó en 1862 el libro Recuerdos de Solferino donde relataba las emociones que vivió en esa guerra, haciendo un llamado a los gobiernos europeos para formar sociedades de socorro integradas por voluntarios para atender a los heridos en los campos de batalla considerando que “un herido es un ser que sufre, no un enemigo contra el que hay que luchar.”

Esa dolorosa experiencia cambió la vida de Dunant que en 1863 se reunió con cuatro jóvenes amigos suizos creando un comité que fue el origen del Comité Internacional de la Cruz Roja, ya que el gobierno de Suiza tomando como base ese proyecto, organizó ese mismo año una reunión de la que participaron 16 países que firmaron así el primer Convenio de Ginebra. Este tratado “fijó límites a la legislación de las guerras y estableció el tratamiento humanitario de las víctimas en el campo de batalla” adoptando un emblema especial, una cruz roja sobre fondo blanco que junto a la media luna roja y al cristal rojo son reconocidos por casi todos los países del mundo, debiendo ser respetados siempre y en toda circunstancia.

La gran dedicación de Henri Dunant a las causas humanitarias fue uno de los motivos que determinaron el fracaso de sus negocios, que trató de recomponer sin conseguirlo. A causa de su ruina económica en 1875 abandonó la ciudad y muy decepcionado se estableció en la aldea suiza de Heiden donde vivió en la pobreza, ignorado por la sociedad. Pero en 1901 recibió el primer Premio Nobel de la Paz por sus aportes a la creación de la Cruz Roja, compartido con el pacifista francés Frédèric Passy, al que Dunant admiraba profundamente.

Se le reconoció así su espíritu generoso puesto al servicio de la humanidad con el fin de mitigar y prevenir los males de la guerra, y la historia lo recuerda como un idealista que con su dinamismo y su obsesión aceleró el camino de esa institución, honrando su memoria al señalar la fecha de su nacimiento, 8 de mayo, como Día Internacional de la Cruz Roja.

Colaboración: Julia McInerny

Fuentes:
http://es.wikipedia.org/wiki/Batalla_de_Solferino
http://www.dipsa.com/clandunant/CruzRoja/HENRYDUNANT.htm
http://es.wikipedia.org/wiki/Cruz_Roja#Principios_fundamentales
http://www.swissinfo.ch/spa/Especiales/De_Solferino_a_la_Cruz_Roja/A_fondo_/Quien_fue_el_padre_de_la_Cruz_Roja.html?cid=803364

jueves, 10 de mayo de 2012

CLUB DADORES DE SANGRE

La práctica de la transfusión de sangre es un recurso médico que fue posible utilizar sin peligro luego de que el investigador Jansky determinara la existencia de cuatro grupos fundamentales sanguíneos y que el médico argentino Luis Agote halló la posibilidad de evitar la coagulación de la sangre por añadido de citrato de sodio.

Hoy nadie se puede negar a recibir sangre si fuera necesario para conservar la vida, siempre que haya alguien dispuesto a cederla. Sobre esa base es que se fueron creando en todas partes del mundo organismos especiales para disponer de tan valioso recurso.

En nuestra ciudad fue el Dr. Rodolfo J. Noceti quien en la reunión realizada en el Rotary Club local el 9 de diciembre de 1942, presentó la iniciativa de crear un club de Dadores de Sangre, iniciativa que fue aprobada de inmediato dando nacimiento al Club, designándose presidente al gestor Dr. Rodolfo J. Noceti, secretario al Dr. Gustavo F. Speroni, tesorero José Elías Esquerré, vocales Carlos F. Lanusse, Dorando Luchessi, María A. Salas de Capdevila, Alicia Casella y Pedro Suñer.

A iniciativa impulsada por el Rotary Club se efectuó un llamado a reunión pública a realizarse en la Biblioteca Popular el sábado 26 de septiembre a la que concurrió un numeroso público, que luego de conocer los detalles del proyectado Club, se puso a su disposición el libro de inscripciones al que se anotaron todos los concurrentes a la vez que se dio comienzo a una campaña de difusión a través de los periódicos locales y de ciudades vecinas.

Además de los integrantes de la comisión se anotaron Facundo Larrondo, Dr. León Kaiser, Dr. Jaime J. Grosvald, Roberto Médici, J. Morales, Sra. Zulema Moneta de Esquerré, Pedro Ferreyra, A. Vitale, Sra. de Noceti, Sra. Herminia Constantín de Meneghini, M. Constantín, A. Debock, A. Volpe, Dr. J. Solsona, J. Gomila, J. Marchi, Dr. Fernando Bloedorn, Roberto Gorostarzu, C. Betti, M. Vila, M. Porta Baulíes, M. Planas, R. Rotundo, entre otros que continúan en la lista.

Dos meses más tarde se inauguraron los servicios y en una sencilla ceremonia se inauguró la sede en el hospital local, acontecimiento del que se hicieron eco los periódicos locales y los diarios Noticias Gráficas, La Prensa y La Nación de la Capital Federal, que se ocuparon de destacar la importancia de la acción solidaria.

El periódico La Palabra, en un título a toda página expresaba: “Los sampedrinos, con una gran obra social-científica podemos señalar un ejemplo al país y a la vez enseñar que no todo se debe esperar de la gran urbe, de la gran Buenos Aires. La Palabra auspicia un movimiento con valiosas adhesiones”.

El Dr. Juan Carlos Pinto, digno discípulo del maestro de la medicina, Dr. Agote e inventor de aparatos modernos para la transfusión de la sangre, se hizo presente en el hospital de nuestra ciudad para inaugurar el 11 de marzo de 1944, el “Banco de Plasma y Sangre” del Club Donantes de Sangre creado por la institución solidaria antes mencionada.

El acto tuvo gran significación científico-social y así lo destacó el Dr. Pinto quién además señaló el hecho de ser San Pedro una de las primeras organizaciones del interior del país, destacando la importancia que tenía el periodismo en la difusión de tan importante obra.

Esto me recuerda que también San Pedro fue el iniciador de la aplicación de la vacuna antivariólica con el P. Feliciano Pueyredón en 1805, cuando aún no se había difundido su conocimiento en Buenos Aires.

Para finalizar digamos que al cumplirse el tercer aniversario del Club de Donantes de San Pedro, el diario La Nación informaba que se habían realizado más de 200 transfusiones, muchas de ellas fuera del hospital, utilizándose 57.770 centímetros cúbicos de sangre fresca y 5.180 de plasma elaborado por el club.

“Organizado con muy precarios medios –decía el diario– en solo tres años, la perseverancia de su fundador y del grupo entusiasta que lo secunda, el Club Donantes de Sangre ha logrado, merced a contribuciones particulares y a colectas públicas, adquirir los elementos necesarios para su perfecto funcionamiento, con lo que brinda a San Pedro y su zona de influencia los beneficios de su elevada misión”.

La obra del Dr. Abel R. Noceti padre, durante más de 30 años al frente del hospital local y la de su hijo Dr. Rodolfo J. Noceti con la obra que acabamos de relatar entendemos que merecen un gran reconocimiento del pueblo de San Pedro. Ese es un detalle que en su momento me ha permitido expresar que en los reconocimientos del pueblo, “no están todos los que son ni son todos los que están”

Por eso el Rotary Club local San Pedro ha querido distinguir a uno de sus fundadores, el Dr. Rodolfo Noceti, heredero de una estirpe que logró impulsar una obra de vasto beneficio para la población, que solo la conciencia de los necesitados comprende en su real valor.
 
Fuente: Historia Documental de San Pedro Américo Piccagli.

domingo, 6 de mayo de 2012

PADRÓN DEL AÑO 1878

SE RECUPERA PADRÓN  ELECTORAL DE 1878


En él figuran los habitantes de San Pedro en condiciones de elegir las autoridades del pueblo en aquella época.

El libro está deteriorado y amarillento por el paso de 134 años de historia sampedrina y los datos que atesora han sido desglosados por el Grupo Conservacionista en los últimos días. Según lo escrito en el encabezado de sus hojas se trata del Registro de Empadronamiento de Electores de Jueces de Paz y Suplentes de la Campaña y en sus grandes hojas escritas a mano figuran decenas de apellidos de aquellos ciudadanos sampedrinos en condiciones de elegir a las autoridades de aquella época (Jueces de Paz y sus Suplentes).

Algunos de los apellidos que figuran en sus renglones son: Bozzano, Aulí, Molina, Benavídez, Novillo, Arévalo, Coronel, Rodríguez, Corvalán, Borda, Moreno, Gutiérrez, Camelino, Bargas, Laserna, Ruiz, Amarillo, Quevedo, Curra, Gorosito, Peralta, Salas, Dávila, Aguilera, Del Pardo, Mamberto, Billalva, Guevara, Chacón, Ruiz Díaz, Quiroga, Cabral, López, Cardozo, Argüello, etc.

Los folios están divididos en columnas que resaltan nombre del inscripto, edad, lugar de nacimiento, estado civil, profesión u oficio, si era ciudadano legalizado o naturalizado, calle y número de su domicilio en ciudad o número de subdivisión territorial si vivía en la zona rural, nombre del propietario del terreno en que habitaba, si sabía leer y escribir correctamente y un espacio para observaciones generales.

Del análisis realizado por Fernando Chiodini, colaborador del GCF, se revela un total de 712 electores de los cuales 291 habitaban en la ciudad, siendo 108 indicados como “forasteros” y 421 del total de inscriptos habitaban en la zona rural o, como el libro lo dice, en la “campaña”, señalados 234 como “forasteros”.

Del total del listado observado 131 son los inscriptos que sabían leer y escribir correctamente, lo que denota sólo un 18.4 % de alfabetización plena en el registro en cuestión. De este número 85 vivían en la ciudad y 46 en el campo.
Algunos de los oficios mencionados son: jornalero (gran mayoría), abastecedor, barbero, boticario, tropero, marino, carrero, preceptor, carpintero, médico, albañil, zapatero, frutero, rematador, impresor, panadero, etc.
En el campo o “campaña” la mayoría eran puesteros y jornaleros, seguidos por hacendados, mayordomos y capataces.

En los próximos días las páginas del libro serán digitalizadas y subidas www.gcfsanpedro.wordpress.com para que puedan ser consultadas por todos aquellos amantes de la historia.