FOTOS HISTORICAS

FOTOS HISTORICAS
AFILADORA DE MAQUINAS DE AFEITAR

martes, 28 de mayo de 2013

GUILLERMO PADILLA S.A.

Con la publicación de este artículo haremos un recorrido por la distintas industriasque se radicaron en San Pedro, muchas de ellas yá desaparecidas, y algunas que solo fueron proyectos, para ello recurriemos al IV tomo de la "Historia Documental de San Pedro de Américo Piccagli" 

Fue en 1934, durante el mandato de José Novau, que se dictó la primera ordenanza con aquel fin, la Nº 435 eximiendo de impuestos por un plazo determinado a la radicación de industrias. En uso de las facultades otorgadas por el art. 110 de la Carta Orgánica de Municipalidades (ley Nº 4183), el Honorable Concejo Deliberante presidido por Santiago V. Garayo, estableció una eximición por el término de veinte años de todo impuesto, tasa, sisa o cualquier otro gravamen, cualquiera fuere su denominación, creado o a crearse por la Municipalidad de San Pedro, a los capitales invertidos de toda industria ya radicada o que en adelante se radicara dentro de los límites del partido.
Fue una iniciativa con verdadera visión de futuro la que impulsó este hombre público que supo ver dónde estaba el punto neurálgico, que impedía la llegada de algún establecimiento industrial a realizar su actividad dentro de nuestro partido.

Aprovechando esa circunstancia es que la firma Guillermo Padilla S.A. decidió establecerse en el lugar, resucitando aquella vieja ilusión de los sampedrinos del siglo XIX, cuando se estableció aquí la primera empresa importante de destilación alcohólica bajo el nombre de “La Estrella”, que murió precisamente cuando el impuesto sobre el alcohol le cerró el camino a dicha actividad, en un momento en que se estaba interesado en favorecer al capital extranjero.

La destilería “GUILLERMO PADILLA S.A.”, bajo cuyo nombre comenzó su radicación en el lugar, tuvo un desarrollo inicial notable en la elaboración de alcohol, único bromato lógicamente aceptado para la elaboración de whisky y ginebra, a punto tal que su producción anual se acercó a los diez millones de litros.
Padilla durante el proceso inicial, perdía en esos momentos todo el gas carbónico, razón por la cual siendo Jefe del Departamento Alcoholes y sus derivados el señor Mario Keudell, persona que me hizo conocer ese detalle, comunicó a los empresarios la cantidad de gas que se venteaba, por lo que les propuso la compra a la firma Drago de tubos para su envasado, lo que permitió el aprovechamiento de un importante producción que antes se perdía.

Por otra parte ampliando la etapa inicial de su radicación en el lugar, la empresa recibió en abril de 1960, directamente de EE.UU. de Norte América, un cargamento completo de material para producir hielo seco, elemento éste derivado de la fermentación de granos de la importante destilería, que hasta ese momento también se perdía.

La empresa continuó trabajando y produciendo alcohol que era vendido a otras empresas del interior del país, pero su actividad comenzó a decaer paulatinamente, por algunos problemas financieros que se fueron agravando por la contracción registrada en el mercado de los licores a nivel nacional, obligando a la empresa a prescindir durante algún tiempo del personal permanente.

La situación originada amenazaba con crear un serio problema a los 60 obreros que aún permanecían en actividad y a la espera de los resultados positivos de las gestiones que se llevaban a cabo ante el gerente de la empresa señor Vaisman y el delegado interventor del Ministerio de Trabajo con sede en San Nicolás señor Alvarado, por la amenaza del cierre momentáneo o definitivo de la Destilería Padilla. El Centro de Comercio e Industria de San Pedro, juntamente con el Sindicato de Industrias Químicas que a nivel local presidía Wenseslao Alegre, participaban activamente de dichas gestiones.

La respuesta de la empresa fue un pedido de impase para poder concretar alguno de los proyectos que tenía en estudio, ya fuere para reanudar las tareas por sí misma o asociada a alguna otra empresa.
Se habló en ese momento de la eventual fusión con la firma Márquez y Cía. y también de una gestión ante un club de Bancos para obtener un préstamo destinado a unificar y amortizar deudas pendientes, pero aparentemente las gestiones siguieron otro camino.

Fue así como entrando ya en el terreno real y más doloroso como podría significar el cierre de la empresa, es que surgió una pequeña ilusión al hablarse de la venta de la destilería a otra importante empresa ajena al rubro pero importante en otros aspectos; se estaba hablando de la posible adquisición por parte de ARCOR S.A.

Fuente: Historia Documental de San Pedro Américo Piccagli

No hay comentarios: