FOTOS HISTORICAS

FOTOS HISTORICAS
FOTOGRAFÍA TOMADA EN INGENIERO MONETA

martes, 16 de noviembre de 2010

EL BOXEO EN SAN PEDRO

Naldo Ansaloni

La práctica del boxeo no cuenta aún hoy con el total apoyo de la población; si bien está incluida dentro de las actividades deportivas, son muchos los que aún no la aceptan, más que nada por considerarlo un deporte riesgoso por las secuelas que deja.
Es un concepto que viene arrastrándose desde épocas lejanas, no obstante ello contemporáneos de Luis Ángel Firpo tenían sus adeptos aquí en nuestra ciudad y organizaban algunos encuentros, no en los clubes, sino en lugares contratados al efecto. Es así como nos enteramos por intermedio del periódico La Palabra del 6 de junio de 1926 que “Para el 17 en La Palma, está concertado un encuentro fuerte entre dos aficionados locales: E. Fernández (Tacuara) y Alfredo Yamuni. En este día visitará ésta, como segundo de su pupilo Yamuni, el campeón porteño, Mocoroa.
 La velada trompística será integrada con una gran cinta deportiva y amenizada por una orquesta tipo jazz. Los aficionados a los platos gruesos, tienen donde solazarse ...a piaccere...”.
Eran los comienzos de este deporte y se utilizaba una terminología de los comentaristas muy especial, propia de los inicios de una actividad que hoy cuenta en nuestra ciudad con representantes que han obtenido resonantes triunfos a nivel local, nacional e inclusive internacional.

El primer lugar donde se hicieron exhibiciones boxísticas fue en 1918  en una herrería ubicada en la esquina de la Calle Ancha y Los Paraísos (hoy 3 de Febrero y Pellegrini), según un relato de Abelardo Castillo (padre) que del tema algo sabía pues comenzó a practicar ese deporte en ring precario que armaban en ese lugar. Me reservo su trayectoria para más adelante.
Boxing Club Justo Suárez, ubicado sobre la calle Pellegrini al 600, fue uno de los primeros lugares que abrigó los encuentros boxísticos entre aficionados locales y de la ciudad de San Nicolás y cuyas instalaciones inauguradas el domingo 28 de febrero de 1943 reunió la importante concurrencia cercana a las 500 personas.
En el mismo local poco tiempo después se realizó otro festival con la participación de boxeadores locales, como el campeón sampedrino Alberto Muñoz, que se impuso a Izquierdo de la ciudad de Salto.
Otro de los lugares que sirvió para la práctica del boxeo, fue el garaje de Roberto Acosta, que se prodigaba como uno de los defensores de deporte de los puños, como lo fue también don Miguel Boichuk, cuyas instalaciones de la vieja gomería, ubicada antiguamente en Pellegrini al 1300, fueron sede en muchas oportunidades de reducidos encuentros boxísticos.                                      

Santa Paula Boxing Club fue uno de los lugares en que los sampedrinos, de la mano de manager improvisados, recibieron también los primeros aplausos en encuentros realizados en las instalaciones levantadas en las viejas canchas de tenis, de donde fue desalojado para construir  el moderno edificio de la Escuela Nº 7.
Por la institución pasaron Juan B. Cajide como presidente, Favio A. Canelo  como secretario, Miguel Moragues Tesorero, Vocales: Felipe Lombardo, René Ricardo, Domingo Vivas y Orlando Mazzali y como revisores de cuentas José Dotti y Gilberto Fossati. 
La comisión directiva del Santa Paula B.C. estuvo presidida en 1952 como Presidente Honorario por el Intendente Municipal don Juan M. Alcorta, Presidente el polifacético Emilio Esteve, vicepresidente Miguel Boychuk, secretario Santiago Salustio, prosecretario J. Hugo Rodríguez, tesorero Elio D. Buceni, protesorero Esteban Costanzo y vocales titulares: Alfredo Rotundo, Ernesto Vallejos, Miguel Pedicini, Pedro Maseda, Mario Nouet y Manuel Rocca; vocales suplentes: Horacio Duarte, Aureliano Pardo, Oscar Delbene y Juan B. Cajide.

El Santa Paula tuvo como un entusiasta manager a don Santiago Salustio, que fue prácticamente el organizador de la Primera Olimpíada Sampedrina en 1952. Tarea que siguió luego con el mismo estilo y entusiasmo en el club Paraná, donde dedicaba su tiempo luego de su trabajo en la Farmacia Pasteur de Pellegrini y San Martín.
Don Emilio Salustio, J. Rodríguez y Castillo fueron pioneros en el arte de enseñar y dirigir jóvenes pupilos en el deporte de los puños, como se le llama actualmente.

A Salustio le cabe el honor de haber participado en las noches de gloria del boxeo en los tiempos de Carlos Leyes y de Cachín Fernández, como así también de haber participado de las visitas de Carlos Monzón y Ringo Bonavena.
Su presencia fue muy importante en una de las instituciones que más trabajó para la práctica del boxeo, el Club Paraná, cuya subcomisión organizó a lo largo de más de veinte años festivales  con la presencia de figuras de renombre nacional e internacional. Una actitud que repitió el Club Independencia.
Se hace justicia en recordar además de las personas ya mencionadas anteriormente a Domingo Bronce, Oscar Curra, Luis Frangi, Hugo Arboníes, José Sánchez, Horacio Martínez, Antonio Ballester, Héctor Blanco, Horacio Fortunato, Rodolfo Molina, Mario Saccá, Víctor Monfasani, Rodolfo Uballes, José Beltrán, Oscar Heiss, Américo Gauto, Nevio Finardi, Néstor Guntín, Emilio Acosta, Pablo Blas, Raúl Galván, Juan J. Calvet, Pedro Mayutti, Carlos Santilli, Héctor Millat, Ángel Oliveto, Raúl González, Roberto Fox, Jorge del Río y Héctor Peralta, aunque seguramente quedarán algunos –no en el olvido porque siempre alguien los recordará– pero que no tenemos la dicha de mencionarlas aquí. 
Dije en su momento que me ocuparía de Abelardo Castillo, que se inició en la práctica del boxeo bajo la dirección precaria de don Aníbal Fió, que era un representante y viajante de los productos “Águila”, y es el padre de la esposa de don Marcos Nahón  (“Pochocha Fió”).

Don Abelardo tuvo una larga trayectoria en la vida deportiva local dirigiendo a destacadas figuras del boxeo; algunas continuaron hasta triunfar y otras abandonaron a mitad de camino por distintas razones. Figuran en dicha lista Rubén Angelli, Arroyo, Ramallo, Ansaloni, Luna, Leyes, García y otros que si bien no triunfaron dieron vida a un deporte que muchos sampedrinos apoyaron abiertamente.
De esa lista tres son los nombres que triunfaron a través de su dirección o enseñanza: Ansaloni, Leyes y García.
Fuente: Historia documental de San Pedro Américo Piccagli
Foto: La Opinión Semanario

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Se comieron un "sapo" en esta informacion se saltearon nada mas ni nada menos que el primer canpeon argentino amateur peso pesado sampedrino, que hizo cuatro rouns de exibicion con Luis A. Firpo en el Teatro La Palma ¿se acuerdan muchachos del 20?
Uds.si...

Anónimo dijo...

Se comieron un "sapo" en esta informacion se saltearon nada mas ni nada menos que el primer canpeon argentino amateur peso pesado sampedrino, que hizo cuatro rouns de exibicion con Luis A. Firpo en el Teatro La Palma ¿se acuerdan muchachos del 20?
Uds.si...

Anónimo dijo...

Y el "negro" Boiking (ingles el)Nolo Rocca,Atilio Rocca,el "sordo" Torres,el gimnasio de los Bernasconi, Egidio y Eduardo (pioneros de la epoca)por donde paso el mejor box de entonces y.... y.... y....
Bueno tengo mas informacion documentada.
Si Anonimo 16,25- hay cosas que no hay que saltearse cuando se recuerda a los pioneros,ellos dejaron mucho y desinteresadamente,como se dice ahora POR DEPORTE

Fernando dijo...

Anónimos 16:25 y 07:44 Llámenme por tel: 15572006 y gustoso publico la información.

Pablo Jose Yamone ( Yamuni ) dijo...

Soy Sobrino de Alfredo Yamuni, hijo de Pablo yamuni, le decian guiso, y me gustaria saber si hay y donde puedo sacar noticias de mí tío. Gracias