FOTOS HISTORICAS

FOTOS HISTORICAS
ANTIGUA POSTAL DE SAN PEDRO

lunes, 30 de noviembre de 2009

MATIAS BRENNAN

Matías Brennan, un radical soñador…

El apellido Brennan pertenece a una de las familias descendientes del antiguo clan gaélico O'Braonáin. Matías Brennan nació en el año 1870 y fue el mayor de cuatro hermanos, tres varones y una niña, hijos del matrimonio de inmigrantes irlandeses formado por Daniel Brennan, de Rosemount, Co.Westmeath y Rosa Robbins y Eagan, nacida en King's Co., hoy Co.Offaly, y arribada al Río de la Plata en 1849. Radicados en la zona rural de San Pedro, la temprana muerte de Daniel Brennan ocurrida en 1880 hizo que Rosa Robbins, la madre, dedicara toda la fuerza de su firme carácter a la educación de sus hijos argentinos y a mantener y acrecentar los bienes familiares.
Estos hijos fueron testigos de muchas de las transformaciones de San Pedro y se involucraron también en algunos de los proyectos de su época: el espíritu generoso de Matías brindó su apoyo y su entusiasmo al plan de creación del Club Náutico San Pedro, que lo cuenta entre sus iniciadores.
Desde muy joven Matías Brennan se sintió atraído por la política y fue así que participó de la asamblea celebrada en San Pedro el 13 de noviembre de 1892 en la que se procedió a la elección de las autoridades de la Unión Cívica Radical; con sus jóvenes años, entre otros señores integrantes que le doblaban su edad, fue designado vocal de esta comisión y además candidato suplente para cargos municipales. En 1903 fue electo concejal y durante su desempeño sancionó junto a otros siete funcionarios la ordenanza que disponía erigir el monumento a Fray Cayetano Rodríguez. Su incesante actividad política se puso de manifiesto una vez más cuando en 1909, al reorganizarse el partido radical en San Pedro, fue nombrado presidente al proclamarse las autoridades del comité local el 29 de julio de1909, cargo que ocupó durante muchos años, además de resultar electo como delegado a la convención nacional y delegado al comité seccional. En 1918 se desempeñó como alcalde municipal y en junio del mismo año fue designado miembro del Consejo General de Educación de la provincia de Buenos Aires; como tal impulsó la creación de la Escuela N° 26 de Santa Lucía, que fue instalada en agosto de 1920, haciéndose acreedor al reconocimiento local “por su interés en bien de la enseñanza y del mejoramiento de este pueblo.” Este mismo interés lo llevaría a presentar en enero de 1921 un proyecto ante ese organismo provincial para la inversión de 30.000 pesos en la construcción de un edificio para dicha escuela, impulsando así el progreso de Santa Lucía.
Matías Brennan murió soltero en Buenos Aires el lunes 12 de octubre de 1925, después de una penosa enfermedad, y sus restos fueron conducidos en tren hasta San Pedro el miércoles 14, “acompañados por numerosos vecinos desde la estación al cementerio”, donde descansan en el sepulcro familiar.
En su memoria, lleva su nombre la calle N° 143 de San Pedro que nace en calle B. Mitre hacia el NO, hasta su finalización.
Después de tantos años, por pertenecer a una generación ya extinguida y sin haber dejado descendientes directos, no resulta fácil trazar hoy una semblanza de su carácter, pero según la crónica necrológica que le dedicara el periódico El Independiente “era Matías Brennan el perfecto gentleman, todo bondad, todo corazón, entregándose al amigo a quien consagraba su amistad y por quien era capaz de jugarse íntegramente, sin cálculos mezquinos. De una sencillez encantadora, afable en el trato, servicial, noble, conquistaba el afecto sincero del que lo trataba. Jamás de sus labios salieron palabras hirientes, juicios condenatorios, siendo de una tolerancia tal que posiblemente fue la causa del fracaso de su vida de político” Aludiendo a su reconocida adhesión al partido radical, la nota continúa expresando: “En política su conducta de perfecta consecuencia, de sacrificio dentro del partido al que consagró su vida, su brazo y su fortuna, es ejemplar, debiendo destacarse para contraluz de algunas vidas. Con un concepto orgulloso de su propia lealtad no abandonó en ninguna ocasión, ni en la buena ni en la mala fortuna, a su jefe o a su partido”… “Templó su carácter en el llano, fuera de las posiciones públicas que nunca buscó y que siempre rehusó en días amargos frente a la adversidad, dándolo todo y creyendo que aún era poco”. El cronista resalta además la índole generosa de la personalidad de este ciudadano singular al recordar que…“Hizo mucho bien sin mirar a quien, de acuerdo con el proverbio”… “En San Pedro y fuera de él, constituyen legión los que recibieron favores a manos llenas y los olvidaron, los que lo asediaron en toda forma, los que lo engañaron y lo traicionaron”…“Por irónica crueldad de la vida, como si fuera una burla del destino, Matías Brennan ha muerto pobre, abandonado…”... “No importa. Con el transcurso del tiempo, cuando las pasiones se hayan acallado”,…”cuando la multitud si no es ímbecil, o cínica o cobarde, compare gestos y actitudes estableciendo un paralelismo entre la vida de Brennan y sus contemporáneos, pude ser que para entonces suene la hora de la justicia y del castigo, quien sabe bajo qué forma…”
“Mientras, Brennan, el “buen inglés”, descansando de su azarosa vida, arrullado por las brisas del Paraná, sueña…”
Nunca habrá imaginado el autor de esta crónica de El Independiente que sus palabras mantendrían tal inquietante actualidad a través del tiempo, al evocar a Matías Brennan, un radical soñador como tantos…
Colaboración: Julia McInerny

Fuentes:
1- http://www.irishgenealogy.com.ar/genealogia/B/Brennan/daniel.htm
2- http://www.historia.radicales.org.ar/alem.htm
3- Archivo del periódico sampedrino El Independiente. 4- Honorable Concejo Deliberante http://www.hcdsp.gov.ar/ordenanzas.ap

No hay comentarios: