FOTOS HISTORICAS

FOTOS HISTORICAS
ANTONIO UBALDO RATIN EN SAN PEDRO

domingo, 19 de mayo de 2013

LA PROSTITUCIÓN EN SAN PEDRO

Dice el licenciado Américo Piccagli en el tercer tomo de la Historia Documental de San Pedro:

......“En la época de la revolución de mayo los ranchos o barrios alegres, como se les llamaban, que abundaban en la periferia de la gran aldea, se acercaron a la zona céntrica de Bueno Aires, dando nacimiento a la prostitución como actividad organizada, que comenzó así a proliferar en la gran Ciudad para y trasladándose de a poco a los pueblos del interior del país, llegando de ese modo también a San Pedro, donde quedó reflejada en algunos documentos del juzgado de paz local.

La primera referencia concreta que tenemos, respecto a su control, data de 1876, en que siendo municipales Constantino Vélez Sársfield, Fernández y Salas, ingresó una nota dirigida al cuerpo deliberativo para ser considerada en la reunión del 8 de abril de ese año y donde varios vecinos hacían oír sus quejas sobre los bailes públicos y casas de tolerancia.

Los concejales pudieron comprobar en cuanto a los bailes, que efectivamente eran lugares de escándalo e inmoralidad, habiéndose acordado respecto a las casas de tolerancia efectuar un estudio para proceder a su reglamentación, por lo que puede inferirse funcionaban ya como tales.

En este caso como en todos los que se analizan en la historia de los pueblos del interior, se observa como las disposiciones siguen un lineamiento que surge de la reglamentación a nivel nacional, por eso no difieren mucho entre sí.

En 1878 encontramos en el libro 3" de las actas de sesiones del Consejo Deliberante, la primera ordenanza sobre la materia que lleva el Nº 91 y que dividida en cinco capítulos, vuelca los conceptos fundamentales que los municipales Mamberto, como presidente y Bozzano como secretario del consejo, aprobaron el 28 de septiembre de ese año.

En los digestos municipales figura con fecha 14 de julio de 1886 porque en esa fecha siendo flamante intendente don Máximo Millán y presidente del deliberativo don Emilio Frers a quien acompañaba como secretario don Moisés Novillo, se le adicionó un artículo.

Dicha ordenanza hacía referencia y reglamentaba todo lo concerniente a las casas de prostitución toleradas por el municipio; a las prostitutas y gerentes de dichas casas, cargo que únicamente podían ejercer mujeres a las que se las sometía a inspección médica obligatoria. Un último capítulo se ocupaba de la prostitución clandestina con un adicional referente a las infracciones y multas.

Dicha ordenanza consideraba lisa y llanamente como prostitutas, a toda mujer que habitara en las casas de prostitución, exigiéndose la edad mínima de 22 años para ejercerla; se establecía un riguroso control sanitario, disponiendo que el ingreso y retiro de quienes ejercían tal actividad debía efectuarse únicamente con certificado médico que otorgaba el médico municipal.

Esto es lo que decía la letra de la ordenanza pero en la práctica nunca fue eficaz ni severa en su cumplimiento. A los efectos de la inspección de seguridad e higiene "se consideraban como casas de inquilinatos" dichos establecimientos, sin que ello importara la admisión de inquilinos en ella.

En la mayoría de los pueblos se consideraba el lugar de asentamiento de dichos establecimientos, como barrios prohibidos o de la "mala vida" y aún hoy a tantos años de distancia de aquellas vivencias se los recuerda como el barrio de los prostíbulos.

El quinquenio finalizado en 1930 marcó el momento de mayor proliferación de los prostíbulos, según los registros existentes; en nuestro pueblo el último de ellos fue regenteado por doña Rosa y estaba ubicado donde hoy se encuentra el club deportivo Paraná, en cuyo edificio aún pueden verse el lugar que ocupaban las habitaciones y los restos de sus instalaciones, como la pista de baile que aún se utiliza. También funcionó otro prostíbulo en la esquina que forman las calles Bottaro y Alvear, conocido precisamente con el nombre de Alvear.

La imagen de esa actividad tan difundida en el mundo, en nuestro país y nuestro pueblo, no ha desaparecido totalmente, más bien podríamos decir que ha cambiado de cara, pero subsiste en el tiempo a pesar de su transmutación que la resguarda frente a la sociedad bajo la apariencia de otras actividades.”



No hay comentarios: