FOTOS HISTORICAS

FOTOS HISTORICAS
FOTOGRAFÍA TOMADA EN INGENIERO MONETA

miércoles, 9 de febrero de 2011

EUSEBIO LAPRIDA

Eusebio Laprida, Sampedrino olvidado
Texto extraido de La Revista Sucesos.

Nuevamente nuestro muy apreciable colaborador viene a traernos nuevos hechos y personajes de nuestra historia, desenterrándo del anonimato a héroes tanto o mas importantes como los que conocemos y que deben tener para nosotros mas importantes connotaciones aún, ya que se trata de hijos de San Pedro, que el amor y celo de Alberto Luis Noblía por su labor y por nuestro terruño, al que lo unen lazos afectuosos, ha hecho que se rescatara su injustamente olvidadá veneración.

Nato en San Pedro el 5 de marzo de 1829, siendo sus padres el español José Ramón Laprida y Dña. Agustina Acevedo, Argentina.
Cuando solo contaba con 16 años casóse con la nicoleña Francisca Navarro, la que con los años le daria 11 hijos.

El 1° de Julio de ese mismo año abraza la carrera de las arma, incorporándose como sargento al Regimiento N° 4 de Milicias de Campaña al mando del Coronel Jose María Cortina. Es de destacar que este regimiento fue integrado totalmente por sampedrinos.
Poco tiempo después tuvo su bautismo de fuego y sangre cuando fue herido en el memorable combate de ”La Vuelta de Obligado” el 20 de noviembre de 1845 y por su destacada heroicidad ascendió al grado de Alferez exactamente al dia siguiente del hecho bélico pasando a integrar el 1º Escuadron de su regimiento a órdenes del comandante Facundo Quiroga, hijo dol legendario “Tigre de los Llanos”, quedandose en Obligado con la misión de observar los movimientos de la flota Anglo-Francésa fondeada en ese paraje y con ese fin fue destacado a San Pedro al mando de 25 hombres, con el cargo de Prefecto de Puerto.

Pocos meses después se reintegra al ejército comandado por el General Lucio Mansilla combatiendo nuevamente contra la flota combinada en la notable batalla del “Quebrachito” una legua mas al norte de San Lorenzo el 16 de enero de 1846. Por sus Actuaciones ascendió a Teniente 2° con asiento en el campamento del Tonelero (Ramallo al Norte).

En 1852 combate en las batallas de Campo de Alvarez y Caseros en defensa del gobernador don Juan Manuel de Rosas. Caido este y disuelto su ejercito se retiro a San Pedro a vivir en la estancia de su hermano.
General Cayetano Laprida situado en Arroyo de las Hermanas (sur de Ramallo) de mas extensión de una legua de frente por una y media de fondo.
Allí permaneció hasta la revolución porteña del 11 de septiembre de 1852 contra la Confederación que tenía como jefe al General Urquiza, venciendo en la " Cañada de los Cueros " Le valió que el gobernador bonaerense Valentín Alsina lo ascendiera a capitán. Esta revolución sirvió para dividir la república en dos: la provincia de Buenos Aires contra el resto del país.

En los primeros días de diciembre de 1852 se une a la sublevación federal comandada por el Gral. Jose María Flores, que pone sitio a la Ciudad de Buenos Aires combatiendo al año siguiente en la Batalla de San Gregorio, tomando como prisionero al Coronel Pedro Rosa y Belgrano, hijo natural del General Manuel Belgrano y ahijado de Rosas, siendo ascendido a Sto. Mayor.

Terminado el sitio de Buenos Aires viajo a Rosario uniendose al General Geronimo Costa con el que invadio la provincia de Bs. As. Peleando en la “Batalla del Tala” (actualmente Rio Tala, Partido de San Pedro, al sur de la ciudad cabecera del partido) y mas tarde en “Lagunas de Cardoso” (noroeste de Pergamino, Pearson).
En 1857 obtuvo el grado de Teniente Coronel combatiendo en Cepeda, y mas tarde, el 17 de septiembre de 1857 en "Pavón " como jefe del regimiento de caballería, vanguardia del General Ricardo Lopez Jordán, del ejército del Gral. Urquiza, y por la defección de éste se retiró a la vida privada.
El Ministro de Guerra y Marina Doctor Alsina, durante la presidencia de Avellaneda inicia una política defensiva fortaleciendo los fortines, por los incesantes malones que asolaban la frontera, por esta causá es reincorporado el 4 de julio de 1877 siendo enviado al Fortín Rojas, donde se destacó al mes siguiente por su heroica acción contra los indios que habían sitiado el Fortín Alercedes (oeste de Pergamino), recibiendo en la lucha un lanzazo y las felicitaciones del gobernador Don Carlos Tejedor.

“...B Bs. As. septiembre 29 de 1877. Sr. Teniente Coronel Eusebio Laprida. Mi estimado Teniente Coronel: Debo a Ud. una palabra de gratitud y felicitación por el servicio que ha prestado a esta provincia y por el bizarro papel que le ha tocado desempeñar, en los sucesos del 13 del presente. Agradezco, pues, en nombre de la provincia lo valioso rendido por Ud y el ejemplo de valor abnegado que Ud. ha presentado en la lucha con los salvajes del desierto, y lo felicito por la gloria que sobre Ud. refleja este hecho que viene a demostrar que los años no han consequido disminuir la talla ni debilitar el brazo de uno de los mas guapos soldados argentinos."

Al año siguiente, al ser reemplazado el Dr. Alsina Por el joven general Julío A. Roca, se emplea una táctica completamente distinta a la de su antecesor; atacar a los indios en sus tolderías.
Organiza la "Campaña al Río Negro" en la que el Coronel Laprida tiene importantísima actuación como Jefe de Vanguardia de la 5° División al mando del Coronel Hilario Lagos, que partiendo de Trenque Lauquen se ínternaron en el desierto (hoy centro de La Pampa) combatiendo con los indios Ranqueles destacándose Laprida en el encuentro de Canelo. Terminada la campaña al Río Negro es nombrado comandante de la Guardia Nacional de Rojas.

En 1884 actúa en la Campaña del Chaco en calidad de ayudante del Ministerio de Guerra y Marina general Benjamín Victorica; en 1893 es nombrado Intendente del Cuartel de Caballería y en el 95 del Cuartel del Regimiento N° 2 de Artillería.

Falleció a las 8,30 horas del 2 de mayo de 1898 en el Hospital Militar, obstentando en su pecho las medallas de oro de las expediciones al Río Negro y Chaco, luego de 53 años de activa vida militar.
A este defensor de nuestra soberanía, de las autoridades legítimamente constituidas, San Pedro debe reconocerlo y honrarlo bautizando a una de sus calles con su nombre, como ya aconteció, el 20 de julio de 1973, cuando el Concejo Deliberante en pleno aprobó otro proyecto nuestro, la imposición de los nombres de Sto. José Severino Selada y Soldado Javier Rivero a las calles 21y 25.

Bibliografia:
Archivo del Juzgado 1 de paz de San Pedro1 Archivo Gral de la Nación-Sala X. Rosa José María"Historia Argentina" tomo 6 pag 79. Walter Juan Carlos "La conquista del Desierto. E.U.D.E.B.A. pag. 480. Biografías Argentinas y Sud Americanas-Tomo 111 pag. 299.
Fuente: www.infoguíasanpedro.com
Nota: Por decreto del 8 de agosto de 1980 se designó con su nombre la calle que nace en Pellegrini al 2700 dirección SE.

No hay comentarios: