FOTOS HISTORICAS

FOTOS HISTORICAS
FOTOGRAFÍA TOMADA EN INGENIERO MONETA

jueves, 13 de agosto de 2009

EL TUDESCO



El presente artículo fue publicado en una revista hace unos años, de la cual desconozco el nombre pero que estimo vale la pena reproducirlo.
“El Tudesco” es una embarcación que hizo construir Don Santiago Graffigna en la última década del siglo 19, en el astillero de la Boca del Riachuelo, por el reconocido armador Carlos Sanguinetti e incorporada a la matrícula nacional el 28 de agosto de 1889.
Esta balandra, bautizada como “Teresa Graffigna” poseía las siguientes dimensiones: 11,20 mts. de eslora, 4 mts. de manga y 1,65 mts. de puntal, con un registro de 14 toneladas de desplazamiento.
El 6 de julio de 1892 Santiago Graffigana la vende a un inmigrante alemán llamado Morsisce Hamann quien comienza a utilizarla para transportar a un caballo llamado “Tedesco”. Tanto comienza a ligarse balandra y caballo en la mente de la gente que llaman “Tedesco” a ambas cosas por lo que el 8 de agosto de 1892, su propietario, decide cambiar el nombre de “Teresa Graffigna” por el de “El Tedesco” pero, como suele ocurrir con el nombre de las personas, que se cambian los apellidos, “El Tedesco” es anotado como “El Tudesco”.
El 12 de febrero de 1898 se presentan en la Receptoría de Rentas Nacionales de Baradero los señores Moisés Hamann y Juan Costa para realizar el traspaso de la balandra del primero al segundo, con el siguiente plan de pagos según consta en la escritura correspondiente: contra la entrega de la nave el Señor Costa pagó cien pesos al vendedor. El importe restante el adquirente se comprometió a saldarlo en estos plazos: a tres meses o cuando el interesado lo requiriese debía entregar dos cargamentos de arena y a los seis meses, doscientos pesos moneda nacional quedando , de esa forma cancelada la deuda.
En propiedad de Juan Costa “El Tudesco” comienza a desarrollar una actividad y que ocupará gran parte de su vida operativa: el transporte de arena.
Así transcurren dos décadas hasta que el 5 de octubre Costa vende la balandra a Don Francisco D´Espósito. Este, el 12 de noviembre de 1924, traspasa la mitad de “El Tudesco” a don Pedro D´Espósito, a la sazón, propietario de una pujante empresa arenera nacida a principios de siglo, que tiene de esta manera su primer nave propia.
Sigue diciendo al artículo: “Aquí dejamos la fría lectura de los documentos para entrar en la historia viva a través de la palabra de alguien que siguió con sus ojos durante muchos años el trabajo de “El Tudesco”. Se trata del empresario Pedro Spósito, actual propietario de la arenera y, que como se puede apreciar, víctima igual que “El Tedesco”, de la distorsión de nombres.”
“En aquellas épocas no existían rutas en condiciones hacia Buenos Aires y entonces, mi abuelo, iba hasta el canal San Fernando de donde traía todo tipo de materiales, inclusive canto rodado, para el corralón que tenía en Baradero.”
Recuerda Pedro Spósito: “ Por ese entonces los empleados del corralón se dirigían con la pequeña balandra impulsada a vela a lo que hoy sería la propiedad de Tuero, debajo del Tabaquero. Allí se pasaban varios días recogiendo arena en canastos de la propia orilla hasta completar la embarcación y dirigirse hacia Baradero, una operación que hoy se realiza en escasas cinco horas.
“Así pasan muchos años hasta que mi abuelo decide quitarle el mástil y la vela, procediendo a motorizarla con una unidad “Regan” naftera.
Pero esta conversión no da resultado por lo que termina optándose por un motor “Boilander´s” sueco, de 24 HP a 700 vueltas por minuto. Este semi diesel tenía una particularidad, para encenderlo había que calentarle la tapa de cilindros, lo que nosotros le decíamos “la cabeza”, para que así empezara ha hacer combustión...” “Mi sueño es poder adquirirla algún día para conservar, aunque sea, la quilla y alguna cuaderna, de la embarcación que ayudó en gran parte a que esta empresa sea los que es hoy”.
Hasta aquí parte de lo publicado; quien haya circulado por el camino de “Las canaletas” habrá observado, en un astillero, los restos de un embarcación que vivió tiempos mejores, era “El Tudesco” y, si observa desde la costa de del Río Baradero, verá pasar dos modernas embarcaciones llamadas “Don Pedro y “Doña Filomena” pertenecientes a la Empresa Sposito S.A.

No hay comentarios: