FOTOS HISTORICAS

FOTOS HISTORICAS
ANTIGUA POSTAL DE SAN PEDRO

miércoles, 14 de noviembre de 2012

SAN PEDRO CIUDAD

DECLARACIÓN DE CIUDAD AL PUEBLO DE SAN PEDRO



En el aspecto político, ya lo hemos dicho, debemos destacar cómo la ciudadanía joven comenzaba a vivir más intensamente la etapa de transición entre el sistema electoral vigente, manejado por el sector más encumbrado de la población y aquel que proponían algunos personajes progresistas con el fin de imponer principios, que dieran mayor participación en el manejo de los negocios públicos. Se vivía según una expresión del periodista Ricardo con la esperanza de “la regeneración del país”.

Para complementar la visión de San Pedro en tiempos de su declaración de ciudad, corresponde que mencionemos algunos sucesos que luego trataremos en particular, como el referente a la terminación del revoque exterior del templo que lucía estupendo, a cargo del constructor Víctor Mantovani, cuya torre los hermanos Eugenio y Santiago Serafín Donatti habían dejado en condiciones para ello. Poco tiempo después el padre Carlevarino se encargaría de incorporar a la obra, la campana mayor, algunos altares y las hermosas arañas donadas por la señora Villar de Pérez Millán.

En lo referente al esparcimiento, la Unión Ciclista fue la primera de una serie de instituciones de carácter deportivo y social nacidas en el pueblo, a la que siguieron otras como el club Náutico y el club Paraná surgidas posteriormente y que han llegado hasta nuestros días; otras en cambio como el Club San Pedro se perdieron en el tiempo.

Hasta aquí me he referido a lo que podríamos denominar la parte optimista y eufórica de un sector de la población, contemporánea con la declaración de San Pedro ciudad; pero no todas fueron flores para el Intendente don Feliberto de Oliveira Cézar y Eduardo González Bonorino, autores de la iniciativa, cuando este último era elevado al cargo de Diputado Provincial.

En el ambiente que se decía más culto, se analizaba y se juzgaba el trasfondo del ambicioso proyecto, sobredimensionando en algunos casos los hechos y en otros hablando con un exceso de suficiencia, interponiendo aspiraciones o intereses para destacar como se enfocaban “las cosas grandes con criterios chicos” y las “cosas chicas con criterios grandes”.

Lo hemos dicho en su momento y lo repetimos aquí, porque las críticas llegaron a tal punto que un periodista de La Tribunita, se hizo eco de la acción de gobierno con estas palabras, que ya mencionáramos anteriormente: “Actualmente se incuban proyectos trascendentales para la salud, comodidad y estática del pueblo; pero es esta última calidad la que domina y conmueve, la que halaga y satisface. No se dice San Pedro sano, sino San Pedro ciudad”. Palabras que por sí solas son demostrativas de que en aquel momento la dirigencia no podía pensar ni hablar de otra cosa que no fuera la elevación del pueblo al rango de ciudad.

Pero el grueso de la población, vivía –o si se quiere, permanecía un tanto marginada del tema; solo algún periodista por opositor al gobernante refunfuñaba: “Se hace mucho ruido en este pueblo acerca de obras enormes; se declama en todos los tonos para convencernos de que marchamos con paso gigante por las vías del progreso. Se halaga a las gentes, diciéndoles que San Pedro va a ser ciudad cualquiera de estos días. Pero el pueblo no entiende muy bien qué beneficios recibirá con el cambio de título y comienza a temer que todo se resuelva con nuevos impuestos y gabelas”.



Mitre y F.C. Rodriguez hoy

Es el temor propio que se observa cuando se producen los grandes cambios, de parte de quienes no son permeables a las grandes transformaciones; pero no caben dudas de que eran muchos los ciudadanos a quienes les preocupaba enormemente que el progreso institucional de la ciudad pudiera afectar su estilo de vida, por lo que se preguntaban con una expresión propia de quienes se oponen sistemáticamente a todo lo que significa cambio: “¿Quienes soportarán el gasto que San Pedro ciudad iba a exigir?”.


Mitre y F.C. Rodriguez ayer

Felizmente y por suerte, San Pedro se encaminó hacia un destino de ciudad, hermanada con el pueblo de Mar del Plata; y afortunadamente la presencia de las pequeñas industrias, las usinas, los talleres, los montes frutales y los innumerables productos naturales dieron por tierra con los vaticinios y preocupaciones de muchos ciudadanos.


No obstante y como lo sostuve al comienzo, para el resto de la generación que vivía esos días, el cambio tuvo escasa o nula repercusión. Tan es así que el mismo cuerpo deliberativo presidido por su vicepresidente Manuel Aldazábal, siendo su secretario don Néstor Cano, recién en su reunión del 26 de agosto de ese año, se hizo eco de la sanción de la ley 3040, por medio de la cual el Senado y la Cámara de Diputados declaró ciudad al pueblo de San Pedro el día 22 de julio de 1907, siendo ésta promulgada tres días más tarde.


Fuente: Historia Documental de San Pedro Américo Piccagli

No hay comentarios: