FOTOS HISTORICAS

FOTOS HISTORICAS
TALLER DE MIMBRERÍA LA ESCUELA DE ARTESANOS



La ganadería en San Pedro en el siglo XIX
  
    La principal característica de las tierras de San Pedro es su excepcional aptitud para el cultivo de cereales y la producción ganadera. En la segunda mitad del siglo XIX la producción del país se entroncaba decididamente en la economía mundial y es así que a partir de 1850 se expandió de manera explosiva la producción de la lana debido a la gran demanda externa, adquiriendo la cría de ovejas una posición preponderante dentro de la región en esa época. Esta situación se percibe en las publicaciones del periódico El Independiente, donde el 16 de enero de 1893 un aviso informa sobre la venta de 5.000 ovejas y 1.000 capones en la estancia de la Sra. de Echevarría. Otro del 10 de octubre del mismo año anuncia la venta de una majada de 2.000 ovejas de la Sra. de Quinn, y por parte del Sr. Juan Larrondo presenta la oferta de hasta 4.000 ovejas Rambouillet. En septiembre de 1897, en el remate de los bienes pertenecientes a la sucesión de D. Bernardo Newman se vendían “tres majadas compuestas de seis mil ciento noventa y siete ovejas”...y...“once mil ochocientos sesenta kilos de lana”. Y en noviembre del mismo año, se informa que “Los conocidos estancieros este partido, D. Juan Harrington y D. Francisco Rath han vendido, el primero 7.000 capones y 200.000 kilos de lana, y el segundo, 2.300 capones”. Detalles que llevan a recordar que de 1875 a 1890 se formó el Merino Argentino, en base a la importación de los Sajones, Negretes y Rambouillet que se cruzaron entre sí hasta llegar a un animal de cuerpo más robusto y vellón más pesado que permitió que la lana ocupara durante más de cuarenta años el primer lugar entre las exportaciones argentinas,  y alcanzara el 3° lugar mundial como país productor-exportador de lanas, a fines del siglo XIX.

    La unidad social y económica de la campaña siguió siendo la estancia, y fue en esa extensión donde paralelamente tuvieron lugar importantes adquisiciones y las primeras experiencias para mejorar el ganado vacuno, lanar y porcino, muchas de las cuales se han esfumado en la borrosa memoria del pasado y sólo unas pocas quedaron registradas en los medios gráficos de la época.
      
    El ganado bovino de raza Hereford tuvo su origen en el condado de Heresfordshire, al sur de Inglaterra: raza ampliamente reconocida, especialmente en la tradicional calidad de las carnes argentinas. La primera importación al país fue realizada en 1862 y desde el centro del territorio nacional no tardó en extenderse hacia otras zonas más difíciles, siendo considerada como la raza sin fronteras por su alto poder de adaptación al medio ambiente, su reconocida aptitud de engorde a pasto, además de sus características sobresalientes: excelente tamaño, crecimiento y masa muscular, más el beneficio de su longevidad y docilidad, esta última condición muy apreciada por razones de seguridad y fácil manejo.   
 
    Los antiguos estancieros de San Pedro no fueron ajenos a esa expansión de la ganadería ya que en su edición del  5 de septiembre de 1897 el periódico El Independiente publicaba una breve nota sobre el tema:...”Hermoso reproductor. El señor Santiago Harrington ha adquirido en Buenos Aires un hermoso toro importado, por el cual ha pagado la suma de cuatro mil trescientos pesos moneda nacional. Hemos visto en el corralón del Hotel Semino ese soberbio reproductor, y aunque no somos muy entendidos en la materia, nos parece sobresaliente. Ya era tiempo de que los ganaderos de este partido se preocupasen de la mejora de sus productos.”
 
    El interés por adquirir ganado se comprobaba en notas como ésta publicada en el mismo periódico el 19 de septiembre de 1897: “Importante negocio- El vecino D. José Bottaro acaba de efectuar una importante operación sobre haciendas. Ha comprado al Sr. García, propietario de La Carolina que en otros tiempos fue de D. Eusebio Villar, 1.000 novillos al corte al precio de 34 $ cada uno.”
   
    El 26 de septiembre de 1897 El Independiente daba cuenta de otra compra: “Reproductor- El Sr. Vicente Basavilbaso ha adquirido en Buenos Aires  un hermoso toro Durham, importado, para destinarlo al refinamiento de su hacienda vacuna. Nos complace sobremanera notar el empeño que empiezan a poner los hacendados del partido por la mejora de sus productos ganaderos.” Cabe agregar que la Durham fue la primera raza mejoradora del ganado criollo; precoz y de engorde rápido, se formó en el noroeste de Inglaterra, en el condado de Durham, nombre este último que recibió durante mucho tiempo en lugar del actual Shorthorn (de short, corto y horn, cuerno). El Independiente opinaba el 10 de octubre de 1897 que...”Ya los establecimientos del Dr. Frers, Uballes, Rath, Harrington, Millán y otros pueden competir por los mejores productos y obtener primeros premios en algunos torneos.”

    En La Estrella, la vieja estancia de los Lynch, también en el siglo XIX se importaba y criaba ganado de las mejores razas, bajo la orientación y el cuidado del doctor Emilio Frers y Lynch, a cargo de ese establecimiento familiar. Esta dedicación tuvo su merecida recompensa, según consta en la edición de El Independiente del 2 de octubre de 1898 bajo el título Los productos de La Estella, donde se detallan los premios obtenidos por el doctor Frers en la Sociedad Rural de Palermo en ese mismo año:
1er premio Campeón, Medalla de oro, al mejor lote de novillos, de cualquier raza y edad.
Para optar a este premio el Dr. Frers presentó un lote de ocho novillos Hereford.
1er premio, Medalla de plata, al mismo lote como animales para exportación.
2do premio, Medalla de bronce, a otro lote de ocho novillos.
2do premio, Medalla de bronce, un lote de ocho vaquillonas.   
     En su comentario el periódico agregaba que...”El Dr. Frers ha adquirido para su establecimiento en este partido un padrillo Percherón liviano, un padrillo Yorkshire tiro liviano, que ganó el 2do premio en la exposición y un carnero importado de la famosa cabaña Steiger de Alemania, perteneciente al lote de cinco carneros que obtuvo el primer premio. Como se ve el Dr. Frers no omite sacrificios con tal de tener en su establecimiento los mejores productos que vienen del extranjero.”...El  gran número de concurrentes al torneo le da especial importancia al premio obtenido por el Dr. Frers”...  y al mismo tiempo el periódico consideraba que para San Pedro era motivo de satisfacción el honor concedido a uno de sus progresistas vecinos.
    Un año después, el 24 de septiembre de 1899, y bajo el título de Los novillos del establecimiento La Estrella, se publicaba en el mismo medio gráfico la noticia del Primer Premio Campeón Medalla de Oro obtenido por el lote de ocho novillos Hereford de 3 años presentado por el establecimiento del Dr. Emilio Frers de este partido...”Han dado un peso término medio de 765 kilos cada uno, habiendo algunos del lote que pasaron de 800 kilos, y han sido vendidos al más alto precio. Hay que hacer notar que desde la primera exposición - feria, todos los años los novillos de La Estrella han sido premiados en igual forma.”  
   
    En la destilería La Estrella, donde se criaban cerdos con el descarte del maíz utilizado para fabricar alcohol, en septiembre de 1897 se ofrecían en liquidación cuarenta reproductores, raza Yorkshire, y el 29 de octubre de 1899 se anunciaba la venta de un importante lote de equinos y de 4 cerdos ingleses puros, reproductores, más otros 20 de diversos tamaños.
  
    Ha pasado más de un siglo y otro es el panorama de los campos sampedrinos. Pero  bueno sería tener presente ese momento de la historia de la ganadería en San Pedro, en que el empuje por competir y mejorar contribuyó al perfeccionamiento de las distintas razas hasta alcanzar puestos relevantes. Sin olvidar a todos los que con su esfuerzo lo hicieron posible.                                                                                                       
Colaboración: Julia McInerny

  Fuentes: 
 El Independiente. Periódico. Archivo. Números 12, 76, 280, 282, 283, 285, 334, 336, 387.