FOTOS HISTORICAS

FOTOS HISTORICAS
ANTIGUA POSTAL DE SAN PEDRO

sábado, 27 de marzo de 2010

PLACIDO MARTINEZ

Almacén de Martinez Pellegrini y Las Heras
Reportajes de otros tiempos
Este reportaje apareció en la revista “Caras y Caretas” del mes de septiembre de 1934 con el título
PLACIDO MARTÍNEZ, FIGURA SOBRESALIENTE DEL PROGRESO DE
SAN PEDRO
Sabíamos de la modalidad sencilla de don Plácido Martínez, lo cual no tiene nada de extraño, por que las características de los hombres que valen es precisamente la sencillez; pero este concepto de por si favorable se robusteció ante su presencia, pues este caballero es un hombre amable y accesible a las solicitaciones del trato cotidiano. A pesar de haber cimentado su vida en el trabajo tesonero, en la obra proficua, en el comercio de vastas proporciones, en el trajín diario de los negocios – todo lo cual ha redundado en la cuantiosa fortuna que posee – no deja por eso de ser el hombre bueno y cordial, generoso, caritativo, honrado a carta cabal y cuya mano siempre se ha tendido para hacer el bien.
- Pertenezco a la firma Salustiano Martínez y Compañía....
- Que es – le atajamos, - según se sabe uno de los establecimientos más sólidos y prestigiosos de la zona. ¿Podría informarnos – proseguimos ante un gesto cortés suyo – acerca de sus actividades comerciales?
- Me establecí en el año 1891; bajo el rubro de Martínez y Arribi, firma que duró seis o siete años. Después comenzamos a girar bajo el nombre de Martínez, Arribi y Cajidi, este último empleado. Pasado unos años, quedó todo a nombre de Plácido Martínez, firma que se ha convertido a la vez en Salustiano Martínez y Compañía.
Estas escuetas referencias encierran, sin embrago, la proficua vida de un hombre ejemplar. Por que don Plácido Martínez representa la ayuda a todo chacarero. Hubo oportunidades en que tuvo repartidos mas de un millón de pesos entre colonos y trabajadoras. La empresa Salustiano Martínez y Cia. es una de las más importantes de la zona, de un bien ganados prestigios y un crecido capital. Es sin disputa un establecimiento modelo en ramos generales y almacén. El señor Martínez pensaba retirarse de toda actividad, pero la infausta muerte de su hermano Salustiano, no le permitió hacerlo. En épocas normales la casa tiene empleado numeroso personal; y cuando la cosecha ocupa más de 200 hombres, que duran uno o dos meses a efecto de ocuparse de las trilladoras.
Don Plácido Martínez vive rodeado del respeto y consideración de todos. Su orgullo reposa en el trabajo, que es para él lucha y sacrificio. Dignos de su antecesor, trabajan en la actualidad en la dirección de los negocios el señor Plácido Martínez, hijo, y el gerente Manuel Vila, ambos de una actividad y dedicación constante.
Y para terminar diremos que don Plácido Martínez, a la edad de 19 años, con un capital de 1000 pesos, se estableció con un negocio de cigarrería, exiguo principio que, merced a su esfuerzo tenaz de “pioneer”, ha logrado coronar con el apogeo económico que hoy honorablemente y merecidamente disfruta.


1 comentario:

Anónimo dijo...

Muy linda la nota