FOTOS HISTORICAS

FOTOS HISTORICAS
FOTOGRAFÍA TOMADA EN INGENIERO MONETA

martes, 11 de mayo de 2010

BOMBEROS VOLUNTARIOS


San Pedro fue creciendo con un aumento importante en su población, comercio y sobre todo con la incorporación de importantes industrias artesanales, por lo que se hacía necesario la presencia de un Cuerpo de Bomberos Voluntarios para atender los eventuales siniestros tanto en la zona urbana como en la rural.

El antecedente más importante que he registrado es el incendio en la farmacia del señor Lisandro Ricci, ubicada en 25 de Mayo y Pueyredón, destacándose la acción de la Policía y personal de la Prefectura, cuyo cabo Federico Quintana realizó verdaderos actos de heroísmo, pero nada pudieron hacer para evitar el total desastre y que el fuego se cobrara una víctima, el hijo de Ricci, y su padre sufriera graves quemaduras en su intento por salvar a su hijo.

Este primer siniestro dejó gravada en la mente de los lugareños la necesidad de una institución que cubriera tan importante necesidad. Sin embargo debieron pasar muchos años desde aquel luctuoso día de 1902, para que un grupo de sampedrinos sintiera la necesidad de organizar una institución que tuviera como finalidad conformar un grupo de voluntarios que se ocuparan de concurrir a sofocar los eventuales incendios que podían ocurrir en la ciudad.

Fue así como en octubre de 1928 se conformó una Comisión Directiva de una futura sociedad de Bomberos Voluntarios de San Pedro integrada por Luis Oliveri, Adolfo Caroni, A. Butti (h), F. Fuertes, Antonio Ruiz, Carlos Ricci –familiar del dueño de la farmacia mencionada–, A. Falcioni, C. Bernasconi, J. González, C. Stein, S. Geredús, J. Nahón, R. Iturburu, G. Gutiérrez, M. Bozzano y J. Llorens; como revisores de cuentas fueron designados R. Azcárate, E. Maggio y A. Ruggia.

La Comisión inició de inmediato los trabajos tendientes a lograr materiales y demás elementos que formarían parte del cuerpo destinado a combatir los siniestros. Lamentablemente las inquietudes de los primeros impulsores de la institución no contaron con todo el apoyo necesario del vecindario, principalmente del comercio de cuyos intereses serían salvaguarda los bomberos, como para que esta iniciativa no fracasara.

Fue recién en el año 1959, en que por iniciativa del Rotary Club San Pedro se motivó a la población para hacer frente a la necesidad de cubrir los eventuales siniestros con la creación de un cuerpo de bomberos voluntarios. Fue don Víctor Enrique Solmi el motor de esta iniciativa que contó con el apoyo inmediato del Centro de Comercio e Industria y del Intendente Municipal don Rolando González, que convocó a las instituciones y vecinos a una asamblea popular Pro Creación de un Cuerpo de Bomberos Voluntarios de San Pedro, en la sede de la institución comercial el día 9 de agosto de 1959, a la que asistieron Francisco Colicigno por el Centro de Comercio e Industria de San Pedro, Victor Solmi (h) por el Rotary Club San Pedro, Dino Enzo Dugini, Comisario de Policía Mansueto Locatelli, Sub Prefecto Marítimo Bernardo Hidalgo, por el Club Sportivo América, Carmelo Corvino por la Cámara de Comerciantes Minoristas, Representante de Agua y Energía Eléctrica, Claudio M. A. Rodríguez, Cándido Amatriain, Aníbal Bertol, Clemente Ansaloni, Luis S. Alonso, Santiago Juan Thove, Ermelindo Laserna, Juan Pepe, Juan Benito Cajide, Weyler Luchessi, Oscar Delbene y Egidio Bernasconi, quienes dejaron constituida una Comisión Provisoria encargada de redactar un proyecto de estatutos, solicitar la Personería Jurídica de la entidad y convocar oportunamente a una asamblea para la elección de una Comisión Directiva.

En dicha asamblea, en la que abrió el acto el señor Intendente Municipal don Rolando González, “los representantes de las entidades de la ciudad y vecinos –según reza el acta de la asamblea fundacional– pusieron a disposición de la Asamblea todo el material que habían obtenido para asesoramiento de la labor a desarrollar y también lo actuado ante el Cuerpo Central de Bomberos de la Provincia de Buenos Aires, contando además con la más amplia y decidida colaboración de los Bomberos Voluntarios de la ciudad vecina de Baradero”.

Como resultado final se resolvió designar una comisión directiva que quedó conformada de la siguiente manera: Presidente Honorario el Intendente Municipal Rolando González, Presidente Víctor Enrique Solmi, Vicepresidente Cándido Amatriain, Secretario Rubén Liljesthrom, Prosecretario Claudio M. Rodríguez, Tesorero Juan Ansaloni, Protesorero Luis Alonso, Vocales titulares: Ramón Rosa (h), Benito Otero, Aníbal Bertol y Carmelo Corvino; Vocales Suplentes: Armando Pocholú, Bernardo Hidalgo, Daniel París y Juan Pepe; Revisores de cuentas: Ramón Mases y Pascual Santachita.

La primera tarea de la comisión fue avocarse a la integración del Cuerpo Activo que quedó conformado del siguiente modo: Coordinador Virgilio L. Grimoldi, Sub-coordinador Gilberto Munóz, Pitoneros: Ramón Iglesias y Pedro Fontela; Bomberos: Raúl A. Rocca, Oscar Jaifundacional– pusieron a disposición de la Asamblea todo el material que habían obtenido para asesoramiento de la labor a desarrollar y también lo actuado ante el Cuerpo Central de Bomberos de la Provincia de Buenos Aires, contando además con la más amplia y decidida colaboración de los Bomberos Voluntarios de la ciudad vecina de Baradero”.

Como resultado final se resolvió designar una comisión directiva que quedó conformada de la siguiente manera: Presidente Honorario el Intendente Municipal Rolando González, Presidente Víctor Enrique Solmi, Vicepresidente Cándido Amatriain, Secretario Rubén Liljesthrom, Prosecretario Claudio M. Rodríguez, Tesorero Juan Ansaloni, Protesorero Luis Alonso, Vocales titulares: Ramón Rosa (h), Benito Otero, Aníbal Bertol y Carmelo Corvino; Vocales Suplentes: Armando Pocholú, Bernardo Hidalgo, Daniel París y Juan Pepe; Revisores de cuentas: Ramón Mases y Pascual Santachita.

La primera tarea de la comisión fue avocarse a la integración del Cuerpo Activo que quedó conformado del siguiente modo: Coordinador Virgilio L. Grimoldi, Sub-coordinador Gilberto Munóz, Pitoneros: Ramón Iglesias y Pedro Fontela; Bomberos: Raúl A. Rocca, Oscar Jaime, Constantino Gulías, Rubén Millán y Enea J. Mozzi ; Choferes: Abelardo Vallejos y Alberto C. Olivero; Mecánico: Alberto J. Torrillo; Electricista: Rodolfo J. Martínez; Enfermero: Juan Bautista Cucit.

De inmediato la C. D. resolvió adoptar “la insignia del Cuerpo que estaría representada por un doble círculo concéntrico en cuyo anillo irá la inscripción «Bomberos Voluntarios de San Pedro». En la parte superior un casco de bombero entre dos hachas; en la parte inferior dos picos de manguera cruzados y en el círculo interior un puño sosteniendo una antorcha encendida”.

El sábado 19 de marzo de 1960 se realizó la reunión a Asamblea General Ordinaria convocada para tratar aspectos fundamentales de la institución como ser la sede de la institución, que funcionaría en el local de Aguas Corrientes, donde dispondrían de comodidades para oficina, garaje y toma de agua. Inicialmente los bomberos dispusieron de un acoplado de riego de la Municipalidad con capacidad para 6.000 litros de agua y bomba centrífuga accionada por tractor, al que se le colocaron las conexiones correspondientes y un balcón para el transporte del personal. Por su parte la Dirección General de Granos cedió una motobomba accionada con motor propio a la que se le adicionaron mangueras de 15 metros cada una, habiéndose dispuesto que los llamados de auxilio inicialmente se hicieran a través de la Comisaría de Policía. En dicha Asamblea se aprobaron los estatutos confeccionados de acuerdo al mandato de la Asamblea anterior y tomando como base las normas establecidas por la superioridad y las exigencias legales a las que debía ajustarse para obtener la Personería Jurídica.

Con motivo de celebrarse el lunes 20 de junio de 1960 el día de la Bandera Nacional, las sociedades Amigos de las calles Mitre y Pellegrini hicieron entrega de una bandera a la institución, acto que se llevó a cabo en la Plaza Belgrano, donde hicieron uso de la palabra en nombre de los donantes el señor Marcos Nahón y el señor Víctor Solmi por los Bomberos, quien al finalizar su discurso tomó juramento a la bandera a los integrantes del cuerpo de voluntarios. El 7 de octubre de 1965 el Senado y la Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires sancionaron la Ley Nº 081 por medio de la cual se donaba a la Sociedad de Bomberos Voluntarios de San Pedro el inmueble de propiedad fiscal, “manzana número 399, circunscripción primera, sección B, ubicado entre las calles Belgrano, Ituzaingó, Alvarado y Ciento treinta y siete”... “para la construcción del Cuartel y Sede Social”.

Hasta el año 1968 presidió la institución don Víctor E. Solmi, ese año fue remplazado por don Juan Federico Keunecke, a quien sucedió nuevamente el señor Solmi y a éste el señor don Juan Hise, que entregó la posta administrativa a Jorge Raillón y éste nuevamente a Hise y luego a don Emilio Esteve que lo hace hasta 1982.

Durante el mandato de los mencionados presidentes de la Institución y los que le sucedieron señores Rosendo Díaz, Roberto del Pozo, Héctor H. Allegrone, Pedro Millet, Roberto Manchone, Rolando Gonzalo y Daniel Priotti, aquélla fue tomando cuerpo y creciendo constantemente en cuanto a su personal y equipamiento que hoy puede sintetizarse así:

Al cumplir sus primeros 25 años de existencia se realizó un importante acto con la participación de delegaciones de Ramallo, Baradero, Zárate, Campana, General Rodriguez, Luján, San Antonio de Areco, San Andrés de Giles y Pilar, inaugurándose un monumento al Bombero Voluntario, ubicado en la esquina de Belgrano y Alvarado, proyecto realizado por el desaparecido Américo Zagabria. En la ocasión actuó la Banda del Batallón 101 de San Nicolás dirigida por el Suboficial Principal H. Farfán.

En el presente la institución goza de un prestigio que la población toda admira y apoya constantemente porque ve en ella un ejemplo de trabajo y abnegación.

Fuente: Historia Documental de San Pedro de Américo Piccagli

No hay comentarios: